martes 5 de marzo de 2024
spot_img

Argentinos, a las cosas

Para interrumpir la decadencia de un país no basta con cambiar cientos de artículos del ordenamiento jurídico. Se requieren esencialmente dos cosas: una cosmovisión y una profunda transformación institucional. DELEUZE lo explicaba mejor que nadie: muchas leyes y pocas instituciones tienden a la tiranía; muchas instituciones y pocas leyes fortalecen la democracia.

Tanto la Ley Ómnibus como el Decreto de Necesidad de Urgencia propuestos por el gobierno han sido un error político y conceptual, porque partieron de una premisa errada, que la etimología lo explica a las claras: con la excusa del shock, se quiso instituir (imponer) y no constituir (consensuar) un cambio de envergadura. No se trata de gradualismo, ni de malas artes políticas, pero de sentar las bases para un cambio duradero y sostenible, que permita no solo una sociedad gobernada por la Ley sino instituciones que establezcan una praxis apropiada a las necesidades de sus ciudadanos. Eso se logra con propuestas normativas claras y jerarquizadas por importancia, no mezclando todo con supuesta picardía, ni escondiendo los grandes cambios en un articulado incomprensible.

La clave pasa por recomponer el tejido institucional y no por imponer leyes al manchancho. Del derecho como fuerza de cambio y no como un sistema de opresión, en el que nadie sabe qué está vigente y que no; más aún, en el que se abre la caja de Pandora para que los pícaros de siempre hagan lo suyo y preserven y hasta mejoren sus privilegios, vaya paradoja: El “contra la casta”, paso a ser el terreno fértil para la casta.

Pero es tiempo de pasar la página de las criticas e ir a lo concreto y práctico, porque con muy pocas excepciones todos queremos lo mejor para el país. Hay tres conceptos centrales sobre los que la sociedad y los poderes del Estado deberían poner toda su atención: transformación laboral, impositiva y reforma del Estado. En rigor, son mucho más que conceptos, son verdaderas instituciones que responden a un poliedro conformado por aspectos jurídicos, políticos, sociales y que tienen recepción en nuestra Constitución Nacional.

Queda claro a esta altura que hay que dejar de lado nimiedades y absurdos, como el uso del birrete y la toga para los magistrados y el recorte al voleo de artículos del Código Civil y Comercial. Es ir a lo importante, para lograr las transformaciones liberen al país de la esclerosis impuesta por años de populismo. No es nada nuevo: ya lo explicaron en economía DOUGLAS NORTH y RONALD COASE; en derecho MAURICE HAURIOU y SANTI ROMANO, y en sociología desde EMILE DURKHEIM hasta MARCEL MAUSS. Afortunadamente no hay que inventar la rueda.

Ante la improvisación y la falta de densidad conceptual, el mejor aporte es intentar proveerlos, con un cuidado mayúsculo porque el horno no está para bollos: la última publicación del INDEC da cuenta de una inflación mayorista del 54%. Para que se entienda, una cifra de ese orden en macroeconomía da cuenta de un estado hiperinflacionario. Es por eso que con todos los errores y desaciertos, es tiempo de construcción arquitectónica y no de una metodología agonal, como la que proponen sectores que han estado callados por tantos años y ahora se ponen la hipócrita mascara del reclamo. Argentinos, a las cosas.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Milei y un ¿nuevo? rumbo en política social

Martín D'Alessandro

La Argentina emocional

Alejandro Garvie

El futuro del comercio mundial