menu
Al toque 26 12 2019

Mónica Marquina: El consejo universitario de Kicillof


Autor: Mónica Marquina


El consejo universitario de Kicillof









En el acto de jura de sus ministros, el gobernador de la provincia de Buenos Aires- Axel Kiciloff- anunció la creación del Consejo Provincial de Universidades, un ámbito que se va a encargar de la planificación y seguimiento de la actividad universitaria de cara a su articulación con las necesidades de la provincia; al comienzo acompañando las políticas de emergencia y posteriormente las de crecimiento e inclusión social. 

Este anuncio generó preocupación en la Federación Universitaria de Buenos Aires. En principio, por el riesgo de que esta creación pueda afectar la autonomía universitaria, de rango constitucional, y tan necesaria para garantizar formación e investigación de alta calidad. 

En segundo lugar porque ya existen instancias similares desde hace varias décadas. En efecto, en el año '95 la Ley de Educación Superior sancionada bajo el gobierno de Carlos Saúl Menem, crea los Consejos Regionales de Planificación que son siete ámbitos a lo largo y a lo ancho de todo el país que nuclea a ministerios provinciales, ministerio nacional y universidades públicas y privadas con el fin de articular la oferta universitaria en todo el país. 

Su funcionamiento fue ambivalente. Durante el gobierno de Menem se encargó de coordinar y que no haya superposiciones de oferta educativa y también de articularla. Durante los gobiernos Kirchner prácticamente estos consejos no tuvieron funcionamiento; y en los últimos cuatro años la agenda propuesta por el gobierno nacional fue la de la articulación con la escuela secundaria y la detección de áreas de vacancia de formación a nivel regional a la hora de crear nuevas carreras.

¿Cuál es el motivo de la creación de un nuevo ámbito? No lo sabemos. Quizás es desconocimiento del sistema, quizás tenga que ver con una necesidad de intervenir un poco más a las universidades nacionales y provinciales de la provincia de Buenos Aires o quizás simplemente tenga que ver con un compromiso político de quien fue designada a cargo de este organismo. 

Lo que sí sabemos es que hay una necesidad: las universidades tienen que aportar a la región y el ámbito para ello existe. Quizás lo más lógico sería potenciarlo y darle el rol a las universidades que realmente merecen, que es el de crear conocimiento aplicado al desarrollo local de mediano y largo plazo y no para las necesidades inmediatas de los gobiernos de turno.