sábado 20 de julio de 2024
spot_img

Banfi: “Una sola verdad juzga el desempeño del Presidente en el actual contexto y es el hambre”

La diputada nacional del radicalismo, Karina Banfi, dijo que “no recogerá el guante” y no le responderá al presidente porque entiende que sus declaraciones son un acto de prejuicio y porque “me da pudor que en la situación en que está Argentina nosotros estemos conversando acerca de los improperios que imparte” el presidente de la Nación.

En declaraciones a “Radio Altos”, de su ciudad natal Bahía Blanca, aludió a las acusaciones del presidente Javier Milei contra el Congreso, que ha calificado como “nido de ratas”.

Banfi señaló que no hay que olvidar que el actual presidente era “un comentarista de televisión” que tenía exabruptos permanentes contra no solo la clase política, sino también contra el Congreso, los jueces y el Papa Francisco. “Eso lo llevó a ser presidente de la Nación”, remarcó.

Indicó que le genera “mucho pudor tener que recoger los guantes sobre insultos. No me hago cargo, no sé de qué habla, no sé a quién le habla; el Congreso no es su nido de ratas, es una institución tan importante como el Poder Ejecutivo y junto al Poder Judicial, que representa a la República”. Asimismo, destacó que hay personas que “honran el trabajo legislativo y otras no”. Además, “habla desde el prejuicio y el desconocimiento porque durante dos años no fue a la Cámara de Diputados, no participó de ninguna comisión y no presentó ningún proyecto”.

Para Banfi, “el presidente navega en contradicciones, las mismas como cuando dijo que el Papa era el mal en la Tierra y después toda la Argentina lo vio abrazándose con el Papa”, y fue enfática al manifestar que “hay una sola verdad que es la que juzga el desempeño de todo político y en especial del presidente de la Nación en el actual contexto: el hambre”.

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha