jueves 22 de febrero de 2024
spot_img

Álvaro de Lamadrid: “El peor error con los Kirchner fue tratarlos como políticos”

En su libro “La década enterrada” usted denuncia que los Kirchner han tenido la representación en la Argentina de las FARC y del negocio de la droga, asociados con Hugo Chávez, primero, y con Nicolás Maduro después. ¿Cómo siguió esa denuncia?

 

En febrero de 2016 denuncie en la justicia a Cristina Kirchner por asociación ilícita, contrabando, lavado de dinero y narcotráfico.

 

En el libro explico los aspectos generales que se pueden contar de esa denuncia.

 

Hago referencia a un tema fundamental de lo ocurrido en estos años en la Argentina: que la corrupción criminal organizada desde el Gobierno, no sólo fue una corrupción que se dio fronteras adentro del país utilizando las arcas púbicas como una alcancía privada (con la obra pública, el juego, los fondos fiduciarios, Enarsa, YPF, Aerolíneas, los subsidios, entre otras cosas), sino que además, tuvo que ver con vínculos, nexos y conexiones internacionales y una organización delictiva más regional que integró el kirchnerismo con Chávez, Diosdado Cabello, el Cartel de los Soles, Venezuela y las Farc con la droga.

 

Los Kirchner se incorporan delictivamente a esa organización y asumieron la representación llave en mano del manejo del negocio de la droga en el país, toda droga de las FARC, que es como una multinacional con franquicias en todo el mundo. Eso explica la instalación narco en la Argentina, las bandas colombianas matándose en nuestras calles, Mi Sangre, las zonas liberadas, la desradarización del país, perpetrada para tal fin, quitándole la concesión del espectro radioeléctrico a la Empresa Thales y dándose el manejo posterior de ese control a la vieja SIDE.

 

Ello, posibilitó que avionetas con droga aterrizaran en el norte del país sin problemas, que los camiones llegaran con cocaína sin controles.

 

Los Kirchner incorporaron a nuestro país como un nuevo mercado permanente, donde también se comenzó a producir y fabricar.

 

Todo eso, además, significó incorporar un nuevo puerto de salida de parte importante de la droga de esa organización, vía el norte de África, donde la reciben grupos rebeldes y mercenarios vinculados a Irán para introducirla luego a Europa.

 

La denuncia quedó radicada en el Juzgado Federal de Martínez Di Giorgi, y no tuvo avances porque no fue impulsada por el fiscal militante Franco Picardi quien, como otros fue nombrado en el 2014, de manera escandalosa, sólo por ser afín a la Presidenta.

 

Espero pueda reactivarse, pero para eso necesitamos cambios en la justicia federal que tiene 11 de 12 jueces federales nombrados por el PJ, y casi todos los fiscales.

 

La gente no sabe que 1 de cada 3 jueces y fiscales del país los nombró el kirchnerismo y en Santa Cruz 1,5 de cada 2. Esta denuncia intenta quitar el velo sobre la verdadera corrupción de estos años y su real magnitud y entramado criminal.

 

Esa es la tragedia de la Argentina de hoy: que los jueces que encubrieron la corrupción del kirchnerismo son los mismos que la deben investigar hoy.

 

Ha que sanar y sanear la Justicia. Hay que proveer y producir justicia en la Argentina.

 

En Venezuela la oposición en la Asamblea Nacional pidió retomar viejas investigaciones que tienen que ver con mi denuncia, donde la prensa aún con su mordaza la dio a conocer.

 

Lo mismo ocurrió en Colombia donde fui invitado en Julio de 2016 a Bogotá y Medellín a exponer sobre el tema en la Universidad Santo Tomás, la Universidad Libertadores y el Centro Bolivariano de Bogotá. En Venezuela y Colombia se sabe de este tema, mucho más que en nuestro país. Allí no hay asombro ni incredulidad.

 

A su juicio ¿Cuál ha sido la peor herencia recibida de los años gobernados por los Kirchner?

 

Te lo divido en dos. Primero en lo político e institucional, el daño causado es inconmensurable.

 

Asociaron la política al hecho de tener un cargo y de constituir un medio para enriquecerse y lo hicieron perversamente.

 

Cínicamente decían que habían vuelto a poner la política en el centro de la escena, pero no lo hicieron para enriquecer y honrar la política, sino para envilecerla y asociarla al delito.

 

El peor error que se ha cometido con los Kirchner es haberlos tratado como políticos.En esencia nunca fueron democráticos, siempre fueron autoritarios, violentos y corruptos. Ellos organizaron el Gobierno para delinquir replicando el viejo manual delictivo de Santa Cruz a la Nación.

 

Segundo la herencia económico y social. El kirchnerismo desaprovecho la mejor oportunidad histórica por contexto y posibilidades, la usaron solo para doblegar, para rendir, para dominar y establecer un sistema de poder político y económico personal, que dejó al país sin federalismo, sin energía, sin infraestructura, en default, con cepo, inflación, sin reservas ni institucionalidad, sin justicia y con la instalación narco, que es la peor herencia en términos de gravedad social que nos ha dejado condición de esclavo.

 

Todo esto lo señalo, porque lo que nos llegó a hartar del kirchnerismo estuvo siempre, era su genoma y se tolero practicándose una actitud de auto limitación, auto benevolencia, una autocomplacencia y lo peor de todo una gran autocensura.

 

Debido a sus libros y sus investigaciones usted ha investigado mucho los negocios y la trayectoria política del matrimonio Kirchner en Santa Cruz ¿Cómo está hoy la sensación térmica política en esa provincia?

 

Muy mal. La Provincia está saqueada, son años de latrocinio, es lo ocurrido en el país, pero en escala más dramática, porque viene de antes y aún perdura.

 

Santa Cruz es a lo que se aspiraba lograr en el país: colocarse por fuera de la ley.

 

En Santa Cruz técnicamente no hay democracia, porque no hay división de poderes, porque el sistema electoral se arma conforme a las necesidades de cada elección como un traje a medida, y porque el poder no sólo no puede ser investigado en nada, sino porque quién lo intenta puede terminar preso el, en peligro, o muerto.

 

Alicia Kirchner no ganó las elecciones, es Gobernadora por la Ley de Lemas, que es inconstitucional y la Corte Nacional no actuó rápido para impedir las elecciones se den de ese modo. La ley de Lemas es inconstitucional porque atenta contra un principio fundamental del voto, su razón de ser, que es su intransferibilidad.

 

El voto es intransferible y lo que hace la Ley de Lemas es hacerlo transferible, es permitir votar a A, pero si no es el más votado dentro de un Lema, va a parar a B, una locura en el siglo XXI, que no resiste análisis.

 

La Provincia esta quebrada, endeudada, con atrasos en los cobros de los empleados públicos y con un 2016 donde hubo 60 días de clases y los chicos pasaron por decreto o directiva del Gobierno, donde nunca hubo paritarias y los aumentos siempre fueron no remunerativos y no se incluyen a los efectos jubilatorios y los Kirchner se quejan de la situación docente nacional, y apoyan las medidas justas de reclamos salariales que deben sin dudas ser mejores, cuando en Santa Cruz reprimen a los docentes y los tienen pauperizados.

 

Espero todo eso pueda cambiar. Confió mucho en el radicalismo de Santa Cruz, no sólo por ser mi partido, sino por la capacidad de sus dirigentes a quienes conozco mucho. El radicalismo debe gobernar Santa Cruz y devolver la ley, la paz, el trabajo, la decencia y la justicia a esa Provincia tan rica, tan llena de posibilidades y tan postergada por el robo contumaz asaz.

 

¿Puede decirnos algo de Lázaro Báez que no se haya dicho hasta ahora?

 

El imaginario popular lo tiene a Báez como el hombre que manejaba la obra pública.

 

Eso fue un invento burdo de Kirchner de hacerlo figurar como propietario de Austral Construcciones.

 

La Empresa era de los Kirchner, ellos se pagaban a si mismos. Ellos se otorgaban a si mismo las concesiones. Lázaro figuraba, pero la Empresa no era de él.

 

Hoy se repite mucho que Lázaro le devolvía dinero a los Kirchner mediante un mecanismo de alquileres y pagos ficticios en sus hoteles para lavar dinero como si ese mecanismo fuera decidido por éste.

 

Lázaro hacía y firmaba lo que le decían, era un pájaro de cuentas, un prestanombre que se le permitía darse algunos gustos grandes por los servicios.

 

Esa era la forma que los Kirchner idearon para justificar el incremento de sus Declaraciones Juradas en blanco, que tampoco pueden justificar, mostrarse como hombres de fortuna y tapar que se enriquecieron de manera ilícita e indecente en la función pública.

 

También es un chiste que la justicia haga foco solamente en los alquileres ficticios para darle una apariencia lícita a un negocio creado para lavar dinero, cuando no se investiga lo que dio lugar a todo eso y sin lo cual ningún mecanismo posterior era posible, como es el saqueo de la tierra publica apoderándosela para si con rapacería de manera increíble y probada claramente.

 

Por eso es un chiste que Báez ya este preso y Cristina Kirchner no.

 

Es como poner preso al que hace de campana en un organización que roba y secuestra y decir, al mismo tiempo, que no hay pruebas de la existencia de la banda y sus delitos.

 

Pero más allá de eso, Lázaro Báez, tenía como su tarea principal la de organizar y llevar el dinero de la corrupción al sur, que como te explique, no tiene que ver con la obra pública exclusivamente o únicamente.

 

Es quien armo la estructura y el sistema de acopio, almacenamiento, distribución y movimiento que llevo ese dinero al sur desde 2003 al 2015, y es quien en ultima instancia, enterró en estancias en el sur, estancias también compradas con dinero de la corrupción, el ultimo dinero físico del que contaban y que ya no se podía invertir ni sacar del país, cerca de 3000 mil millones de euros.

 

Báez tiene razón en sentirse usado e intuye que fue entregado, pero no va a hablar, no puede hacerlo, sería peor para él.

 

El sabe que en Santa Cruz esta lleno de testaferros y de Lazaros Báez anónimos, hay cadenas de testaferros, testaferros de testaferros, millonarios anónimos que esconden parte del botín.

 

Cristina siempre lo despreció a él y a De Vido y a Rudy Ulloa Igor.

 

Cristina Kirchner siempre se entendió con Carlos Zannini y con José López, a quien siempre quiso poner al frente de Planificación y Kirchner no la dejo en 2007, cuando casi que había anunciado la salida Julio De Vido.

 

Por eso, José López andaba con bolsos de dinero y por eso se lo encontró llevándolo a uno de los escondites donde guardaban dinero, uno de los menos importantes, el que tenía mas cerca en ese momento. Por eso es increíble niegue la ex Presidente a José López, toda esa corrupción es de ella.

 

El kirchnerismo aplicó siempre una táctica repetida desde Santa Cruz, que es la de negar, vapulear y castigar con ferocidad a sus hombres, que eran descubiertos realizando algún ilícito en cumplimiento de sus ordenes; como si hubieran tomado ellos la iniciativa de esas acciones y esos delitos.

 

Eso es lo que hicieron con Lázaro Báez, Milagros Salas, José Francisco López, Stiusso, y con Milani, antes con Boudou, Uberti, Shoklender, Antonini Wilson, Jaime, etc.

 

¿Cómo ve el presente de Cambiemos?

 

Abierto y lleno de inmensas posibilidades y peligros a la vez.

 

Cambiemos se gesto para poner una compuerta al saqueo del país y un freno a un gobierno omnipotente, omnipresente y absolutamente desbordado, que termino como decía Aristóteles terminan los gobiernos: pereciendo por la exageración de sus principios.

 

Fue un canal electoral para el callejón sin salida en el cual se encontraba el país.

 

En su gestación siempre me preocupo la falta de acuerdos programáticos de las fuerzas integrantes de cambiemos, sobre temas básicos que hacen al futuro del país y cuales políticas se buscaría llevar adelante en esos temas centrales.

 

Nunca vi mal, ni veo mal el fondo y las intenciones, las cuales comparto, pero si las formas en las cuales se originaba este acuerdo electoral al nacer. Frenar la continuidad de políticas nefastas y disvaliosas para el país era de vital importancia, pero también lo es intentar trazar un rumbo que nos asegure cambios. El país no soporta una vuelta al pasado y una regresión y, eso se impide y asegura de mejor modo, con un gran acuerdo programático. Claridad de políticas y mecanismos de resolución de las mismas.

 

Desde su origen cambiemos no se trato de la conformación de una coalición de gobierno, sino más bien, de un gobierno del PRO con colaboración parlamentaria.

 

Eso es innegable y se ve. Quién decide es el Presidente de la Nación y esta perfecto porque es el Presidente.

 

Pero eso no significa que ese derecho, lo encuentre al Presidente, siempre teniendo la mejor visión, el mejor asesoramiento y que implique que sus iniciativas y, sobre todo, la forma de implementarlas y llevarlas adelante sean las mejores y las mas adecuadas.

 

Lo que debe resolver cambiemos es, si es bueno, que eso sea de ese modo. A mi modo de ver eso es un déficit que ocasiono errores y abuso de errores que eran evitables muy fácilmente.

 

Eso es lo que se conversó madura y responsablemente en Villa Giardino en el Encuentro de la UCR. Se discutió el país, el futuro y naturalmente esta situación, porque esto hace al futuro y a esas posibilidades de producir cambios en el país, que están dadas y deben llevarse adelante, por las ilusiones del pueblo argentino, en comenzar a transitar un camino de crecimiento, desarrollo, que nos modernice, que nos haga evolucionar y traiga igualdad y prosperidad.

 

La historia de la UCR y sus propósitos fundantes como partido político no nos puede encontrar deudores frente al pueblo. Debemos asumir una tarea, que nos debe tener como protagonistas y garantes a la vez del cambio en el país, cambio que deberá resistir los embates del asedio desestabilizador del Kirchnerismo y su trabajo subterráneo para erosionar al Gobierno.

 

¿Y la gestión del Presidente Macri?

 

El Presidente recibió un país con un 30% de pobres, con inflación desbocada, con cepo, en default, las economías regionales quebradas, con juicios con bonistas y el CIADI, sin reservas y con un default no sólo económico, sino también, de las relaciones internaciones.

 

Una situación institucional, política, económica y social desesperante.

 

La gente lo sabe y logró internalizar, en buena medida, el drama que vive el país, luego de años de una pesada decadencia y degradación política, institucional y cultural.

 

Hoy, se comienza a ver, que el cambio de signo político, que el cambio de aire y la llegada de un gobierno que no impone sino que intenta deliberar y asume errores, no garantiza por sí solo, el cambio en el país ,ni atenúa, el padecimiento que viven muchos argentinos y sus urgencias.

 

Veo buenas intenciones del Presidente y en su afán de revertir rápidamente el estado de gravedad del país se explican muchos de sus errores, que también es importante poner de relieve, se fundan en una minimización de la tarea de la política.

 

Hay por cierto, un déficit en la tarea política del gobierno y es peligroso, porque el Gobierno no ha establecido una estabilidad política aún, y lo debe hacer fundamentalmente de la mano de la transparencia y el consenso.

 

Esto es lo que se juega y define en las próximas elecciones, que a mi modo de ver, son situaciones bisagras y determinantes.

 

Los inversores y los analistas políticos internacionales, e incluso las autoridades gubernamentales de los países mas importantes, dudan de la gobernabilidad en la Argentina y del afianzamiento de un cambio en el país.

 

Por eso, pese a las mejorías económicas que implican comenzar a sanar la economía, la salida del cepo, la vuelta al crédito, a la consideración internacional, la vuelta al OCDE, las inversiones no han llegado.

 

Creo que el Presidente tiene clara conciencia de esto, pero me preocupan las declaraciones de María Eugenia Vidal, en el sentido que no pasa nada si se pierden las elecciones, creo que si pasarían cosas en la Argentina, y nos esperarían tiempos de tempestades y un incremento de la actividad obstruccionista del kirchnerismo, el PJ, la CGT y hasta de Massa y Bossio, que más allá de la apariencia impostada y colaboracionista de éstos dirigentes, cada vez que vean un brecha para dañar al gobierno lo harán.

 

Todos apuntan a los mismo,todos confluyen cegados en esa estrategia final, más allá de cómo se mueven en las apariencias.

 

Aspiran a generar una sensación de debilidad, sabiendo bien, que la sensación de debilidad engendra y genera debilidad.

 

¿Y el futuro de la Argentina?

 

La Argentina necesita solo dos cosas: Justicia y oportunidades.

 

En el país no hacen falta buenas ideas ni recursos, lo que nos falta son buenos diagnósticos y coraje para llevar adelante cambios.

Animarnos a hacer cosas que no vamos a poder ver.

 

Comenzar a discutir el futuro que es la tarea primordial de la política. Lo que ocurre que en nuestro país movilizan más los antagonismos del pasado que los proyectos de futuro.

 

Estamos inmersos en el corto plazo y todo se ve en clave electoral.

 

Lo que sí debemos abandonar es la idea de corto plazo, que parece anclarnos en la idea de que no hay más país que el que se mide por los sondeos. No hay paisajes ni pueblos, ni gente, ni rostros, si sólo hay intereses y cálculos.

 

En nuestra sociedad prosperan la ambición y el escándalo, y eso parece dejar de lado otra realidad, que tiene buenos valores distintos.

 

No es la urgencia en definitiva lo que impide desarrollar políticas de largo plazo que piensen el futuro, es la ausencia de proyectos lo que nos tiene presos del presente y del corto plazo.

 

Tenemos un desafío enorme los argentinos. Afianzar el camino en la dirección del cambio o volver al pasado que nos deglute e impide nuestro futuro colectivo. Ese es el desafío de los argentinos.

 

Nuestro país debe abandonar los procesos cíclicos de angustias agónicas que las mejores intenciones ciudadanas y políticas no han podido, no frenar, sino siquiera discontinuar.

 

Se trata de resolver si somos capaces de forjar un país que honra y recompensa la virtud, que no desprecia con indolencia la pobreza, que no promueve las facciones y prefiere el bien común al bien particular y se somete a la ley sin excepciones.

 

Un sistema que no tiene, en sí mismo, los medios para tratar sus problemas está condenado o bien a la regresión permanente o a su muerte, nos dice Edgar Morin, uno de los intelectuales franceses más importantes de la actualidad.

 

El drama mas profundo de la argentina es que nos vivimos tirando los muertos entre nosotros y lo más lacerante, es que incluso en esa actitud fraticida, a veces, parece que molestan mas los muertos que sus asesinos.

 

Sectores del kirchnerismo lo tildan de denunciador serial. ¿Cuántas denuncias realizó? ¿Cuáles de ellas han avanzado en la Justicia?

 

El Kirchnerismo fue denunciado mucho porque han sido grandes corruptos en el poder.

 

Esa frase de denunciador serial la pusieron en un diario de Lázaro Báez, un pasquín solventado con dineros públicos en Río Gallegos.

Es la misma frase que utilizaron siempre con Elisa Carrió.

 

La verdad es que yo he formulado dos denuncias: la primera en 2007 cuando denuncié el apoderamiento de la tierra pública por los Kirchner que fue el principal circuito del enriquecimiento ilícito y lo que dio lugar a los posteriores delitos permanentes cometidos en el tiempo por esa asociación ilícita porque es tierras, hoteles, blanqueo de dinero sucio y lavado.

 

Sin tierras los Kirchner no habrían podido montar ninguna operatoria, no habrían podido tener la coartada de esos negocios para abultar delictivamente sus declaraciones juradas en blanco.

 

La segunda denuncia, que podría haberla realizado en 2015, pero esperé para intentar garantizar en vano una mejor investigación, es la del 2016. Es la que explica integralmente el saqueo de la Argentino, su forma, organización, sus actividades delictivas. Introduce dos temas, de los cuales el tiempo me dará la razón y esperemos la justicia también, y es que los Kirchner formaban parte de una organización mas grande que la que armaron en el país, que tiene que ver con el narcotráfico, y que enterraron dinero que será utilizado para el plan volver y para desestabilizar.

 

Son dos denuncias muy importantes, con muchas pruebas, que explican en resumen como empezó todo y como termino este saqueo monumental perpetrado desde un gobierno.

 

Lo grave es que nada se investigo por 12 años y seguimos en deuda y en mora. Lo de la justicia en la Argentina es grave, uno mira Brasil por ejemplo y ve que estamos lejos de la división de poderes y el republicanismo.

 

¿Recibió amenazas o algún tipo de presión por su trabajo de investigación?

 

Cuando vivía en Santa Cruz, hasta el año 2009 que regrese a Buenos Aires, era amenazado, espiado, estuve con custodia un tiempo y en peligro, teniéndome que cuidar de mi propio gobierno.

 

Se han escritos libros de mi vida en el sur, el más reciente es “Calafate” de Gonzalo Sánchez, con prólogo de Nicolas Wiñaski. Es un triller sobre mi vida en el sur, desde el cual se cuenta como los Kirchner se apoderaron de Calafate, Santa Cruz y luego el país. En el exterior se dieron cuenta de esto, mientras en el país se silenciaban mis denuncias. Estuve muy solo, pero gracias a dios pude pasar todo lo que padecí.

 

Es gratificante hoy se me reconozca una lucha, uno hace política sabiendo que lo más importante es intentar ser útil al país, y eso no tiene que ver con los cargos, pues estos en la vida política se obtienen y se pierden, lo importante es ser un buen ciudadano, porque eso tiene dimensión eterna.

 

¿Tiene pensado participar en las elecciones parlamentarias de este año?

 

Me gustaría, si le aporta a la UCR. En la Ciudad de Buenos Aires veo a un radicalismo plantado que no quiere replegarse en su legitima tarea de dar a conocer sus pensamientos, su visión y su manera de interpretar la realidad y transformarla en propuestas.

 

La Ciudad necesita de un radicalismo que busque recuperar su mejor tradición democrática y ponerla en beneficio del progreso. En verdad esa idea debería irradiar a toda la UCR.

 

La idea de aportar al debate, enriquecerlo, evolucionar y progresar identificando problemas y llamarlos por su nombre. Hacer de los problemas algo productivo, ver en la contingencia y las dificultades, oportunidades.

 

Conozco a las autoridades del partido y a los legisladores, todos están trabajando muy bien, conscientes que el momento político impone no hacer seguidismo, y plantear diferencias de manera constructiva y con sus razones.

 

Los argentinos debemos habituarnos a ver las discrepancias y los desacuerdos como algo normal, ver las discrepancias como un problema, o un conflicto por el hecho de existir, intentando acallarlas, es tener una idea equivocada de la política y de la democracia.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina

Fabio Quetglas

Un federalismo responsable