sábado 22 de junio de 2024
spot_img

¿La respuesta de Irán al ataque de Soleimani conducirá a la guerra?

Traducción Alejandro Garvie.

Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza de Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, fue una de las figuras más influyentes y populares de la República Islámica y un némesis particular de los Estados Unidos. Lideró la campaña de Irán para armar y entrenar a las milicias chiítas en Iraq —milicias responsables de la muerte de unas 600 tropas estadounidenses entre 2003 y 2011— y se convirtió en el principal proveedor de la influencia política iraní en Iraq a partir de entonces, especialmente a través de sus esfuerzos para luchar contra el Estado Islámico (ISIS). Condujo las políticas de Irán para armar y apoyar al presidente sirio Bashar al-Assad, incluso mediante el despliegue de unos 50.000 combatientes de la milicia chiíta en Siria. Fue el hombre clave para la relación de Irán con Hezbolá en el Líbano, ayudando a suministrar al grupo misiles y cohetes para amenazar a Israel. Condujo la estrategia de Irán de armar a los houthis en Yemen. Por todas estas razones y más, Soleimani fue un héroe de culto en Irán y en toda la región.

En resumen, Estados Unidos ha dado un paso superior al asesinar a uno de los hombres más importantes y poderosos del Medio Oriente.

La administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, argumenta que Soleimani era un terrorista y que asesinarlo fue una acción defensiva que detuvo un ataque inminente. Ambas afirmaciones pueden ser ciertas o no, pero Estados Unidos nunca se habría sentido obligado a actuar contra el general iraní si no fuera por la política imprudente que la administración ha seguido desde que asumió el cargo. En mayo de 2018, Trump abandonó el acuerdo nuclear de Irán y adoptó una política de “máxima presión” de sanciones económicas contra Irán. Durante un año, Irán respondió con moderación en un esfuerzo por aislar diplomáticamente a los Estados Unidos y ganar concesiones económicas de otras partes en el acuerdo nuclear.

Pero el enfoque restrictivo no produjo beneficios materiales. Para mayo de 2019, Teherán había decidido incumplir el acuerdo y aumentar las tensiones en toda la región. Primero fueron los ataques con minas iraníes contra el transporte marítimo internacional en mayo y junio. Luego, Irán derribó un avión no tripulado estadounidense, casi provocando un conflicto abierto con Estados Unidos. En septiembre, los misiles iraníes atacaron las instalaciones de Abqaiq en Arabia Saudita, posiblemente la pieza de infraestructura petrolera más importante del mundo. Los grupos de la milicia chiíta comenzaron a lanzar cohetes en las bases estadounidenses en Irak, lo que finalmente provocó la muerte de un contratista estadounidense la semana pasada. Las represalias de los ataques estadounidenses finalmente nos llevaron al asesinato de Soleimani.

La pregunta más importante ahora es cómo responderá Irán. El comportamiento de la República Islámica en los últimos meses y a lo largo de su larga historia sugiere que es posible que no se apresure a tomar represalias. Más bien, elegirá cuidadosa y pacientemente un enfoque que considere efectivo y probablemente tratará de evitar una guerra total con los Estados Unidos. No obstante, los eventos de los últimos días demuestran que el riesgo de error de cálculo es increíblemente alto. Soleimani claramente no creía que Estados Unidos iba a escalar dramáticamente o no se habría mostrado tan vulnerable, a solo un tiro de piedra de las fuerzas militares estadounidenses en Irak. Por su parte, Trump ha sido inflexible sobre su falta de interés en comenzar una nueva guerra en el Medio Oriente, y, sin embargo, aquí estamos en el precipicio.

Estados Unidos debe, como mínimo, esperar encontrarse en conflicto con las milicias chiítas en Irak que atacarán a las fuerzas estadounidenses, diplomáticos y civiles. Irak es el teatro donde tuvo lugar el ataque de Estados Unidos y, por lo tanto, el lugar más racional para que Irán responda de inmediato. Además, los grupos de milicias ya han intensificado sus actividades en los últimos seis meses. Se encuentran entre los representantes más receptivos de Irán y estarán muy motivados, dado que Abu Mahdi al-Muhandis, uno de sus principales comandantes, murió en el ataque junto con Soleimani.

Si la presencia estadounidense en Irak es aún viable sigue siendo una pregunta abierta. La situación de seguridad, que ciertamente ahora ha sido complicada, no es el único problema. El asesinato fue una violación tan extrema de la soberanía iraquí, realizada unilateralmente, sin el consentimiento del gobierno iraquí, que los funcionarios iraquíes se verán sometidos a una tremenda presión política para expulsar a las fuerzas estadounidenses. Muchos iraquíes no aman ni a Estados Unidos ni a Irán. Solo quieren que su país vuelva a ser ellos mismos y temen ser puestos en medio de una confrontación estadounidense-iraní. La situación actual podría convertirse en el peor de los casos para estos ciudadanos.

Pero una retirada caótica de Estados Unidos bajo fuego también podría presentar peligros reales. La misión de contrarrestar a ISIS sigue siendo una empresa en marcha, y si Estados Unidos se ve obligado a abandonar Irak, ese esfuerzo podría sufrir un duro golpe. ISIS conserva una presencia clandestina y podría aprovechar el caos de una retirada estadounidense o un conflicto estadounidense-iraní para mejorar su posición en Irak.

Las repercusiones del asesinato no se limitarán necesariamente a Irak. El Hezbolá libanés, que goza de una estrecha relación con Irán y es probable que responda a las solicitudes iraníes, podría atacar objetivos estadounidenses en el Líbano. Incluso si Irán decide evitar una escalada importante en el Líbano, los operativos de Hezbolá se distribuyen por todo el Medio Oriente y podrían atacar a los Estados Unidos en otras partes de la región. Alternativamente, Hezbolá puede optar por lanzar ataques con misiles en territorio israelí, aunque esta respuesta es menos probable. Hezbolá quiere evitar una guerra total con Israel que devastaría el Líbano, y la administración Trump se ha atribuido públicamente el crédito por matar a Soleimani, lo que aumenta la probabilidad de que un ataque de represalia apunte directamente a Estados Unidos.

Irán podría realizar ataques con misiles contra bases estadounidenses en Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos o contra instalaciones petroleras en el Golfo. La precisión de los ataques con misiles de Irán en la instalación petrolera de Abqaiq en septiembre tomó por sorpresa a los Estados Unidos y al resto del mundo, aunque Irán intentó deliberadamente mantener el ataque limitado y simbólico. En el clima actual, Irán podría optar por ser mucho más agresivo, calculando que en el campo de los ataques con misiles ha tenido un gran éxito en asestar golpes, mientras evita las represalias en los últimos seis meses.

También deberíamos esperar que Irán acelere significativamente su programa nuclear. Desde que la administración Trump abandonó el acuerdo nuclear de Irán en mayo de 2018, Irán ha estado bastante restringido en su respuesta nuclear. Después de un año de permanecer en el acuerdo, en mayo de 2019, Irán comenzó a violar gradualmente el acuerdo al tomar pequeños pasos cada 60 días. La próxima ventana de 60 días termina la próxima semana, y es difícil imaginar la moderación a raíz de la muerte de Soleimani. Como mínimo, Irán reiniciará el enriquecimiento de uranio al 19.75 por ciento, un paso significativo hacia el uranio de uso militar. Recientemente ha amenazado con ir aún más lejos alejándose del Tratado de No Proliferación Nuclear o echando a los inspectores. Estos serían movimientos profundamente peligrosos, y hasta esta semana la mayoría de los analistas creían que era poco probable que Teherán los hiciera.

Quizás lo más provocativo que Irán podría hacer es llevar a cabo un ataque terrorista en la patria de los Estados Unidos o intentar matar a un alto funcionario estadounidense de la estatura de Soleimani. Esto sería un gran desafío para Irán, mucho más difícil de lograr que un ataque contra los intereses o el personal de EE. UU. en el extranjero, pero Irán puede considerarlo proporcionalmente apropiado. La última vez que Irán intentó un ataque en Estados Unidos fue en 2011, cuando las agencias policiales y de inteligencia estadounidenses frustraron un complot para asesinar al embajador saudí en Washington haciendo estallar un restaurante. En ese caso, la trama se detectó desde el principio y fue frustrada fácilmente debido a la pobre industria iraní. El episodio sugirió que Irán es mucho menos capaz fuera de Medio Oriente que dentro de él, una evaluación respaldada por frustrados intentos de bombardeo iraní en Dinamarca y Francia, este año. Entonces, si bien Irán puede intentar realizar un ataque dentro de los Estados Unidos, necesitaría tener suerte para tener éxito.  

Si la administración Trump es inteligente, hará todo lo posible para fortalecer las instalaciones de los Estados Unidos y proteger a los estadounidenses mientras absorbe algunos de los golpes inevitables que vendrán. También debería llegar a Irán a través de socios estadounidenses que tienen buenas relaciones con el país, como Omán, para tratar de reducir la escalada y al mismo tiempo establecer líneas rojas claras, en privado, para evitar un error de cálculo iraní. Finalmente, Trump debería estar satisfecho de declarar la victoria y jactarse de haber tomado la delantera sobre Irán al matar a Soleimani y no tomar más acciones militares. Pero este tipo de restricción parece ir en contra de la naturaleza misma de Trump. E incluso si muestra un autocontrol inusual en las próximas semanas, el deseo de venganza en Irán y el impulso político que el deseo ya está comenzando a generar, puede llevar inevitablemente a Estados Unidos e Irán a un gran conflicto.

Publicado en Foreign Affairs el 3 de enero de 2020.

Link https://www.foreignaffairs.com/articles/iran/2020-01-03/will-irans-response-soleimani-strike-lead-war?utm_medium=promo_email&utm_source=special_send&utm_campaign=special-send-010320-iran-goldenberg-newsletters&utm_content=20200103&utm_term=newsletter-prerelease


 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

David Pandolfi

Una bandera para todos

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte