lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

El terremoto de su vida

Por Daniel A. Gross

Traducción Alejandro Garvie

A las 10:23 de la mañana, cuando el área de la ciudad de Nueva York comenzó a temblar, Folarin Kolawole, profesor asistente de geología estructural en la Universidad de Columbia, se estaba reuniendo con un grupo de estudiantes de posgrado que se especializan en fallas y fracturas. “Todos empezamos a ponernos nerviosos”, me dijo. “Por la duración del temblor, supusimos que sería de magnitud 5”.

El terremoto de hoy, que resultó ser un temblor de magnitud 4,8 con epicentro cerca de la estación Whitehouse, Nueva Jersey, fue el más fuerte que haya sacudido el gran Nueva York en ciento cuarenta años, según Kolawole y un sismólogo de Columbia llamado Won-Young Kim. En 1884, un terremoto con una magnitud de aproximadamente 5,2 retumbó en Nueva York y se sintió desde Maryland hasta Maine; El Times describió un sonido “como un trueno ahogado en las entrañas de la tierra”.

John McPhee, que ha colaborado con artículos para The New Yorker desde 1963, incluidos muchos sobre geología y terremotos, se encontraba en Princeton, Nueva Jersey, a unos cincuenta kilómetros del epicentro. “Toda mi casa tembló”, me dijo. Nunca antes había experimentado un terremoto, pero siempre había querido hacerlo. “Tengo noventa y tres años y esperé noventa y tres años hasta el terremoto”. McPhee comprendió de inmediato la rareza del temblor del viernes. La actividad sismológica de este tipo suele ocurrir a lo largo de fallas que separan placas tectónicas, y el área de Nueva Jersey no se considera un límite de placa activo.

En 1979, un leve terremoto sacudió la comunidad no incorporada de Cheesequake, Nueva Jersey, que está a unas veinticinco millas de Princeton. Causó muy pocos daños, excepto en un aula de ciencias de una escuela local. McPhee estaba fuera de casa en ese momento, pero escribió sobre ello en su libro “Assembling California” y seguía teniendo la esperanza de sobrevivir a un terremoto. Recordó haber hablado con un sobrino que había vivido varios en Los Ángeles. “Me contaba constantemente que estaba en tiendas de comestibles con botellas y latas que se caían de los estantes”, dijo McPhee. “¡Lo envidiaba! Ya no lo envidio”.

Kolawole, por su parte, experimentó el temblor de hoy en un antiguo edificio del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty, en Palisades, Nueva York. Uno de sus estudiantes de posgrado preguntó: “¿Crees que podemos construir un nuevo edificio con esto?” Desgraciadamente, un temblor de 4,8 en la escala de Richter se considera “ligero” y normalmente causa poco o ninguno de los daños que podrían provocar renovaciones. Pero Kolawole advirtió que aquí todavía es posible que se produzcan terremotos de mayor magnitud. “Sabemos que estos temblores pueden ser precursores de un gran evento”, afirmó. “Básicamente te dicen que se acumula estrés y que el estrés se libera en pequeñas porciones”.

Un momento después, nuestra conversación fue interrumpida por un molesto tono agudo proveniente de nuestros teléfonos celulares. Una alerta de emergencia informaba que era posible que se produjeran réplicas, pero que podíamos “continuar con las actividades habituales”. Kolawole no estaba preocupado; las réplicas inmediatas tienden a ser más débiles que los temblores iniciales. Pero señaló que las actividades humanas, como la minería y la construcción de represas en ríos, a veces pueden contribuir a la liberación de energía de las fallas. El epicentro en Nueva Jersey estuvo cerca de varias canteras y estaba ansioso por investigar. “Voy a ir a la zona esta tarde”, dijo, “para ver si hay alguna información en las rocas”.

Publicado en el Newsletter del The New Yorker

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo