menu
Al toque 21 10 2020

Alejandro Einstoss: El esfuerzo como contribuyentes 2016-2019 habrá sido en vano


Autor: Alejandro Einstoss










Continuando con el análisis del presupuesto 2021, dos puntos llaman la atención. El primero, es que en el proyecto de ley encontramos dos artículos, el 17 por el cual el Tesoro Nacional se hace cargo de deudas de la empresa Cammesa con algunos importantes generadores, y el artículo 87 que presenta una especie de perdón o licuación de las deudas que las distribuidoras eléctricas de todo el país mantienen con Cammesa por la energía que vendieron y no pagaron.

El primer artículo implica una mayor asignación de fondos públicos a Cammesa, el segundo, menores ingresos  que deben cubrirse con más subsidios. ¿Cuál es la magnitud del costo fiscal de esta medida? El presupuesto no responde esta pregunta. Sin embargo, el jefe de gabinete en sus últimos informes al congreso, nos dice que las deudas de las distribuidoras con Cammesa ya superan los cien mil millones de pesos y las deudas de Cammesa con los generadores pasan los cincuenta mil millones de pesos.

El segundo punto está relacionado con el reciente anuncio del plan gas 4. El presupuesto prevé para este programa un crédito fiscal de poco más de doscientos millones dólares, sin embargo, el gobierno en su anuncio del viernes pasado indico que el costo fiscal del 2021 de este programa será de mil cuatrocientos noventa y un millones de dólares. Es decir, una diferencia de casi mil trescientos millones de dólares que tampoco se identifican en el presupuesto.

Si hacemos el ejercicio de incorporar estos dos puntos a la cuenta de subsidios, el peso de los subsidios económicos se acerca peligrosamente a tres puntos del producto bruto. Un nivel similar al que presentaba a finales del año 2015. Lo que marcaría que habremos tirado por la borda el enorme esfuerzo que realizamos como contribuyentes entre 2016 y 2019.