martes 23 de julio de 2024
spot_img

Brasil en alerta por movimientos sospechosos de Venezuela cerca de Guyana

El ejército brasileño activó medidas de emergencia en los últimos días ante la posible invasión de Venezuela a Guyana, en medio de un conflicto originado en torno a la región del Esequibo, rica en petróleo, y controlada por su vecino oriental.

Las fuerzas brasileñas realizaron un despliegue sin precedentes en esa zona con el fin de salvaguardar la soberanía nacional y la seguridad de la región.

De hecho, se puso en marcha una movilización que incluye el despliegue de 16 vehículos blindados multitarea (VBMT) de la Quinta división del ejército a Boa Vista. Además, se desplegaron tanques Leopard, indicando la gravedad de la amenaza percibida y la necesidad de una respuesta defensiva robusta.

Por su parte, las autoridades venezolanas continúan adelante con un referendum programado para el próximo domingo, mediante el cual le consultará a sus ciudadanos, entre otras cosas, si están de acuerdo con la posición de Caracas de rechazar la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la región de esequibo, y aceptar un plan para incorporarla y crear un estado llamado Guayana Esequiba. Además, le otorgaría a su población la ciudadanía venezolana.

En abril, la CIJ, como se conoce formalmente a la Corte Mundial, dictaminó que tenía jurisdicción sobre la cuestión, pero podrían tardar años en llegar a un fallo final sobre el caso.

Guyana, por su parte, había solicitado al tribunal que emitiera medidas de emergencia para detener la votación.

El territorio de Esequibo, de 160.000 kilómetros cuadrados, es en su mayor parte una selva impenetrable y ha sido durante mucho tiempo objeto de una disputa fronteriza entre los dos vecinos.

El reclamo de Venezuela sobre el Esequibo se reactivó en los últimos años tras el descubrimiento de petróleo y gas cerca de la frontera marítima. El mes pasado Guyana anunció otro descubrimiento importante en áreas marinas.

El Esequibo cuenta con más de ocho millones de hectáreas de bosque en los que habitan especies únicas de la zona, así como otras consideradas en peligro de extinción.

La principal amenaza a la estabilidad de su biodiversidad es el auge de la minería de oro. Esta actividad, tanto legal como ilegal, ocupa un área de más de 109190 hectáreas y ha generado, al menos, la deforestación de 31000 hectáreas (NA).

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

La renuncia de Joe Biden: el rey ha muerto, ¿viva la reina?

David Pandolfi

Hipólito Solari Yrigoyen cumple 91 años

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant