miércoles 22 de mayo de 2024
spot_img

Cinco amenazas sobre las elecciones en los EE.UU.

Hace cuatro eneros, funcionarios chinos comenzaron a buscar la causa de una misteriosa enfermedad respiratoria en Wuhan, un brote que trastocó las elecciones de 2020 y transformó nuestro mundo para siempre. Si bien ese era un cisne negro, ya había sido vaticinado – sin fecha ni lugar – por la comunidad científica y el mismo Bill Gates lo tenía entre sus “riesgos”.

Las predicciones son azarosas, pero no siendo astrológicas tienen probabilidades de ocurrencia si parten de premisas reales e indicios claros. Aquí presentamos hay cinco factores disruptivos que tendrían influencia sobre las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre.

  1. Una condena de Trump.

Ante 91 cargos penales en cuatro jurisdicciones, la mejor esperanza del expresidente de evitar una condena (y potencialmente descarrilar su nominación) podría ser retrasar sus juicios hasta después de las elecciones.

El juicio federal por interferencia electoral de Trump programado para el 4 de marzo sería el primero de cuatro, pero actualmente está en suspenso mientras un tribunal de apelaciones considera sus reclamos de inmunidad presidencial ante el procesamiento.

Casi una cuarta parte de los propios partidarios de Trump creen que no debería ser el candidato republicano si es declarado culpable, según una encuesta del New York Times/Siena.

  1. Un juicio político a Biden.

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes insisten en que no están prejuzgando el resultado de su investigación de juicio político, pero es difícil imaginar que permitan al presidente Biden reclamar su exoneración en un año electoral.

Sin embargo, ese escenario exacto podría desarrollarse si unos pocos republicanos vulnerables de la Cámara de Representantes concluyen que no hay pruebas irrefutables que vinculen a Biden con los negocios de su hijo en el extranjero.

Una posibilidad sería que Biden sea acusado de un cargo muy específico de “obstrucción”, pero los artículos relacionados con el soborno o la corrupción fracasarían en la Cámara.

  1. Una convención demócrata caótica.

El regreso de los demócratas a Chicago, donde estallaron los famosos disturbios durante la convención de 1968, tiene los ingredientes de una potencial debacle tanto dentro como fuera del United Center.

Biden es de lejos el probable candidato, pero las preocupaciones sobre su atractivo para los principales distritos demócratas -así como su edad y el riesgo de sufrir problemas de salud- significan que una convención negociada en agosto no está fuera del ámbito de las posibilidades.

Las protestas por Israel, el escrutinio de la delincuencia y la actuación policial y la actual crisis migratoria podrían poner a prueba el liderazgo progresista del alcalde de Chicago, Brandon Johnson, en el escenario más importante de la política demócrata.

  1. Más guerra.

Un ataque con aviones no tripulados israelíes mató hoy a un alto dirigente de Hamás en Beirut, lo que subraya la imprevisibilidad de la guerra y aumenta aún más la perspectiva de una escalada regional.

Ni la operación de Israel en Gaza ni la guerra de Rusia en Ucrania dan señales de disminuir, y un nuevo ruido de sables por parte del presidente chino Xi Jinping y del líder norcoreano Kim Jong-un podría encender un polvorín en el Indo-Pacífico.

  1. Estragos en la IA.

Las deepfakes, los ciberataques y otras disrupciones impulsadas por la IA podrían ser el cisne negro definitivo en 2024, trastornando la campaña en formas que ni siquiera hemos considerado.

Las grabaciones de audio falsas del año pasado de líderes políticos en el Reino Unido y Eslovaquia, incluidas dos días antes de las elecciones de este último, presagian amenazas más sofisticadas que pondrán a prueba la democracia en 2024.

Nota basada en contenido de Axios.com

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular