lunes 15 de julio de 2024
spot_img

Sonámbulos hacia la guerra

¿Estados Unidos y China prestarán atención a las advertencias de la catástrofe del siglo XX?

Por Odd Arne Westad

Traducción Alejandro Garvie

En “The Rise of the Anglo-German Antagonism, 1860-1914”, el historiador británico Paul Kennedy explicó cómo dos pueblos tradicionalmente amigos terminaron en una espiral descendente de hostilidad mutua que condujo a la Primera Guerra Mundial. Importantes fuerzas estructurales impulsaron la competencia entre Alemania y Gran Bretaña: imperativos económicos, geografía e ideología. El rápido ascenso económico de Alemania cambió el equilibrio de poder y permitió a Berlín ampliar su alcance estratégico. Parte de esta expansión (especialmente en el mar) tuvo lugar en áreas en las que Gran Bretaña tenía intereses estratégicos profundos y establecidos. Las dos potencias se veían cada vez más como opuestas ideológicamente, exagerando enormemente sus diferencias. Los alemanes caricaturizaron a los británicos como codiciosos explotadores del mundo, y los británicos retrataron a los alemanes como malhechores autoritarios empeñados en la expansión y la represión.

Los dos países parecían estar en curso de colisión, destinados a la guerra. Pero no fueron las presiones estructurales, por importantes que fueran, las que desencadenaron la Primera Guerra Mundial. La guerra estalló gracias a decisiones contingentes de los individuos y a una profunda falta de imaginación de ambos bandos. Sin duda, la guerra siempre fue probable. Pero era inevitable sólo si uno suscribía la visión profundamente ahistórica de que el compromiso entre Alemania y Gran Bretaña era imposible.

La guerra podría no haber llegado a suceder si los líderes de Alemania, después del canciller Otto von Bismarck, no hubieran sido tan descarados a la hora de alterar el equilibrio de poder naval. Alemania celebró su dominio en Europa e insistió en sus derechos como gran potencia, desestimando preocupaciones sobre reglas y normas de comportamiento internacional. Esa postura alarmó a otros países, no sólo a Gran Bretaña. Y era difícil para Alemania afirmar, como lo hizo, que quería crear un orden mundial nuevo, más justo e inclusivo mientras amenazaba a sus vecinos y se aliaba con un imperio austrohúngaro en decadencia que trabajaba arduamente negando las aspiraciones nacionales de los pueblos dentro de sus fronteras.

Del otro lado prevaleció una visión de túnel similar. Winston Churchill, el jefe naval británico, concluyó en 1913 que la posición global preeminente de Gran Bretaña “a menudo parece menos razonable para otros que para nosotros”. Las opiniones británicas sobre los demás tendían a carecer de esa conciencia de sí mismos. Funcionarios y comentaristas arrojaron virulencia contra Alemania, arremetiendo particularmente contra las prácticas comerciales injustas de ese país. Londres miró a Berlín con cautela, interpretando todas sus acciones como evidencia de intenciones agresivas y sin comprender los temores de Alemania por su propia seguridad en un continente donde estaba rodeada de enemigos potenciales. La hostilidad británica, por supuesto, sólo profundizó los temores alemanes y avivó las ambiciones alemanas. “Pocos parecen haber tenido la generosidad o la perspicacia para buscar una mejora a gran escala en las relaciones anglo-alemanas”, se lamentó Kennedy.

Esa generosidad o perspicacia también falta profundamente en las relaciones actuales entre China y Estados Unidos. Al igual que Alemania y Gran Bretaña antes de la Primera Guerra Mundial, China y Estados Unidos parecen estar atrapados en una espiral descendente que puede terminar en un desastre para ambos países y para el mundo en general. De manera similar a la situación de hace un siglo, profundos factores estructurales alimentan el antagonismo. La competencia económica, los temores geopolíticos y la profunda desconfianza contribuyen a aumentar la probabilidad de conflicto.

Pero la estructura no es el destino. Las decisiones que toman los líderes pueden prevenir la guerra y gestionar mejor las tensiones que invariablemente surgen de la competencia entre las grandes potencias. Al igual que en Alemania y Gran Bretaña, las fuerzas estructurales pueden llevar los acontecimientos a un punto crítico, pero se necesita avaricia e ineptitud humanas en una escala colosal para que sobrevenga el desastre. Del mismo modo, el buen juicio y la competencia pueden evitar los peores escenarios.

LAS LÍNEAS ESTÁN TRAZADAS

Al igual que la hostilidad entre Alemania y Gran Bretaña hace más de un siglo, el antagonismo entre China y Estados Unidos tiene profundas raíces estructurales. Se remonta al final de la Guerra Fría. En las últimas etapas de ese gran conflicto, Pekín y Washington habían sido una especie de aliados, ya que ambos temían el poder de la Unión Soviética más de lo que se temían entre sí. Pero el colapso del Estado soviético, su enemigo común, significó casi de inmediato que los formuladores de políticas se concentraran más en lo que separaba a Pekín y Washington que en lo que los unía. Estados Unidos deploraba cada vez más el gobierno represivo de China. A China le molestaba la hegemonía global entrometida de Estados Unidos.

Pero esta agudización de opiniones no condujo a un deterioro inmediato de las relaciones entre Estados Unidos y China. En la década y media que siguió al fin de la Guerra Fría, las sucesivas administraciones estadounidenses creyeron que tenían mucho que ganar facilitando la modernización y el crecimiento económico de China. Al igual que los británicos, que inicialmente habían apoyado la unificación de Alemania en 1870 y la expansión económica alemana después de eso, los estadounidenses estaban motivados por su propio interés para instigar el ascenso de Pekín. China era un mercado enorme para bienes y capitales estadounidenses y, además, parecía decidida a hacer negocios al estilo estadounidense, importando hábitos de consumo e ideas estadounidenses sobre cómo deberían funcionar los mercados con la misma facilidad con la que adoptaba estilos y marcas estadounidenses.

Sin embargo, en el nivel geopolítico, China se mostró mucho más cautelosa con Estados Unidos. El colapso de la Unión Soviética conmocionó a los líderes chinos, y el éxito militar estadounidense en la Guerra del Golfo de 1991 les hizo comprender que China existía ahora en un mundo unipolar en el que Estados Unidos podía desplegar su poder casi a voluntad. En Washington, muchos sintieron repulsión por el uso de la fuerza por parte de China contra su propia población en la Plaza de Tiananmen en 1989 y en otros lugares. Al igual que Alemania y Gran Bretaña en las décadas de 1880 y 1890, China y Estados Unidos comenzaron a verse con mayor hostilidad incluso cuando sus intercambios económicos se expandieron.

Lo que realmente cambió la dinámica entre los dos países fue el éxito económico incomparable de China. Todavía en 1995, el PIB de China rondaba el diez por ciento del PIB de Estados Unidos. En 2021, había crecido hasta alrededor del 75 por ciento del PIB de Estados Unidos. En 1995, Estados Unidos produjo alrededor del 25 por ciento de la producción manufacturera mundial y China produjo menos del cinco por ciento. Pero ahora China ha superado a Estados Unidos. El año pasado, China produjo cerca del 30 por ciento de la producción manufacturera mundial, y Estados Unidos produjo sólo el 17 por ciento. Estas no son las únicas cifras que reflejan la importancia económica de un país, pero dan una idea del peso de un país en el mundo e indican dónde reside la capacidad de fabricar cosas, incluido el equipamiento militar.

A nivel geopolítico, la visión que China tenía de Estados Unidos comenzó a oscurecerse en 2003 con la invasión y ocupación de Irak. China se opuso al ataque liderado por Estados Unidos, aunque a Pekín le importaba poco el régimen del presidente iraquí Saddam Hussein. Más que las devastadoras capacidades militares de Estados Unidos, lo que realmente sorprendió a los líderes en Pekín fue la facilidad con la que Washington podía descartar cuestiones de soberanía y no intervención, nociones que eran elementos básicos del orden internacional al que los estadounidenses habían convencido a China para que se uniera. A los responsables políticos chinos les preocupaba que, si Estados Unidos podía ignorar tan fácilmente las mismas normas que esperaba que otros respetaran, poco limitaría su comportamiento futuro. El presupuesto militar de China se duplicó entre 2000 y 2005 y luego se duplicó nuevamente en 2009. Pekín también lanzó programas para entrenar mejor a su ejército, mejorar su eficiencia e invertir en nueva tecnología. Revolucionó sus fuerzas navales y de misiles. En algún momento entre 2015 y 2020, el número de barcos de la armada china superó al de la Armada estadounidense.

Algunos sostienen que China habría ampliado drásticamente sus capacidades militares sin importar lo que hiciera Estados Unidos hace dos décadas. Después de todo, eso es lo que hacen las principales potencias en ascenso a medida que aumenta su influencia económica. Puede que eso sea cierto, pero el momento específico de la expansión de Pekín estuvo claramente vinculado a su temor de que la potencia hegemónica global tuviera tanto la voluntad como la capacidad de contener el ascenso de China, si así lo deseaba. El ayer de Irak podría ser el mañana de China, como lo expresó, de manera un tanto melodramática, un planificador militar chino después de la invasión estadounidense. Así como Alemania comenzó a temer quedar cercada tanto económica como estratégicamente en los años 1890 y principios de 1900 (exactamente cuando la economía alemana estaba creciendo a su ritmo más rápido), China comenzó a temer que Estados Unidos la contendría al igual que su economía estaba en ascenso.

ANTES DE LA CAIDA

Si alguna vez hubo un ejemplo de arrogancia y miedo coexistiendo dentro de un mismo liderazgo, ese fue el de la Alemania del káiser Guillermo II. Alemania creía que estaba inevitablemente en ascenso y que Gran Bretaña representaba una amenaza existencial a su ascenso. Los periódicos alemanes estaban llenos de postulados sobre los avances económicos, tecnológicos y militares de su país, profetizando un futuro en el que Alemania superaría a todos los demás. Según muchos alemanes (y también algunos no alemanes), su modelo de gobierno, con su eficiente combinación de democracia y autoritarismo, era la envidia del mundo. Gran Bretaña no era realmente una potencia europea, afirmaban, insistiendo en que Alemania era ahora la potencia más fuerte del continente y que debía dejarse libertad para reordenar racionalmente la región de acuerdo con la realidad de su poder. Y, de hecho, sería capaz de hacer precisamente eso si no fuera por la intromisión británica y la posibilidad de que Gran Bretaña pudiera asociarse con Francia y Rusia para contener su éxito.

Las pasiones nacionalistas surgieron en ambos países a partir de la década de 1890, al igual que nociones más oscuras sobre la malevolencia del otro. En Berlín creció el temor de que sus vecinos y Gran Bretaña estuvieran decididos a descarrilar el desarrollo natural de Alemania en su propio continente e impedir su predominio futuro. Ajenos en gran medida a cómo su propia retórica agresiva afectaba a los demás, los líderes alemanes comenzaron a ver la interferencia británica como la causa fundamental de los problemas de su país, tanto en casa como en el extranjero. Consideraron el rearme británico y las políticas comerciales más restrictivas como señales de intenciones agresivas. “De modo que el célebre cerco de Alemania se ha convertido finalmente en un hecho consumado”, suspiró Wilhelm, mientras se gestaba la guerra en 1914. “La red se ha cerrado repentinamente sobre nuestras cabezas, y la política puramente antialemana que Inglaterra ha estado siguiendo desdeñosamente durante todo en todo el mundo ha obtenido la victoria más espectacular”. Por su parte, los líderes británicos imaginaban que Alemania era en gran medida responsable del relativo declive del Imperio Británico, a pesar de que muchas otras potencias estaban surgiendo a expensas de Gran Bretaña.

China hoy muestra muchos de los mismos signos de arrogancia y miedo que exhibió Alemania después de la década de 1890. Los líderes del Partido Comunista Chino (PCC) se sintieron inmensamente orgullosos de guiar a su país a través de la crisis financiera global de 2008 y sus consecuencias, con mayor habilidad que sus homólogos occidentales. Muchos funcionarios chinos vieron la recesión global de esa época no sólo como una calamidad provocada en Estados Unidos sino también como un símbolo de la transición de la economía mundial del liderazgo estadounidense al chino. Los líderes chinos, incluidos los del sector empresarial, dedicaron mucho tiempo a explicar a los demás que el inexorable ascenso de China se había convertido en la tendencia definitoria en los asuntos internacionales. En sus políticas regionales, China comenzó a comportarse de manera más asertiva hacia sus vecinos. También aplastó los movimientos por la autodeterminación en el Tíbet y Xinjiang y socavó la autonomía de Hong Kong. Y en los últimos años ha insistido con más frecuencia en su derecho a apoderarse de Taiwán, por la fuerza si es necesario, y ha comenzado a intensificar sus preparativos para tal conquista.

Juntos, la creciente arrogancia china y el creciente nacionalismo en Estados Unidos ayudaron a entregar la presidencia a Donald Trump, en 2016, después de que éste atrajera a los votantes al evocar a China como una fuerza maligna en el escenario internacional. En el cargo, Trump inició una intensificación militar dirigida contra China y lanzó una guerra comercial para reforzar la supremacía comercial de Estados Unidos, marcando una clara ruptura con las políticas menos hostiles aplicadas por su predecesor, Barack Obama. Cuando Joe Biden reemplazó a Trump en 2021, mantuvo muchas de las políticas de Trump dirigidas a China (impulsadas por un consenso bipartidista que ve a China como una gran amenaza para los intereses estadounidenses) y desde entonces ha impuesto más restricciones comerciales destinadas a complicarle a las empresas chinas el acceso a la tecnología sofisticada.

Pekín ha respondido a este cambio de línea dura en Washington mostrando tanta ambición como inseguridad en sus relaciones con otros. Algunas de sus quejas sobre el comportamiento estadounidense son sorprendentemente similares a las que Alemania presentó contra Gran Bretaña a principios del siglo XX. Pekín ha acusado a Washington de intentar mantener un orden mundial que es inherentemente injusto: la misma acusación que Berlín lanzó contra Londres. “Lo que Estados Unidos ha prometido constantemente preservar es el llamado orden internacional diseñado para servir a sus propios intereses y perpetuar su hegemonía”, declaraba un libro blanco publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de China en junio de 2022. “Los propios Estados Unidos son la mayor fuente de alteración del orden mundial actual”.

Mientras tanto, Estados Unidos ha estado tratando de desarrollar una política hacia China que combine la disuasión con una cooperación limitada, similar a lo que hizo Gran Bretaña cuando desarrolló una política hacia Alemania a principios del siglo XX. Según la Estrategia de Seguridad Nacional de octubre de 2022 de la administración Biden, “La República Popular China alberga la intención y, cada vez más, la capacidad de remodelar el orden internacional en favor de uno que incline el campo de juego global en su beneficio”. Aunque se opone a tal remodelación, la administración enfatizó que “siempre estará dispuesta a trabajar con la República Popular China cuando nuestros intereses se alineen”. Para reforzar este punto, la administración declaró: “No podemos permitir que los desacuerdos que nos dividen nos impidan avanzar en las prioridades que exigen que trabajemos juntos”. El problema ahora es –como lo fue en los años anteriores a 1914– que cualquier apertura a la cooperación, incluso en cuestiones clave, se pierde en recriminaciones mutuas, irritaciones mezquinas y una desconfianza estratégica cada vez más profunda.

En la relación británico-alemana, tres condiciones principales llevaron del creciente antagonismo a la guerra. La primera fue que los alemanes estaban cada vez más convencidos de que Gran Bretaña no permitiría que Alemania ascendiera, bajo ninguna circunstancia. Al mismo tiempo, los líderes alemanes parecían incapaces de definir ante los británicos o ante cualquier otro cómo, en términos concretos, el ascenso de su país reharía o no el mundo. La segunda era que ambas partes temían un debilitamiento de sus posiciones futuras. Irónicamente, esta visión alentó a algunos líderes a creer que deberían librar una guerra más temprano que tarde. El tercero fue una falta casi total de comunicación estratégica. En 1905, Alfred von Schlieffen, jefe del Estado Mayor alemán, propuso un plan de batalla que aseguraría una rápida victoria en el continente, donde Alemania tenía que contar tanto con Francia como con Rusia. Fundamentalmente, el plan implicaba la invasión de Bélgica, un acto que dio a Gran Bretaña una causa inmediata para unirse a la guerra contra Alemania. Como dijo Kennedy: “El antagonismo entre los dos países había surgido mucho antes de que el Plan Schlieffen se convirtiera en la única estrategia militar alemana; pero fue necesario el genio sublime del Estado Mayor prusiano para brindar la ocasión de convertir ese antagonismo en guerra”.

Todas estas condiciones parecen darse ahora en la relación entre Estados Unidos y China. El presidente chino, Xi Jinping, y los dirigentes del PCC están convencidos de que el principal objetivo de Estados Unidos es impedir el ascenso de China pase lo que pase. Las propias declaraciones de China sobre sus ambiciones internacionales son tan insulsas que casi carecen de sentido. Internamente, los líderes chinos están seriamente preocupados por la desaceleración de la economía del país y por la lealtad de su propio pueblo. Mientras tanto, Estados Unidos está tan dividido políticamente que una gobernanza eficaz a largo plazo se está volviendo casi imposible. El potencial de falta de comunicación estratégica entre China y Estados Unidos abunda debido a la interacción limitada entre las dos partes. Toda la evidencia actual apunta a que China está haciendo planes militares para algún día invadir Taiwán, provocando una guerra entre China y Estados Unidos, del mismo modo que el Plan Schlieffen ayudó a producir una guerra entre Alemania y Gran Bretaña.

UN NUEVO GUIÓN

Las sorprendentes similitudes con principios del siglo XX, un período que fue testigo del desastre definitivo, apuntan a un futuro sombrío de confrontación cada vez mayor. Pero el conflicto se puede evitar. Si Estados Unidos quiere evitar una guerra, tiene que convencer a los líderes chinos de que no está empeñado en impedir el futuro desarrollo económico de China. China es un país enorme. Tiene industrias que están a la par de las de Estados Unidos. Pero al igual que Alemania en 1900, también tiene regiones pobres y subdesarrolladas. Estados Unidos no puede, ni con palabras ni con acciones, repetir a los chinos lo que los alemanes entendieron que les decían los británicos hace un siglo: si dejaran de crecer, no habría problema.

Al mismo tiempo, las industrias chinas no pueden seguir creciendo sin restricciones a expensas de todos los demás. La medida más inteligente que China podría tomar en materia comercial es aceptar regular sus exportaciones de tal manera que no hagan imposible que las industrias nacionales de otros países compitan en áreas importantes como los vehículos eléctricos o los paneles solares y otros equipos necesarios para la descarbonización. Si China continúa inundando otros mercados con sus versiones baratas de estos productos, muchos países, incluidos algunos que no se han preocupado demasiado por el crecimiento de China, comenzarán a restringir unilateralmente el acceso al mercado de los productos chinos.

Las guerras comerciales sin restricciones no benefician a nadie. Los países están imponiendo cada vez más aranceles más altos a las importaciones y limitando el comercio y el movimiento de capital. Pero si esta tendencia se convierte en una avalancha de aranceles, entonces el mundo estará en problemas, tanto en términos económicos como políticos. Irónicamente, China y Estados Unidos probablemente serían ambos perdedores netos si las políticas proteccionistas se afianzaran en todas partes. Como advirtió una asociación comercial alemana en 1903, los beneficios internos de las políticas proteccionistas “no tendrían importancia en comparación con el daño incalculable que tal guerra arancelaria causaría a los intereses económicos de ambos países”. Las guerras comerciales también contribuyeron significativamente al estallido de una verdadera guerra en 1914.

Contener las guerras comerciales es un comienzo, pero Pekín y Washington también deberían trabajar para poner fin, o al menos contener, las guerras calientes que podrían desencadenar una conflagración mucho más amplia. Durante la intensa competencia entre las grandes potencias, incluso los conflictos pequeños fácilmente podrían tener consecuencias desastrosas, como lo demostró el período previo a la Primera Guerra Mundial. Tomemos, por ejemplo, la actual guerra de agresión de Rusia contra Ucrania. Las ofensivas y contraofensivas del año pasado no cambiaron mucho las líneas del frente; los países occidentales esperan trabajar para lograr un alto el fuego en Ucrania en las mejores condiciones que el valor ucraniano y las armas occidentales puedan lograr. Por ahora, una victoria ucraniana consistiría en la repulsión de la ofensiva rusa total inicial de 2022, así como en términos que pongan fin a las matanzas de ucranianos, aceleren la adhesión del país a la UE y obtengan garantías de seguridad para Kiev, de Occidente, en caso de violaciones rusas del alto el fuego. Muchos en el campo occidental esperan que China pueda desempeñar un papel constructivo en tales negociaciones, ya que Pekín ha enfatizado “respetar la soberanía y la integridad territorial de todos los países”. China debería recordar que uno de los principales errores de Alemania antes de la Primera Guerra Mundial fue permanecer impasible mientras Austria-Hungría acosaba a sus vecinos en los Balcanes, incluso cuando los líderes alemanes apelaban a los elevados principios de la justicia internacional. Esta hipocresía ayudó a producir la guerra en 1914. Ahora mismo, China está repitiendo ese error en su trato con Rusia.

Aunque la guerra en Ucrania está causando actualmente la mayor tensión, Taiwán podría ser los Balcanes de la década de 2020. Tanto China como Estados Unidos parecen caminar sonámbulos hacia una confrontación a través del Estrecho en algún momento de la próxima década. Un número cada vez mayor de expertos en política exterior de China piensa ahora que la guerra por Taiwán es más probable que improbable, y los responsables políticos estadounidenses están preocupados por la cuestión de cuál es la mejor manera de apoyar a la isla. Lo notable de la situación de Taiwán es que está claro para todos los involucrados (excepto, quizás, para los taiwaneses más decididos a lograr la independencia formal) que sólo un posible compromiso puede ayudar a evitar el desastre. En el Comunicado de Shanghai de 1972, Estados Unidos reconoció que existe una sola China y que Taiwán es parte de China. Pekín ha declarado en repetidas ocasiones que busca una eventual unificación pacífica con Taiwán. Una reafirmación de estos principios hoy ayudaría a prevenir un conflicto: Washington podría decir que bajo ninguna circunstancia apoyará la independencia de Taiwán, y Pekín podría declarar que no utilizará la fuerza a menos que Taiwán dé pasos formales para convertirse en independiente. Un compromiso así no haría que desaparecieran todos los problemas relacionados con Taiwán. Pero haría mucho menos probable una guerra entre grandes potencias por Taiwán.

Frenar la confrontación económica y amortiguar posibles focos de tensión regionales son esenciales para evitar que se repita el escenario británico-alemán, pero el aumento de la hostilidad entre China y Estados Unidos también ha hecho que muchas otras cuestiones sean urgentes. Existe una necesidad desesperada de iniciativas de control de armamentos y de abordar otros conflictos, como el entre israelíes y palestinos. Hay una demanda de señales de respeto mutuo. Cuando, en 1972, los líderes soviéticos y estadounidenses acordaron un conjunto de “Principios Básicos de las Relaciones entre los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”, la declaración conjunta no logró casi nada concreto. Pero generó un mínimo de confianza entre ambas partes y ayudó a convencer al líder soviético Leonid Brezhnev de que los estadounidenses no querían atraparlo. Si Xi, al igual que Brezhnev, pretende seguir siendo líder de por vida, es una inversión que vale la pena hacer.

El aumento de las tensiones entre las grandes potencias también crea la necesidad de mantener una disuasión creíble. Existe un mito persistente de que los sistemas de alianzas llevaron a la guerra en 1914 y que una red de tratados de defensa mutua atrapó a los gobiernos en un conflicto que se volvió imposible de contener. De hecho, lo que hizo que la guerra fuera casi una certeza después de que las potencias europeas comenzaron a movilizarse entre sí en julio de 1914 fue la esperanza irreflexiva de Alemania de que Gran Bretaña, después de todo, no acudiera en ayuda de sus amigos y aliados. Para Estados Unidos, es esencial no dar ninguna causa para tales errores en la próxima década. Debería concentrar su poder militar en el Indo-Pacífico, haciendo de esa fuerza un elemento disuasivo eficaz contra la agresión china. Y debería revitalizar la OTAN, haciendo que Europa cargue con una parte mucho mayor de los costos de su propia defensa.

Los líderes pueden aprender del pasado, tanto de manera positiva como negativa, sobre qué hacer y qué no hacer. Pero primero tienen que aprender las grandes lecciones, y la más importante de todas es cómo evitar guerras horrendas que reduzcan a escombros generaciones de logros.

Link https://www.foreignaffairs.com/china/sleepwalking-toward-war-united-states

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor