martes 23 de abril de 2024
spot_img

Ayuso en problemas: imputan a su pareja por fraude fiscal

Alberto González Amador, pareja de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, recibió alrededor de dos millones de euros en comisiones por actuar de intermediario en la compraventa de material sanitario durante la pandemia, en medio del confinamiento obligatorio.
Por tal motivo, la Fiscalía pidió este martes su imputación por dos delitos de fraude fiscal en el impuesto de sociedades, más otro delito de falsedad documental por presentar facturas falsas de sociedades externas que permitían a González Amador rebajar los beneficios que habían conseguido sus empresas, según el informe adelantado por el portal elDiario.es.
De todas formas, el origen del fraude fiscal es precisamente los dos millones de euros que percibió en comisiones.
La empresa Maxwell Cremona SL, propiedad de González Amador, facturó en 2020 un total de 2,33 millones de euros. Según explicó él mismo ante Hacienda, el 85 por ciento de ese dinero, 1.973.000 euros, tienen como origen una única operación, que es la de la “intermediación” para la empresa española FCS para comprar mascarillas, guantes y otros productos sanitarios.
José Precedo, uno de los directores de El Diario, señaló que que por entonces Díaz Ayudo y González Amador “no eran pareja, González lleva 15 años trabajando en el sector sanitario en el grupo Quirón Salud. Pero cuando estalla la pandemia ve un nicho de mercado más rentable y es cuando se lleva dos millones por mediar entre una empresa catalana y una gallega”.
“Por el medio hay algunas circunstancias raras, interviene una empresa de Florida para mediar entre dos proveedores españoles, se realizan una serie de viajes a Nueva York. Cuando tiene todo este dinero y tras haber multiplicado por seis la facturación que tenía antes de la pandemia. Ahí es donde dice la Agencia Tributaria que es dónde se produce el fraude fiscal, con facturas inventadas que se nutre de diferentes sociedades. De esta manera que los dos millones, menos los 1,7 millones de gastos que aporta, se queda en un beneficio de 300.000 y paga impuestos por esta cuantía”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico

Luis Quevedo

Raíces de la crisis: el verdadero significado de la “batalla cultural”