viernes 24 de mayo de 2024
spot_img

Annie Jacobsen: ¿72 minutos hasta el fin del mundo?

Un nuevo libro describe el camino alarmantemente rápido hacia el Armagedón nuclear.

Traducción Alejandro Garvie

Una guerra nuclear sería mala. Todo el mundo lo sabe. La mayoría de la gente probablemente preferiría no pensar en los detalles. Pero Annie Jacobsen, autora de siete libros sobre temas delicados de seguridad nacional, quiere que sepas exactamente qué tan malo sería. Su nuevo libro “Guerra Nuclear: Un Escenario” esboza una guerra nuclear global con precisión minuto a minuto durante los 72 minutos transcurridos entre el primer lanzamiento de un misil y el fin del mundo. Ya es un éxito de ventas.

No hace falta decir que el escenario es ficticio, pero es un trabajo periodístico en el sentido de que se construye a partir de decenas de entrevistas y documentación, algunas de ellas recientemente desclasificadas, como base fáctica para describir lo que podría suceder.

Eso es lo siguiente, según cuenta Jacobsen: un líder norcoreano lanza un misil balístico intercontinental contra el Pentágono, y luego un misil balístico lanzado desde un submarino contra un reactor nuclear en California, por razones que van más allá del alcance del libro excepto para ilustrar lo que uno “rey loco” con armas nucleares podría hacer. Un presidente acosado tiene apenas seis minutos para decidir una respuesta, al mismo tiempo que es evacuado de la Casa Blanca y presionado por el ejército para que lance sus propios misiles balísticos intercontinentales contra los 82 objetivos norcoreanos relevantes para las fuerzas y el liderazgo nuclear y militar de la nación. Estos misiles deben volar sobre Rusia, cuyos líderes los detectan, asumen que su país está bajo ataque (los respectivos presidentes no pueden comunicarse por teléfono) y envían una salva en la otra dirección, y así hasta 72 minutos después, tres estados con armas nucleares han logrado matar a miles de millones de personas, y el resto ha quedado muriendo de hambre en una Tierra envenenada donde el sol ya no brilla y los alimentos ya no crecen.

Algunos académicos, particularmente entre aquellos que favorecen los grandes arsenales nucleares como el mejor elemento disuasorio para que nosotros mismos seamos atacados con tales armas, han criticado algunas de las suposiciones de Jacobsen. Estados Unidos no tendría que justificar el error de cálculo de Rusia al sobrevolar Rusia con misiles balísticos intercontinentales. Fuentes públicas indican que la ventana de respuesta de seis minutos del presidente todavía está en línea con lo que Ronald Reagan anotó con consternación en sus memorias. Pero eso supone que está encerrado en una política de “lanzamiento tras advertencia”, algo que las fuentes de Jacobsen caracterizan como una limitación para actuar antes de que los misiles enemigos realmente ataquen, pero que los documentos de política del gobierno insisten que es simplemente una opción y no un mandato. (El presidente también podría simplemente decidir, en contra de la piedra de toque de disuasión de la “destrucción mutua asegurada”, no bombardear a nadie en absoluto como respuesta).

El libro llega en un momento en que los países con los mayores arsenales nucleares del mundo, Estados Unidos y Rusia, están violentamente enfrentados en Ucrania, un presentador de la televisión estatal rusa califica de “inevitable” un conflicto entre Rusia y la OTAN y el Consejo de Relaciones Exteriores está imaginando escenarios en caso de que los rusos utilicen armas nucleares tácticas en Ucrania. Ah, e Irán está más cerca que nunca de tener un arma nuclear. Es un buen momento para plantear la pregunta central de Jacobsen: ¿qué pasa si la disuasión falla? Incluso si preferimos no pensar en ello.

Esta conversación ha sido editada para mayor extensión y claridad.

Kathy Gilsinan (KG): El libro comienza con dos misiles lanzados desde Corea del Norte y termina esencialmente con el fin del mundo 72 minutos después. Y el subtítulo llama a esto “un escenario”. ¿Es un escenario realista?

Annie Jacobsen (AJ): El escenario que elegí se construyó a partir de entrevistas que hice con 46 fuentes oficiales y docenas de fuentes de antecedentes, y analicé varios escenarios para encontrar el escenario más plausible que se desarrolla una vez que comienza. Y esto es lo que se me ocurrió. Y hasta ahora, nadie que realmente ejecute estos escenarios para NORAD se ha mostrado en desacuerdo con las decisiones que he tomado y la forma en que se desarrollan los árboles de decisión, lo que lo hace aún más aterrador.

KG: ¿Puede explicarme por qué sería inevitable que los norcoreanos nos golpearan con dos y nosotros les devolviéramos el golpe con 80?

Jacobsen: Miremos las palabras del general [John] Hyten, ex comandante de STRATCOM, cuando concedió una entrevista a CNN durante los días de retórica de “fuego y furia” del ex presidente Donald Trump. Y el general Hyten dijo oficialmente, en un tono más bien de “no te atrevas”, hablando casi directamente a Corea del Norte: “Si alguien lanza un arma nuclear contra nosotros, nosotros le lanzamos otra. Ellos lanzan dos, nosotros lanzamos dos”.

Para profundizar un poco más en esto, recurrí al Dr. Bruce Blair, un ex misilista. Ahora ha fallecido, pero se convirtió en uno de los expertos mundiales en autoridad y sistemas de comando y control nuclear. Y explicó en una monografía que cito en el libro que es mucho más probable que si Corea del Norte ataca a Estados Unidos con un misil, Estados Unidos envíe 82 a cambio. [La monografía, escrita bajo los auspicios del grupo antinuclear Global Zero, señala alrededor de 80 “puntos de mira” relevantes para las fuerzas nucleares y otras fuerzas militares de Corea del Norte, así como para su liderazgo, pero también señala que serían “ataques graduales y flexibles” de ser posible. Jacobsen dice que se basó en otras fuentes para respaldar la suposición de que Estados Unidos atacaría todos los objetivos.] Todo lo que hice lo vinculé a un escenario de código abierto que había sido pensado por expertos que han dedicado su destreza intelectual a estos temas durante décadas.

KG: En este escenario, Estados Unidos responde con misiles balísticos intercontinentales que tienen que sobrevolar Rusia, con consecuencias predecibles. ¿Por qué, según las personas con las que ha hablado, nos arriesgaríamos a lanzar misiles sobre una potencia nuclear si pudiéramos utilizar misiles lanzados desde submarinos desde el Océano Pacífico?

JA: Le hice la misma pregunta a numerosas personas, y la respuesta más contundente vino del propio ex Secretario de Defensa Leon Panetta: “No se piensa mucho en quién diablos más podría estar pensando en hacer qué … en un momento como este.”

KG: Quizás este sea el objetivo del libro. Me gustaría mucho creer que STRATCOM es más inteligente que yo y lo ha pensado detenidamente con antelación.

AJ: Parte de la aterradora verdad sobre la guerra nuclear, o si se produjera un intercambio nuclear, es el loco cronómetro que se pone en marcha desde el momento en que se detecta el lanzamiento nuclear. Esto es un hecho. Y también lo es el hecho de que el presidente tiene sólo seis minutos, ese es el momento difícil para tomar esta decisión. Y en ese momento, se abre el Libro Negro; debe tomar una decisión entre una lista de opciones de contraataque dentro del Libro Negro. Esas opciones han sido pensadas para múltiples escenarios, pero no es posible tomar en consideración cada contingencia en tiempo real, lo que deja muy claro a los lectores cuán loca es la verdad sobre el desarrollo del escenario. Y la imprevisibilidad de ello. Y, por ejemplo, una de las pocas personas que realmente leyó el contenido del Libro Negro y me habló de él en términos generales para no violar las autorizaciones de seguridad es Ted Postol [ex asistente del jefe de operaciones navales]. Él es quien me dijo que cada decisión era una mala decisión.

KG: ¿Por qué creemos que son seis minutos específicamente? Sé que eso está en las memorias de Reagan, pero ¿por qué creemos que sigue siendo así?

AJ: Verás que algunas personas se refieren a ello como 15 minutos y otras como aproximadamente 10 minutos. Me propuse vincular cada política definitiva, o elemento específico de este escenario de reloj en marcha, a una fuente lo más específica y legítima posible para evitar debates minuciosos sobre estas cosas. ¿El presidente realmente tiene una ventana de seis minutos, o es de siete minutos, o es de 12 minutos, o es de 15 minutos? Mil personas debatirán este tema en Reddit. Sugiero que miren al presidente Ronald Reagan, que es una de las únicas fuentes que tenemos donde un POTUS real se refiere a esta ventana como una locura. Y nadie me dio ninguna indicación de que eso haya cambiado en los 40 años transcurridos desde entonces.

¿Y cómo podría? El momento no ha cambiado. Una de las realidades notables de todo esto es que algunas cosas nunca cambian. Un misil balístico tarda 26 minutos y 40 segundos en llegar desde una plataforma de lanzamiento en Rusia hasta la costa este de Estados Unidos. Eso fue cierto en 1959-60, cuando [el físico nuclear y ex científico del Pentágono bajo la dirección de Dwight Eisenhower] Herb York hizo el análisis por primera vez, y es cierto hoy. La tecnología de misiles balísticos no ha cambiado las leyes de la gravedad. No importa lo que hagas, esa sigue siendo esa ventana para lanzarte a tu objetivo. Pyongyang [Corea del Norte] dura 33 minutos porque es un poco diferente geográficamente.

KG: Presumiblemente un submarino nos daría un poco más de tiempo.

AJ: En realidad, los submarinos son aún más letales. Por eso las llaman las “sirvientas del apocalipsis”. Lo que aprendí en mis reportajes sobre la letalidad y la velocidad de los submarinos es horrible y deprimente. Los submarinos pueden acercarse sigilosamente, y ya se han acercado, a unos pocos cientos de millas de la costa este y oeste de los Estados Unidos de América. Me refiero a los submarinos rusos y chinos, es decir, si lanzaran misiles balísticos, llegarían a cualquier objetivo en 10 minutos. Y no estoy especulando. Un documento muy poco común que reproduje en el libro se encontraba en una solicitud de presupuesto del Departamento de Defensa al Congreso para 2021. De ahí proviene un mapa que nos muestra qué tan cerca se aproximan esos submarinos.

KG: Y probablemente también tengamos la capacidad de hacerles lo mismo a los rusos, ¿verdad?

AJ: Probablemente no. Seguramente.

KG: Cualquier presidente de Estados Unidos no necesariamente está tan versado en estos temas como las personas cuyo trabajo es supervisar las armas nucleares. Pero, por otro lado, es el presidente quien toma la decisión exclusiva de utilizarlos o no. ¿Cuáles son las implicaciones de eso?

AJ: Las implicaciones de esto son un invierno nuclear. Y la esperanza de mi libro es que pueda haber un cambio en el mando y control nuclear para educar más, y educar profundamente, al presidente de los Estados Unidos sobre su autoridad y el poder que ostenta, y la responsabilidad que asume en el caso de que alguna vez tenga que lanzar armas nucleares.

KG: Para mí, lo más extraño probablemente fueron los satélites rusos de la tundra que pueden confundir los cirros con columnas de misiles. Me preocuparía menos el escenario del “rey loco” en Corea del Norte y más la posibilidad de cometer errores. Y hemos visto que se cometen errores a lo largo del tiempo, para incluir la historia de Stanislav Petrov.

AJ: Al comenzar el escenario con el lanzamiento de un misil bajo los auspicios de la lógica del “rey loco”, no hay explicación de por qué alguien haría esto. Quería poner en marcha lo que podría pasar, lo que pasaría, lo que podría pasar, en este escenario condensado y en el que lo peor ya ha comenzado. Lo sabemos por los seis, siete o diez ejemplos registrados de casi accidentes como el de Petrov: Uf, ¡Dios mío, prevalecieron las cabezas más frías! Pero eso no se mantendría si hubiera misiles balísticos volando.

KG: Al final, llegas a la conclusión de que “eran las armas nucleares las que eran enemigas de todos nosotros. Todo el tiempo.” ¿Es ese un llamado a algo en particular?

AJ: Esa línea exacta es un eco de las palabras de Carl Sagan. Después de que Sagan y sus colegas idearan la teoría original del invierno nuclear en 1983, celebraron una gran conferencia en Washington sobre el invierno nuclear. Y luego hubo un libro de seguimiento llamado “The Cold and the Dark”. Por eso mi última parte del libro se llama así. Y la conclusión de Sagan es que el enemigo no es una nación extranjera, sino las armas mismas.

KG: ¿La solución entonces es deshacerse de ellos por completo?

AJ: A menudo me hacen esa pregunta y la respuesta para mí es siempre la misma. Soy la periodista que escribió el libro llamado “Guerra Nuclear: Un Escenario”, presentando a los lectores la serie dramática de eventos más basada en hechos que he reunido en este escenario. Y hay decenas de personas en ONG de todo el mundo que han dedicado décadas a la pregunta que usted me acaba de formular: ¿Cuál es la solución? Por eso no me gustaría salirme de mi carril como periodista y narrador y entrar en su carril como experto en soluciones. Pero definitivamente están ahí y listos para ofrecer opiniones.

KG: Usted ha informado sobre el aparato de seguridad nacional durante mucho tiempo. Si tuvieras que elegir una de las cosas que más te sorprendió al escribir este libro, ¿cuál sería?

AJ: La conclusión general es que cuando los individuos, como los profesionales dedicados que trabajan dentro del aparato de seguridad nacional en general, trabajan específicamente dentro del comando y control nuclear, una vez que dejan su rol en ese aparato y se les permite una perspectiva más amplia, me parece que ganan en sabiduría sobre los peligros inherentes y los crecientes problemas potenciales de la premisa de que la disuasión nuclear se mantendrá.

Esa fue la conclusión fundamental de: “Vaya, no soy el único que piensa: Mierda, ¿qué pasa si la disuasión falla?” Te das cuenta de que la gente, en realidad, una vez que abandona el aparato, también se hace esa pregunta. Y están tan confundidos y preocupados como cualquier persona, ya sea un premio Nobel o un miembro de los Red Hot Chili Peppers [cada uno de los cuales contactó a Jacobsen para recomendar el libro].

KG: ¿Crees que la gente que actualmente está dentro del aparato se hace esa pregunta? ¿O es simplemente que esa gente no habla con los periodistas?

AJ: En la situación actual, nadie tiene la culpa. En primer lugar, todo esto se ha heredado, ¿no? Todos los que están en el negocio del comando y control nuclear heredaron el trabajo de un concepto de la década de 1950 que comenzó bajo la premisa de que la guerra nuclear podía librarse y ganarse. Nunca hay que olvidar eso. Los generales a los que me refiero en esa sección sobre el SIOP [Plan Operativo Estratégico Integrado, el plan de la década de 1960 para una guerra nuclear general] creían que podían luchar y ganar una guerra nuclear, incluso si eso significaba matar a 600 millones de personas en todo el mundo. Eso es una locura. Nadie lo discutiría ahora.

Luego la posición cambió a “Está bien, eso es una locura. No podemos luchar y ganar una guerra nuclear. Simplemente nunca vamos a tener una”. Entonces la premisa fundamental de la guerra nuclear cambió. Y, sin embargo, todo el sistema es exactamente el mismo. Ésa es una paradoja fundamental. Y eso es peligroso.

KG: La disuasión en sí misma es un concepto paradójico: la destrucción mutua asegurada tiene como objetivo mantenernos a todos a salvo.

AJ: Y seamos claros: nadie se queda sentado diciendo: “Tengamos esta idea de destrucción mutua asegurada”. No es siniestro en su concepción. La premisa era con la intención de tener seguridad. Pero fue una mala respuesta en 1959. Y ahora el mundo entero ha cambiado. El mundo es notablemente diferente en 2024 de lo que era en 1960 por la tecnología, la ingeniería y también por el hecho de que ahora hay nueve naciones con armas nucleares con cierta lógica de “rey loco” impregnada por todas partes.

KG: También creo que la lógica de la destrucción mutua asegurada sería tan convincente para un Kim Jong Un como lo habría sido para un [Nikita] Khrushchev. Suponiendo, como lo hacen nuestros servicios de inteligencia, que su principal prioridad sea la supervivencia del régimen, la destrucción mutua probablemente lo disuadiría de lanzar un primer ataque.

AJ: La idea de la lógica del rey loco la obtuve del que posiblemente sea el mayor experto en armas nucleares del mundo, Richard Garwin. Ahora, con más de 90 años, dibujó los planos arquitectónicos de la primera bomba termonuclear del mundo. Todo el mundo piensa en Edward Teller como el padre de la bomba termonuclear. Lo era, pero no sabía cómo hacerlo explotar. Miró a Garwin, que entonces tenía 23 años. Cuando le dije a Garwin: “¿Qué es lo que más temes?” Él es el que me dijo, el rey loco, alguien que trabaja desde la lógica, y citó al francés: “Après moi, le deluge”. Esta idea de “Después de mí, el diluvio”: si muero, no importa. Y el punto, viniendo de alguien que ha asesorado a todos los presidentes desde [Eisenhower], es que realmente hay que pensar que se trata de una amenaza real. Tómate a Garwin en serio.

En la lógica del rey loco, el loco está cuerdo.

KG: Y presumiblemente cuantos más países tengan armas nucleares, más oportunidades habrá de que haya un rey loco.

AJ: Sería difícil para mí imaginar a un mulá iraní con una bomba nuclear como algo más que un rey loco.

KG: ¿Hubo algo que te dio esperanzas?

AJ: Absolutamente, la reversión de Reagan. Cuando era un joven estudiante de secundaria en 1983, vi una película llamada “El día después”. Era una ficción de una guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y era absolutamente horrorosa. Lo vi junto con 100 millones de estadounidenses, pero un estadounidense muy importante también vio ese programa: el presidente Ronald Reagan. Tuvo una proyección privada en Camp David. Sus asesores le animaron a no hacerlo, pero él la observó. Y escribió en su diario presidencial que quedó, cito, “muy deprimido”. Cambió su posición sobre la supremacía nuclear. Se acercó a [el líder soviético Mikhail] Gorbachev. Tuvieron la Cumbre de Reykjavik. Y como resultado, el mundo ha pasado de 70.000 ojivas nucleares, un máximo histórico en 1986, a las aproximadamente 12.500 que tenemos hoy.

KG: ¿Espera que este libro tenga un efecto similar al de esa película?

AJ: Yo esperaría, por todos los medios, que el presidente de Estados Unidos hiciera del comando y control nuclear, las armas nucleares, la energía nuclear y las amenazas nucleares una prioridad y no algo oculto.

KG: Entonces, ¿más desclasificación y más debate público sobre lo que esto realmente significa?

AJ: Y más medidas presidenciales para reducir la amenaza, porque el presidente puede redactar una orden ejecutiva para cambiar el “lanzamiento tras advertencia” con ese bolígrafo. El presidente podría cambiar [la política estadounidense a] “no ser el primero en utilizar armas nucleares” con ese bolígrafo. El presidente podría acercarse a su supuesto enemigo y tener una conversación con esa persona, viéndola como un adversario, como lo hizo Reagan. La Cumbre Reagan-Gorbachev convirtió a Rusia y Estados Unidos de archienemigos en adversarios, lo cual es un gran paso.

KG: ¿Cree que Biden (o Trump, en todo caso) podría hacer eso con Putin? Biden intentó hacer algo de eso en 2021, y Rusia suspendió su participación en el Nuevo Tratado START, que comprometía a Estados Unidos y Rusia a limitar las ojivas nucleares. Entonces la pregunta es: si no hay una reducción paralela de esas fuerzas entre nuestros enemigos, ¿nos arruinaremos reduciendo nuestros propios arsenales?

AJ: No lo sabes a menos que lo pruebes. Pero Reagan vio la película en 1983 y hubo Reykjavik en 1986. Las cosas toman tiempo. Pero tienen que tener un comienzo.

¿Me preguntas qué es lo esperanzador? No se trata tanto de desclasificar cosas porque la mayor parte de esta información está ahí. Se trata de tener una discusión real al respecto donde la gente pueda estar al tanto de ambos lados del argumento. Para que usted y yo no estemos aquí sentados diciendo [sobre una opción de “lanzamiento tras advertencia”]: “Eso es peligroso”. ¿Basado en qué? No tenemos toda la información. ¿Pero cuál es la información que falta? ¿Qué le dijeron sus asesores al presidente Obama [sobre el “lanzamiento tras advertencia”]? Creo que este es el tipo de debates abiertos que la gente debería tener. Y más que nada, para dar a conocer en todo el mundo lo peligroso que es el uso de armas nucleares, lo demente que es tener amenazas nucleares de boca del presidente ruso, del ex presidente estadounidense, del presidente de Corea del Norte. Esto es peligroso.

KG: La disuasión se ha mantenido durante 70 años. ¿Crees que podremos aguantar otros 70?

AJ: Algunas personas dicen que estamos en el experimento de 79 años. Cuando comencé a escribir el libro, la guerra en Ucrania no había ocurrido, no se estaban desarrollando situaciones tan increíblemente frágiles en todo el mundo. Por eso es una época precaria, y espero que mi libro y la gente que lo lea contribuyan a la seguridad del futuro de este extraño experimento de 79 años.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/04/29/the-frighteningly-fast-path-to-nuclear-armageddon-00154591

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular