domingo 26 de mayo de 2024
spot_img

Argentina elige al presidente de los 40 años de democracia

En medio de la crisis, el ministro de Economía busca pasar formalmente a Casa Rosada. Enfrente tendrá a un contendiente antisistema que hace dos años hizo fama en redes sociales y TV. Hacia dónde irán los votos de Juntos por el Cambio, ausente de la contienda, es una incógnita.

La Argentina acude a las urnas este domingo para escoger al presidente que inaugure los 40 años de democracia. Será el peronista Sergio Massa o el libertario anarcocapitalista Javier Milei, quienes llegaron al balotaje tras dejar en el camino a Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio), Juan Schiaretti (Hacemos) y Myriam Bregman (Frente de Izquierda). El ganador heredará una crisis con índices preocupantes, que incluyen más de 100% de inflación, 40% de pobreza —agravada más aún entre niños y adolescentes del Conurbano—, avance del narcotráfico en Rosario y una economía enredada entre cepos cambiarios, impuestos y reservas del Banco Central en números rojos.

Massa, ministro de Economía desde hace más de un año, promete resolver, según él mismo y ahora sí, un conjunto de indicadores que empeoraron desde que pasó de presidir Diputados al Palacio de Hacienda.

A lo largo de la campaña electoral apostó por el miedo de un triunfo de los libertarios, a los que acusa de querer llevar el boleto de colectivo y subtes a 700 pesos, o el de trenes a 1.100. Una de sus frases más repetidas es la de querer convocar lo que denomina un “gobierno de unidad nacional”, del cual se desconoce quiénes serían ministros o parte del gobierno. De hecho, no ha adelantado sus propuestas económicas ni qué haría, por ejemplo, con los tipos de cambio o las tarifas de los servicios públicos. Y aunque se describe como “no kirchnerista”, Máximo Kirchner encabezó la lista de diputados nacionales en la provincia de Buenos Aires, donde reeligió como gobernador Axel Kicillof.

Con respecto a Milei y los libertarios, hasta hace un mes insistían en dolarizar la economía, cerrar el Banco Central —medida inconstitucional según el presidente de la Corte Suprema—, además de liberar tarifas, reducir la cartera de ministerios, y arancelar la educación y la salud pública. Polémicas, esas propuestas, según Milei y sus laderos, se acompañan además de ablandar el acceso y porte de armas, una posible venta de órganos y de niños, y la ruptura de relaciones internacionales con países como Brasil y China.

Victoria Villarruel, candidata a vicepresidenta, destaca por relativizar la última dictadura militar, entre dichos como que “lo que hubo fue una guerra” o que “no fueron 30.000 los desaparecidos”. En una entrevista con La Nación Más consideró que no debía existir el matrimonio igualitario, pues según ella bastaría con otras figuras como las parejas de hecho. Y también reconoció que habría que revisar la ley que permitió la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Ahogados entre críticas y polémicas, desde las generales a esta parte intentaron suavizar su discurso, aunque el archivo de los últimos dos años permanece ahí, fresco.

La palabra democracia no la mencionan en sus intervenciones. Milei, de hecho, reconoció orgulloso que tiene un saco de boxeo con la cara de Raúl Alfonsín, presidente que restituyó la democracia, para practicar y romperle figurativamente la cara.

Sin Juntos por el Cambio en la partida

Entre el peronismo de Massa y el libertarismo anarcocapitalista de Milei quedó por fuera Juntos por el Cambio. La coalición, a estas horas, no tiene su futuro definido. Es que de manera unilateral el expresidente Mauricio Macri y la excandidata Patricia Bullrich salieron a apoyar y sumarse a La Libertad Avanza. La jugada, que se gestó en una reunión a medianoche en casa del exmandatario, dejó partido al Pro, sin unanimidad de acción. Horacio Rodríguez Larreta blanqueó que no se sumaba, y otros dirigentes de ese espacio como María Eugenia Vidal no se pronunciaron a favor de ninguno.

La Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, antes, habían anticipado que quedarían neutrales, pues no ven viable jugar a favor de Massa, a quien responsabilizan de la crisis, ni a Milei, en quien ven a alguien que pone en entredicho la democracia y las instituciones, además de apostar por medidas inaplicables.

En el caso de la UCR, el partido centenario sumó a lo largo del año cuatro victorias en las gobernaciones de Jujuy, Mendoza, Santa Fe y Chaco, a las que se agrega Corrientes, y un buen número de diputados, senadores e intendentes.

Precisamente entre quienes no simpatizan con Massa ni Milei, más los que se abstuvieron en las generales, se halla un gran número de votos, casi la mitad del padrón. Hacia dónde se vuelquen los que decidan no manifestarse en blanco es una incógnita.

A las urnas

Están convocados a las urnas 35.394.425 votantes entre todas las provincias. Las escuelas abrirán a partir de las 8 horas y cerrarán a las 18. Entre los 18 y 70 años de edad es obligatorio sufragar, no así entre los adolescentes de 16 y 17, o de 71 años en adelante.

Hace 40 años Argentina puso fin a uno de los periodos más oscuros de su historia y ahora acude una vez más a votar, en e periodo democrático más extenso de manera ininterrumpida que ha tenido el país.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Agustín Campero

Así como está, la “Ley Bases” es inconveniente para la ciencia y el desarrollo tecnológico

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal