lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

Macron, Putin y Marc Bloch

A 79 años de la victoria de las fuerzas aliadas sobre la Alemania nazi, fecha celebrada en estos días, los conflictos que mortifican al mundo actual involucran las disputas por el relato que se reflejan en el espejo de la historia.

El presidente francés Emmanuel Macron, en reportaje que fue nota de tapa de The Economist la semana pasada, comparó las amenazas y desafíos que enfrenta Europa con los de los años de entreguerras, un siglo atrás.

Para Macron las élites europeas están presas hoy de la misma ceguera de entonces. Europa, dice Macron, se enfrenta a un peligro inminente, “las cosas pueden venirse abajo muy rápidamente”. Y la razón de ello es la guerra de Rusia en Ucrania. Si se llegara a quebrar la resistencia de Kiev, advierte el presidente francés, la seguridad e integridad de Europa quedaría expuesta y vulnerable a las apetencias de Putin. Curiosamente, Putin también utiliza el mismo recuerdo y compara, acusando a lo que genéricamente llama “Occidente” de representar a “los herederos modernos de los nazis”.

Acaso en este desgarro de la memoria histórica que se forjó sobre los escombros de la Segunda Guerra Mundial y contribuyó a alumbrar el mundo de posguerra radique la preocupación que llevó a Macron a recordar en su apelación sobre la bancarrota moral de las elites el testimonio del historiador Marc Bloch.

En 1940, Bloch escribió el libro La extraña derrota, con la indicación de que no se publicara hasta que Francia se liberara de la ocupación. Por ser judío, tuvo que ocultarse durante el régimen de Vichy, se sumó en 1943 a las fuerzas de la Resistencia, y fue capturado por la Gestapo el 8 de marzo de 1944.

¿Estas páginas serán publicadas alguna vez? -se preguntaba. No lo sé. En cualquier caso, es probable que, durante mucho tiempo, no puedan ser conocidas fuera de mi entorno inmediato”. Pero, tarde o temprano -agregaba- “vendrá el día, lo espero ardientemente, en que Francia verá florecer de nuevo, sobre su viejo suelo ya bendecido por tantas cosechas, la libertad de pensamiento y de juicio. Entonces se abrirán las carpetas ocultas, las brumas, que comienzan a tejer una malla de ignorancia o mala fe en torno al desmoronamiento más atroz de nuestra historia, se disiparán poco a poco, y quizás a los historiadores que se afanen en ver a través de ellas, les resulte de utilidad hojear, si logran descubrirlo, este atestado del año 1940”.

Diez días después del desembarco de Normandía, ya en el último tramo de la guerra, Bloch fue fusilado por los nazis junto con otros 29 resistentes, el 16 de junio del ’44 cerca de Lyon. Sus últimas palabras fueron: “¡Vive la France!”. Fue una de las víctimas de Klaus Barbie, que pasó a la historia como “el carnicero de Lyon”, escapó a Sudamérica luego de la guerra, llevado a juicio en los años 80 y condenado a perpetua, terminó sus días allí donde cometió sus crímenes.

En su dedicatoria a otro de sus libros póstumos, Apología para la historia o el oficio de historiador, fechada el 10 de mayo de 1941, Bloch le escribía a su colega y amigo Lucien Febvre: “En el momento en que escribo sobre la tarea común, se ciernen muchas amenazas. No por culpa nuestra. Somos los vencidos provisionales de un injusto destino. Tiempos vendrán, estoy seguro, cuando nuestra colaboración podrá realmente reanudarse: ser pública como en el pasado y, como en el pasado, libre”. Sus libros y su testimonio perduran indelebles y vivos hasta nuestros días. Nos siguen enseñando e interpelando.

Publicado en Clarín el 11 de mayo de 2024.

Link https://www.clarin.com/opinion/macron-putin-marc-bloch_0_QPAc1aQgVT.html

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo