menu
27 02 2021

Adolfo Koutoudjian: "Los países con baja calidad educativa no la pasarán bien"


Autor: Luis Quevedo









Adolfo Koutoudjian es Licenciado en Geografía (UBA). Autor de “Geopolítica de Armenia” y otros libros, se desempeña como Profesor de Geopolítica en la Escuela de Defensa Nacional, Profesor de Geopolítica y Geoestrategia en la Escuela Superior de Guerra Conjunta de las Fuerzas Armadas y Profesor de Geopolítica en la Escuela de Guerra Naval. Es Profesor del Departamento de Geografía en la UBA.

Recientes encuestas de opinión dicen que las Universidades y las Fuerzas Armadas se encuentran entre las instituciones de mayor reconocimiento en la sociedad ¿Tiene una reflexión al respecto?

En cuanto a las Fuerzas Armadas creo que su situación actual de prescindencia de las políticas partidarias, el hecho de ser funcionarios del Estado, no del gobierno de turno, tener una profesión con riesgos de “bajos sueldos” y con varias tragedias recientes (submarino ARA San Juan, Aviones y pilotos caídos; helicópteros de rescate, etc.), sin quejas manifiestas. Además de respetar el orden jurídico y social y, a pesar de la cuestión salarial,  tienen vivienda, comida y dignidad laboral, por lo que son reconocidas en todo el interior del país por cuanto se considera que resguardan los valores de la patria (símbolos, tradiciones, prohombres como San Martín y Belgrano). Estas características hacen que sean bien vistas por el conjunto de la sociedad.

¿Ya han superado lo que significó la última Dictadura?

Sí, ya han superado la Dictadura. 

¿Y en relación a las universidades?

Los docenes universitarios  son mayoritariamente vocacionales y simbolizan en muchos aspectos  la excelencia nacional. La UBA que sigue siendo una de las universidades más importantes de habla hispana, el Instituto Malbrán, los premios nóbeles, personalidades como Favaloro, entre tantos otros. Todos ellos han hecho y hacen un gran aporte a la sociedad, tienen una fuerte vocación y no status económico y social. No menos importante es que en estos tiempos de pandemia se ha revalorizado la ciencia. También han representado el ascenso social no oligárquico, quizás por ello sus palabras tienen mucho crédito frente al descrédito de la política, el periodismo y la farándula.

¿Cuánto influye la geopolítica en el desarrollo de una nación?

Considero que la Geopolítica es la ciencia del Estado y la arquitectura básica de los Estado-Nación.  Otorga sentido de pertenencia en tiempo y espacio. Es una herramienta política delicada en su uso. Es la instancia superior de la planificación estratégica territorial y social.

¿La presidencia de Biden significa una oportunidad para la Argentina?

En cuanto a la asunción de Biden a la presidencia, pienso que representa una oportunidad para nuestro país. Él ha planteado una política amable, pero “neoimperial” de clara definición de áreas de influencia. El gobierno que no lo entienda puede tener dificultades.

¿A qué llama neoimperial?

En EEUU la nueva administración le está mostando los dientes claramente a China y Rusia en los siguientes escenarios: Mar de la China Meridional, Taiwán (cualquier intervención sería un acto de guerra), navegación pública de buques de guerra norteamericanos en el Atlántico y Pacífico sur; debemos recordar que por directiva estratégica consideramos que la navegación en el Ártico es una cuestión de seguridad nacional; en el Medio Oriente empezando a ordenar el juego de Turquía, Arabia Saudita y los emiratos del golfo.

Hay bastante más para explicitar pero a eso me refiero. No es que antes no lo era, pero ahora ha mostrado más su determinación para que China, Rusia y actores menores como Cuba y Venezuela “no se pasen de la raya”.

Siendo muy joven, usted participó de una campaña antártica nada menos que con el Coronel Leal, uno de los próceres de la historia Argentina en relación a nuestra Antártida, ¿qué puede contarnos al respecto?

En relación al Coronel Leal, quiero aclarar que fui soldado ayudante suyo en 1967/68. Hice la Campaña Antártica de verano con el rompehielos San Martín. Se trató de la expedición 90 al polo Sur que se realizó en 1965, durante la presidencia de Illia. Fue sin duda un hito de afirmación soberana y coraje argentino.

La era digital que estamos viviendo y que produce cambios cada vez más rápidos, parecería pasar por sobre la soberanía de los Estados: monedas digitales, internet de las cosas, ciberterrorismo, ¿Cómo piensa el futuro?

Creo que se avizora un futuro apasionante, una época de grandes transformaciones y estoy seguro de que es un horizonte muy complicado para los países y las poblaciones que no entiendan la cuarta revolución científica, tecnológica, cibernética y espacial.  Esto implica desafíos educativos para las sociedades pobres y poco educadas pero abre posibilidades gigantescas para los países innovadores e inteligentes. Los países con baja calidad educativa la pasarán mal, ser innovador es el desafío y la educación es la herramienta central.