jueves 29 de febrero de 2024
spot_img

Elecciones en Holanda

Las elecciones regionales que se celebraron este miércoles en Holanda, supusieron un traspié para Mark Rutte del Partido de la Libertad (PvV) que verá desarmada su coalición de gobierno con la nueva composición que tendrá el Parlamento. Foro para la Democracia (FvD), un partido euroescéptico liderado por el joven populista Thierry Baudet engrosó su bancada que pasaría de dos a trece diputados –la Cámara tiene un total de setenta y cinco– para apoyar sus medidas anti inmigratorias y conservadoras.

Luego de su exitosa elección, Baudet se presentó ante los medios exultante y contento por el “magnífico pueblo del que formamos parte, con cientos de miles de años de historia y al que le han fallado sus gobernantes”, recordando lo nocivo de “la entrada de miles de personas que vienen de culturas opuestas a la nuestra, por si no tuviéramos bastantes problemas con la inmigración”. A tono con el presidente Donald Trump denostó, “la hechicería del clima, la idolatría de lo sostenible, y el adoctrinamiento de la izquierda”, y dijo: “Somos el partido del renacimiento de Holanda y de la democracia”.

Baudet es conocido por sus polémicas declaraciones, especialmente sobre la migración y la igualdad entre hombres y mujeres. En una ocasión dijo que “las mujeres sobresalen menos a nivel profesional y son menos ambiciosas”. En 2017, su partido contaba con apenas 1.863 afiliados. En 2019 pasaban ya de los 30.000. Su prédica despliega en clave derechista el contenido populista de su propuesta política: democracia directa a base de referéndums y formar un gobierno “con expertos apolíticos”.

Dos días antes de la elección un atentado que todavía se está investigando, perpetrado en un tranvía de Utrecht, dejó el saldo de tres personas muertas y cinco heridos graves. El historiador Baudet –tal es su profesión– fue el único candidato que no sólo no dejó la campaña, sino que utilizó el hecho para abonar sus ideas: “Lo vimos el lunes en Utrecht, hay violadores y ladrones en libertad”, en referencia al pasado judicial del sospechoso del tiroteo, que es nacido en Turquía.

La coalición que sostiene el gobierno de Rutte está herida. Con ocho años en el poder, había superado con éxito las elecciones de 2017, en las que dejó segundo –lejos– al PvV antimusulmán, dirigido por el diputado platinado de extrema derecha Geert Wilders, que en 2017 apalancó su campaña con el triunfo de Donald Trump y el Brexit, y amenazaba con desbancar al liberal Rutte. Hoy, al “cuco” le surgió un competidor que lo destronó en el arte contemporáneo de transformar en poder político el resentimiento y la frustración de una parte del electorado. Wilders, el gran derrotado, pasó de tener nueve a seis escaños, perdiendo muchos votos a manos del PvD.

Por su parte, GroenLinks, partido ecologista de izquierda, liderado por el joven político Jesse Klaver, de 33 años, hijo único de un padre de origen marroquí y de una madre holando-indonesia, también aumentó con fuerza, pasando de cuatro a ocho escaños, pero manteniéndose en minoría frente al auge de la derecha. Klaver, considerado el JFK holandés se ha llamado a combatir la ola derechizante que se abate sobre su país y sobre Europa.

No obstante, a dos meses de las elecciones del Parlamento Europeo, se estima que los populistas aportarán un 12% del electorado holandés para colocar en esa institución a sus representantes.

El malestar de los europeos con el desempeño económico y con la inmigración se traduce en todos los países en el crecimiento de formas políticas antisitémicas tradicionalistas, del mismo modo que el fascismo surgió en el período de entreguerras como reacción a un liberalismo que no brindaba soluciones a sus problemas cotidianos.

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Martín D'Alessandro

La Argentina emocional

Alejandro Garvie

El futuro del comercio mundial

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Lecciones de Maquiavelo a los argentinos