lunes 26 de febrero de 2024
spot_img

Tomás Bieda: “Si el voto hubiera sido obligatorio, la elección la habría ganado Hillary”

Tomás Bieda es politólogo UBA y se desempeña como docente en esa casa de estudios, en la Universidad Torcuto Di Tella y la Universidad de San Andrés. Como fanático del sistema político estadounidense conversó con Nuevos Papeles para analizar los resultados del 8N en aquel país: una posible explicación para el triunfo de Trump fue la movilización de nuevos votantes y la desmovilización de otros más tradicionales. ¿Las consecuencias? El mismo sistema político democrático cerrado y elitista provocó la apertura de esa democracia a la contrademocracia con la figura de Trump como su mayor representante en el país del norte.

 

¿Cómo podría ser la relación entre el Congreso con mayoría republicana y Trump, teniendo en cuenta la discordia que generó el multimillonario en la misma élite republicana y considerando que hay distintos ex candidatos a las primarias que renovaron banca, como Marco Rubio?

Si uno ve los datos cuantitativos vacíos se ve que el Partido Republicano vuelve a tener mayoría en el Senado, pero también en la Cámara de Representantes. Lo que está claro es que el Partido Republicano es muchos partidos a la vez, sólo que por el sistema electoral no lo deja fraccionalizarse, tal como Madison lo había pensado. Lo que me parece interesante es que hoy en día el Congreso o el Partido Republicano con mayoría en las dos cámaras va a tener que adaptarse a un nuevo Partido Republicano; esto es que el mainstream del partido, simbolizado en Rubio o McCain como típicos senadores, va a tener que entregarse a la movida del Tea Party. Yo creo que uno de los últimos resortes institucionales que quedan hoy en día en este Estados Unidos nuevo puede ser el mismo Partido Republicano mainstream: el más conservador en el sentido más tradicional. Creo que es muy probable que haya una resistencia dentro del propio partido a llevar a cabo las políticas de Trump. Recordemos que el Presidente de Estados Unidos es bastante menos poderoso que un latinoamericano Presidente o argentino. En ese sentido, es probable que haya incluso todavía una disputa dentro del Partido Republicano donde el mainstream, simbólicamente de los Bush, le quiera marcar la cancha al Presidente. Es posible que la respuesta de Trump sea correrse del juego tradicional tal como se estuvo jugando en ese país durante 230 años.

¿Creés que lo van a dejar gobernar así?

Depende mucho de cómo construya la coalición en el gabinete. Me parce que si Trump juega con el Partido Republicano, como puede leerse después de su discurso triunfal en el que mencionó a algunos líderes como Giuliani o Chris Christie, puede construir ahí la coalición de gobierno. Depende de a quién ponga en las principales carteras, como el Ministerio de Defensa, el Ministerio o Departamento de Energía, el Departamento de Estado. Pero si Trump no negocia ahí con el mainstream del partido, va a tener a ese sector en contra, que no va a funcionar como si fuera de otro partido, pero sí le va a cambiar el status quo de las leyes que él quiera aprobar. Me parece que el juego va a estar por ahí: no va a oponerse abiertamente pero sí habrá que ver cómo va a terminar la ley que Trump quiera sacar.

Más allá de su condición de Swing States y la dificultad de estimar un resultado frente a un comportamiento electoral tan volátil, ¿qué pasó en aquellos swing en los que en los últimos años habían ganado los candidatos demócratas y en estas elecciones dejaron como ganador a Trump, como Wisconsin, Michigan, Iowa, Pennsylvania, Ohio?

El noreste y el centro del país fueron las grandes sorpresas: Wisconsin, Michigan, Pensylvannia y Ohio. Por su parte, el Partido Demócrata tenía contemplado que podía perder en Florida. A mí me parece que lo que respondería a por qué perdió Hillary desde la sociología electoral es que esta elección tuvo uno de los turn outs más altos de los últimos años –cercano al 60%–. Sin embargo, esto no quiere decir que haya votado más cantidad de gente sino que había menos inscriptos. Yo creo que lo que explica es que hubo mucho votante histórico tradicional, políticamente movilizado que decidió no votar en esta elección por la oferta que había y, a diferencia de ello, hubo mucho nuevo votante que fue movilizado y debe ser la primera vez en la que votó. Más allá de la lógica de que esta candidata no era la mejor para el Partido Demócrata, creo que puede tener que ver con que haya estado votando nueva gente. Me parece que es la explicación de por qué Estados históricamente azules terminan siendo rojos. Para mí no tiene que ver con un votante que haya cambiado de partido sino con que estamos hablando de otro votante.

¿Cuáles fueron los errores del Partido Demócrata en estas elecciones?

Yo creo que la candidatura de Hillary no fue un error del candidato. El partido procesó las desviaciones y los outsiders con los mecanismos propios de la estructura partidaria y terminó eligiendo una candidata del centro que, por definición, no era la candidata más atractiva en función de la polarización de la elección. Yo no creo Hillary haya sido alguien que eligió el Partido Demócrata por error sino que fue el resultado de una moderación del partido, lo cual terminó definiendo un candidato que era poco atractivo. Es decir que Hillary era la candidata mediana de los demócratas y, dada la polarización de la elección, fue poco atractiva. En definitiva, ese “error” no fue tal sino simplemente una decisión. La “virtud” del Partido Demócrata fue haber podido reprocesar la aparición de outsiders y eso terminó generando una candidata que estaba lejos del humor de Estados Unidos, poco permeable a las demandas que estaban pasando por el país en el momento. Cuando la elección estaba sobre un clivaje establishment y antiestablishment la propia lógica del partido terminó eligiendo un candidato del establishment. Ex post puedo decir que Sanders habría sido un candidato más congruente a Trump, aunque quizás también habría perdido, pero en ese sentido habría sido un candidato más atractivo al clivaje que parece se está activando en Estados Unidos, que no es el de liberal vs. conservative, sino el de establishment vs. antiestablishment, o lo que Ostiguy llamó mundo de lo alto vs. mundo de lo bajo. Lo novedoso que yo plantearía es no fue por error sino por virtud que perdió el Partido Demócrata; por querer jugar el juego honrado, el que jugó siempre Estados Unidos con candidatos moderados en las elecciones generales.

¿El triunfo de Trump representa el triunfo de la antipolítica en Estados Unidos, que se replica también en fenómenos mundiales como el Brexit o Podemos?

Sí, claro. Es la contrademocracia. Lo que creo que pasó en Estados Unidos es que se jugó una apertura democrática y se le abrió las puertas a toda una clase que está en contra de la democracia como uno la conoce. Estados Unidos era como el último bastión de eso que rápidamente la opinión pública o el sentido común llaman populismo, pero que tiene más que ver con la antipolítica, con la no mediación institucional entre el político y el ciudadano. Así apareció Trump. Madison murió el 8 de noviembre de 2016 porque todas las instituciones que garantizaban el funcionamiento correcto de la democracia estadounidense, que es una democracia poco democrática, terminó muriendo porque se volvió mas democrática y por lo tanto le abrió la puerta a un votante que es poco democrático y contrademocrático. Para salirme del juego de palabras, es un régimen político que funcionó bien porque era poco democrático en el sentido latinoamericano del término –poca participación y muy elitista– pero cuando apareció un reclamo antiestablishment o de la contrademocracia para ir en contra de la forma tradicional de hacer política, lo que terminó pasando es que le abrieron la puerta a una revolución democrática, a un actor o un sector de la sociedad poco democrático. Por lo tanto es en nombre de la democracia que se lastima la democracia.

Sartori decía que Estados Unidos funciona a pesar de sus instituciones, ¿seguirá siendo así o esa idea está quedando vieja?

Me atrevería a decir que no coincido con Sartori. En primera instancia, Estados Unidos funciona bien o funcionaba bien gracias a sus instituciones. Yo creo que ahora sí lo que ha pasado es que Estados Unidos va a empezar a funcionar mal porque lo que hizo Trump fue allanar el camino a la Casa Blanca. Ese era un camino vallado, con múltiples barreras judiciales impenetrables. Lo que sí descubrió Trump es el camino del laberinto y ahora sí Estados Unidos va a funcionar a pesar de sus instituciones porque cualquier Ross Perot o cualquier Trump con algo de dinero va a querer llegar y el camino ya va a estar allanado. Ahora sí, cualquiera que sepa jugar el juego va a poder llegar a la presidencia.

¿Cómo creés que habrían sido los resultados si el voto hubiese sido obligatorio?

Si el voto hubiera sido obligatorio, definitivamente la elección la habría ganado Hillary porque un montón de votantes a quienes no le convencían ninguno de los dos candidatos habrían tenido que salir a votar y frente a la obligatoriedad hubiera ganado la continuidad. Es una pregunta interesante porque si el voto fuera obligatorio tampoco sé si habrían ganado Bush y Obama. Planteémoslo así también: si las elecciones hubieran sido obligatorias y las primarias hubieran sido como en Argentina, el candidato no habría sido Trump sino Marco Rubio o Jeff Bush.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Emilio Cornaglia

¿Alguien puede pensar en los niños?

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina