martes 23 de julio de 2024
spot_img

El viejo consenso estadounidense sobre los aranceles ha muerto

Los aranceles a la importación aumentan los precios para los consumidores, generan una reacción económica negativa y deberían utilizarse con moderación o no utilizarse en absoluto. Ese fue el consenso entre los principales líderes políticos de Estados Unidos durante décadas, y entre los economistas durante más tiempo. Ya no es así.

El expresidente Trump y el presidente Biden han adoptado cada uno la aplicación de impuestos a las importaciones como una herramienta clave de la política económica, aunque tienen enfoques claramente diferentes en lo que respecta a los detalles.

La forma en que el ganador de las elecciones de noviembre utilice esas herramientas ayudará a determinar el curso de la economía estadounidense en la segunda mitad de la década de 2020.

El pensamiento económico dominante considera que los aranceles son inflacionarios, ya que impiden la capacidad de los consumidores de obtener bienes de los productores globales más eficientes. Cuando los socios comerciales inevitablemente toman represalias, perjudican las perspectivas de los exportadores.

“Estamos viendo un aumento en relación con las últimas décadas en los aranceles que se tratan como un arma ofensiva, en lugar de como una forma de construir vínculos más fuertes entre las naciones”, dice Michael Strain, director de estudios de política económica en el American Enterprise Institute.

“Es una extraña herramienta diplomática que ha dificultado que las empresas produzcan bienes y servicios, y ha llevado a la erosión del poder adquisitivo de los hogares”.

En su campaña, Trump ha presentado ideas que incluyen un nuevo arancel del 60 por ciento sobre todas las importaciones chinas y un impuesto general del 10 por ciento sobre las importaciones del resto del mundo.

El año pasado, Estados Unidos importó bienes de China por valor de 427 mil millones de dólares, por lo que, a primera vista, un arancel del 60 por ciento aumentaría los precios al consumidor estadounidense en unos 256 mil millones de dólares, pero probablemente sería mucho menos que eso a medida que la actividad de producción se traslada a otros países con cargas arancelarias más bajas. Aun así, el Instituto Peterson de Economía Internacional calcula que la combinación de los aranceles existentes y las ideas que ha sugerido Trump costarían a las familias de ingresos medios 1.700 dólares al año debido a precios más altos.

Trump también planteó la posibilidad de utilizar los ingresos arancelarios para reemplazar el impuesto a la renta, una idea que los expertos en impuestos consideran improbable dadas las magnitudes relativas involucradas.

Las importaciones totales de bienes fueron de 2,8 billones de dólares en 2021, lo que generó 80.000 millones de dólares en ingresos arancelarios. En cambio, el ingreso individual total fue de 15 billones de dólares, lo que generó 2,2 billones de dólares en ingresos.

Si el gobierno intentara aumentar los impuestos a las importaciones lo suficiente como para que los ingresos arancelarios representaran una parte más significativa de los ingresos federales, seguramente reduciría drásticamente los flujos comerciales, lo que reduciría aún más la base de ingresos.

“El expresidente Trump ha señalado que el arancel en la historia estadounidense ha sido una motivación para su idea, pero el gobierno federal de hace un siglo es muy diferente del gobierno federal de hoy, al igual que la economía estadounidense”, escribió Erica York de la Tax Foundation. “Cuando los aranceles eran una fuente principal de ingresos del gobierno, el gasto del gobierno federal era una fracción muy pequeña del PIB, apenas superaba el 2 por ciento del PIB en total”, señaló. Ahora es aproximadamente el 23 por ciento.

El mes pasado, la administración Biden implementó una serie de aranceles a las exportaciones chinas de vehículos eléctricos, paneles solares, semiconductores y más. Los funcionarios de la administración enfatizaron lo que ven como diferencias con el enfoque de Trump.

El “duro enfoque específico de Biden que combina inversión y aplicación de la ley en sectores clave es un marcado cambio con respecto a la administración anterior”, dijo el mes pasado la asesora económica de la Casa Blanca, Lael Brainard.

“La administración anterior no tomó medidas para invertir en Estados Unidos y no logró asegurar las compras chinas prometidas ni poner fin a las prácticas desleales de China en su fallido acuerdo comercial de Fase Uno con China”, dijo.

No obstante, Biden ha optado por dejar en su mayor parte los aranceles de Trump a China en sus primeros tres años en el cargo, incluso cuando la inflación aumentó. Y al mismo tiempo ha tomado medidas que causan fricción con aliados geopolíticos, incluidos fuertes subsidios a los fabricantes de automóviles eléctricos estadounidenses y una promesa de impedir que la japonesa Nippon Steel compre acero estadounidense. Cabe destacar que, según informa Hans Nichols, dieciséis premios Nobel de Economía han respaldado las políticas económicas de Biden, pues consideran que la agenda política de Trump probablemente sea inflacionaria.

“Lo que estamos viendo es que se están utilizando políticas proteccionistas para promover una serie de objetivos totalmente separados”, que con frecuencia están en tensión entre sí, dijo Strain, de AEI. “Un objetivo es revivir el sector manufacturero nacional, otro es debilitar la relación económica de Estados Unidos con China, otro es aumentar la autosuficiencia económica de Estados Unidos de manera más amplia, otro objetivo es promover la seguridad nacional, otro es apoyar la transición a la energía verde y ahora se suma otro más: financiar el gasto público”, dijo.

En resumen: “Es mucho pedirle a la política comercial”, agregó Strain.

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino