jueves 20 de junio de 2024
spot_img

Claudia Sheinbaum será la próxima presidenta de México. ¿Pero qué versión de ella gobernará?

Es pragmática e ideóloga. ¿Cuál dominará?

Por José Luis Sabau

Traducción Alejandro Garvie

Prácticamente en cada esquina de la capital de México los conductores se encuentran con activistas políticos que sostienen carteles de uno u otro de los partidos políticos del país. Pancartas coloridas animan las paredes grises y blancas de los edificios de oficinas de la ciudad. La nación se está preparando visiblemente para las elecciones presidenciales del domingo.

Una palabra domina, en vallas y calcomanías en los parachoques, incluso en los comerciales de radio: Morena. Es el acrónimo del actual partido gobernante de México, el Movimiento de Regeneración Nacional, que ganará en las próximas elecciones.

Y una persona también domina. Junto al logo rojo oscuro del partido, los mexicanos se han acostumbrado a leer la frase “Es Claudia” – “Es Claudia” – o “Claudia Presidenta” – “Presidenta Claudia”. Esos lemas se refieren a Claudia Sheinbaum, de 61 años, ex alcaldesa de la Ciudad de México y clara favorita para ocupar el cargo más alto del país.

De hecho, la contienda está prácticamente decidida. Morena, con dos partidos aliados, ocupa actualmente la mayoría de escaños en la Cámara de Diputados y el Senado de México. También es el partido del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien, a pesar de muchas controversias a lo largo de su mandato, mantiene un índice de aprobación muy por encima del 50 por ciento.

Como resultado, Sheinbaum parece una apuesta segura. Las encuestas le dan un amplio margen de victoria de entre el 15 y el 25 por ciento. Además, esta diferencia se ha mantenido constante desde septiembre pasado, cuando las fuerzas políticas más importantes de México anunciaron sus candidatos a la presidencia. Sheinbaum es tan popular como su partido.

Entonces, a menos que ocurra algo inesperado –algo que destruya una ventaja de 20 puntos de la noche a la mañana– los mexicanos saben lo que sucederá el día de las elecciones. Millones de personas acudirán a las urnas y, alrededor de la medianoche, el presidente del Instituto Nacional Electoral de México anunciará a Claudia Sheinbaum como la próxima líder del país y la primera mujer en ocupar la presidencia.

La verdadera incógnita, sin embargo, es qué pasará después de eso.

Desde que Claudia Sheinbaum ha sido una figura pública, ha alternado entre lo que la gente aquí considera dos personalidades diferentes. Por un lado, es una física consumada con experiencia en ciencias ambientales y reputación de pragmatismo. Por el otro, es una activista de izquierda desde hace mucho tiempo, una aliada cercana y defensora de López Obrador, una figura divisiva que llegó al poder prometiendo representar a los niveles más bajos de la sociedad mexicana y, durante su mandato, aumentó el gasto social a un nivel histórico, al mismo tiempo que ataca el sistema de controles y equilibrios de México.

La pregunta que surge aquí es: ¿Cuál de las dos personalidades de Sheinbaum dominará? Algunos piensan que será la Angela Merkel de México, una científica de formación que priorizará la eficiencia sobre la ideología en beneficio de la nación. Otros la ven como una mera marioneta de López Obrador, quien seguirá sus pasos izquierdistas, aumentando los programas de bienestar social y luchando contra la Corte Suprema de la nación.

La verdad, con toda probabilidad, es que se encontrará en algún punto intermedio. Pero la forma en que se establezca ese equilibrio, la forma en que concilie estos aspectos de su vida, definirá no sólo el futuro de México sino también qué tipo de presidenta será cuando se trate de negociar con Estados Unidos y su presidente.

En otras palabras, que Claudia –o una combinación de ambas– llegue a ser presidenta tendrá una enorme influencia en el panorama político estadounidense en un momento en que la inmigración, el tráfico de drogas y el comercio son temas prioritarios para los políticos estadounidenses.

México ya desempeña un papel desproporcionado en lo que respecta al debate estadounidense sobre la inmigración, y tener un presidente mexicano decidido a defender la soberanía mexicana y la de otros países latinoamericanos podría empeorar la crisis fronteriza estadounidense durante un ciclo electoral presidencial. Pero las implicaciones para Estados Unidos van más allá de la inmigración. Una Sheinbaum más ideológica e izquierdista podría fácilmente adoptar una perspectiva nacionalista sobre la política y el comercio de drogas. Podría buscar condiciones más beneficiosas para México en las negociaciones del T-MEC el próximo año o no estar dispuesta a cooperar con las autoridades estadounidenses para investigar el creciente tráfico de drogas como el fentanilo. Una Sheinbaum más pragmática, por otro lado, podría encontrar compromisos al discutir el comercio y acordar un punto medio para investigar los cárteles con el apoyo de Estados Unidos sin poner en riesgo la soberanía de México.

Eso significa que Estados Unidos debería tener un gran interés en descubrir qué lado de la personalidad de Sheinbaum gobernará sus interacciones con Washington. Y resulta que algunos episodios clave de su pasado tuvieron lugar en Estados Unidos.

México hoy es una democracia con una transferencia pacífica del poder entre partidos y elecciones ampliamente exitosas. Pero este es un fenómeno bastante reciente. Durante la mayor parte del siglo XX, el país estuvo gobernado por un solo partido político, el PRI, en una forma única de autocracia, que le valió el apodo de “la dictadura perfecta” del escritor peruano Mario Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel.

Durante cerca de 70 años, el PRI gobernó el país de arriba a abajo, ocupando la presidencia, las gobernaciones y el Congreso. Sin embargo, cada seis años, el partido celebraría elecciones y una nueva generación de políticos entraría en sus filas. Los disidentes fueron severamente castigados. En 1968, mientras los estudiantes buscaban proteger la autonomía de las universidades públicas de México, las fuerzas gubernamentales abrieron fuego contra los manifestantes, lo que provocó una masacre y el encarcelamiento de muchos estudiantes activistas. Esto volvería a ocurrir, en 1971. La gente cambiaría con el tiempo, pero el partido no y cualquiera que se opusiera era reprimido.

Ese es el México en el que creció Claudia Sheinbaum. Nacida en 1962, era hija de un pequeño empresario y una aclamada bióloga celular, ambos descendientes de inmigrantes judíos de Europa, aunque la propia Sheinbaum no es practicante religiosa; mantenía una imagen de la Virgen católica de Guadalupe en su escritorio como alcaldesa de la Ciudad de México. Debido a la vida académica de su madre, la familia de Sheinbaum era cercana a algunos de los estudiantes manifestantes que fueron arrestados en 1968. Su infancia se dividió entre estudiar para los exámenes, leer libros, escuchar reuniones políticas de la naciente izquierda de México y visitar a amigos de la familia encarcelados bajo el régimen del PRI.

Como estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se especializó en física con enfoque en generación de energía limpia. Al mismo tiempo, sin embargo, fue un miembro central de la comunidad activista de la universidad, participó en el Consejo Estudiantil y encabezó una serie de protestas contra el régimen. Ella era a la vez Claudia la física y Claudia la activista. Incluso su tesis de licenciatura en física tenía una dimensión política: Estudió el impacto de las estufas utilizadas por las comunidades indígenas purépechas en México para comprender mejor el consumo de energía en las zonas rurales.

Posteriormente, se mudó brevemente a California, donde realizó investigaciones en la Universidad de California, Berkeley, mientras su entonces esposo, Carlos Ímaz, realizaba estudios de posgrado en Stanford. Incluso entonces, lejos de México, Sheinbaum encontró una salida para la política. Cuando el presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari visitó el campus de Stanford en 1991, se unió a los manifestantes con un cartel que pedía “Libre comercio y democracia ahora”, un momento que quedaría inmortalizado en la portada del periódico de la universidad, el Stanford Daily.

La verdad es que todo el tiempo, Sheinbaum ha sido tanto una investigadora centrada en su carrera como una activista social profundamente comprometida con la izquierda de México. Al regresar a México después de sus estudios de posgrado, Sheinbaum se unió al cuerpo docente de la UNAM impartiendo cursos sobre gestión energética mientras se unía al recién formado Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México, un partido de izquierda dirigido por el gobernador de Michoacán, Cuauhtémoc Cárdenas.

En 2000, un político entonces prometedor se postuló para alcalde de la Ciudad de México con el PRD y ganó; era López Obrador. Sheinbaum se incorporó a su administración como Secretaria de Medio Ambiente, su primera vez en un cargo público.

Según una biografía de la carrera de Sheinbaum publicada antes de las elecciones, ella hizo ese trabajo como una pragmática basada en datos, incluso cuando su jefe se hizo conocido como un ideólogo de izquierda. Sheinbaum estaba a cargo de ampliar las carreteras de la Ciudad de México y lo hizo construyendo una segunda vía sobre las arterias principales de la ciudad, Periférico y Viaducto, para reducir las emisiones y la congestión del tráfico. También estuvo a cargo de construir la primera línea de metro de la ciudad para ampliar el transporte público, ahora un elemento básico de la infraestructura urbana de la Ciudad de México. Como lo expresa una memoria reciente, Sheinbaum estaba apasionada por los aspectos técnicos de los proyectos e impaciente con las maniobras políticas que a menudo se necesitaban para llevarlos a cabo.

Pero la política y el activismo nunca estuvieron lejos. Cuando López Obrador se postuló para presidente en 2006, ella se convirtió en la portavoz de su campaña; Cuando perdieron las elecciones y denunciaron fraude político, Sheinbaum organizó protestas en apoyo a su movimiento. Ése era su modus operandi: técnico cuando era posible, político cuando era necesario.

Sheinbaum se tomó un descanso de la política a partir de 2006, cuando terminó el mandato de López Obrador en la Ciudad de México y se vio envuelta en una controversia política que involucraba a su entonces esposo recibiendo sobornos, supuestamente en apoyo a la campaña presidencial de López Obrador. Luego del escándalo, Sheinbaum volvió a ejercer la docencia a tiempo completo en la UNAM y participó como miembro del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (ICPP)

Fue casi una década después, cuando López Obrador creó un nuevo partido, Morena, que Sheinbaum volvió a entrar en la política. En 2015, se postuló para convertirse en jefa municipal de Tlalpan, uno de los 16 distritos de la Ciudad de México. Morena era visto como un partido decididamente de izquierda, que buscaba “transformar” a México y poner fin a una “era neoliberal”. Pero después de ser elegida, comenzó a hacerse un nombre como pragmática. En 2018, hizo una apuesta exitosa para convertirse en la candidata de Morena a la alcaldía de la Ciudad de México, superando a más candidatos partidistas, como el veterano activista Martí Batres. Sheinbaum ganaría las elecciones utilizando su pragmatismo para atraer votantes de clase media y al mismo tiempo apoyaría la postura ideológica de Morena, que atraía a votantes de clase baja que se sentían abandonados por administraciones anteriores.

Como alcaldesa, al menos al inicio de su mandato, predominó el carácter técnico de Sheinbaum. Su administración no estuvo marcada por el tipo de batallas políticas que siguieron a su predecesor, Marcelo Ebrard, quien legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo y despenalizó el aborto. En cambio, se centró en grandes proyectos de infraestructura e innovación, destinados a mejorar la movilidad y disminuir las emisiones de carbono. Lideró el desarrollo de un sistema de teleférico, capaz de transportar a 133.000 personas cada día. También desarrolló un programa de wifi gratuito en toda la ciudad y comenzó a construir el parque solar más grande dentro de una ciudad, construido sobre el icónico mercado Central de Abastos de México. Es muy famoso que trabajó con personas ajenas a su propio partido para consolidar su gabinete, incluido su secretario de Seguridad Pública, Omar García Harfuch, quien luego se postularía para reemplazar a Sheinbaum como alcalde con su bendición.

Su mandato, por supuesto, tuvo sus dificultades. Tuvo que afrontar una serie de crisis, incluido el repentino colapso de un tren de metro que provocó la muerte de 26 civiles. Pero incluso entonces, la ideología parecía ser una ocurrencia tardía; un fantasma de su pasado activista.

No fue hasta después de las elecciones intermedias de 2021 que Sheinbaum tuvo que lidiar más de cerca con la política. La elección resultó en un voto de censura contra el presidente López Obrador después de la pandemia de COVID-19, lo que disminuyó el control de su partido en el Congreso y, en un cambio histórico, convirtió a nueve de los 16 distritos de la Ciudad de México (muchos de ellos gobernados por la izquierda) en la oposición. Pronto abandonó su postura como alcaldesa técnica y volvió a convertirse en una de las más feroces defensoras de López Obrador.

Antes de 2021, Sheinbaum se abstuvo de atacar al instituto electoral autónomo de México, el INE, que el presidente López Obrador ha criticado desde las elecciones presidenciales de 2006. Luego de las elecciones de mitad de período de 2021, Sheinbaum se unió a su mentor y comenzó a tuitear contra el instituto. Algo similar ocurrió al hablar de los principales partidos de oposición: PAN y PRI. Sus menciones a la oposición política antes de 2021 fueron escasas; después, los criticaría por oponerse a una reforma del sector energético de México y los criticaría como heraldos de desigualdad. La Sheinbaum, más política, había surgido una vez más para defender a su partido y a su líder.

Parte de ese cambio probablemente se debió al cambio entre ser alcalde y postularse para presidente. Pero también marcó el regreso de la tensión que caracterizó su vida.

Ahora, con las elecciones a la vuelta de la esquina, cuál de las personalidades de Sheinbaum guiará su presidencia es un tema candente de debate aquí. Basta mirar el plan de gobierno propuesto por Sheinbaum para ver la tensión inherente entre sus personajes.

Algunas de sus propuestas son verdaderamente de naturaleza técnica, como crear un programa para apoyar a las mujeres víctimas de violencia (Propuesta #49) o duplicar la capacidad de carga ferroviaria de México (Propuesta #71). Otras son de naturaleza verdaderamente política, como reformar el instituto electoral y la Corte Suprema de la nación para que sus ministros y magistrados sean elegidos por voto popular (Propuestas #8 y #98). Ambas fueron prioridades clave para López Obrador que no logró implementar.

En ninguna parte esta tensión es más evidente que en sus propuestas para el sector energético. Por un lado, Sheinbaum ha expresado su desacuerdo con la reticencia de López Obrador a invertir en energías renovables. De hecho, la Propuesta #66 de su plan de gobierno trata precisamente de “apoyar una transición energética” hacia fuentes más verdes. Sin embargo, para hacer esto, pretende mantener las empresas estatales de Petróleo y Electricidad de México que han sido favorecidas por López Obrador a pesar de sus inmensas deudas (Propuestas #63-65). Entonces, ¿cuál será? ¿Un futuro verde o uno que invierta en petróleo estatal? En este momento, nadie puede decirlo con seguridad.

Cualquiera Claudia o combinación de Claudias que llegue al poder determinará si buscará un diálogo abierto con el presidente de Estados Unidos o luchará con fervor ideológico para proteger la soberanía de México. Determinará si México competirá por la inversión global a medida que docenas de empresas occidentales buscan trasladarse fuera de China o si México se centrará únicamente en preocupaciones internas. ¿Seguirá Claudia Sheinbaum opiniones partidistas y se guiará por la ideología, o seguirá su pasado técnico?

Ése es el resultado electoral que los mexicanos –y los estadounidenses– conocerán sólo después de que el nuevo presidente asuma el cargo.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/06/01/claudia-sheinbaum-mexico-presidential-election-00161081

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases