lunes 17 de junio de 2024
spot_img

El tipo de cambio y la Inflación

Antes de comenzar a analizar el comportamiento de la inflación queremos recordar lo que planteamos en una columna anterior. Y es que, si bien la inflación en el corto plazo obedece a múltiples causas, no se puede negar que el tipo de cambio es una variable importante para la formación de los precios de los distintos bienes y servicios.

Los bienes y servicios transables (exportables o importables) al tener valor en dólares, tienden a trasladar más rápidamente la devaluación del tipo de cambio al mercado interno. En el caso de los bienes importados se incrementan en la misma magnitud que el tipo de cambio, porque tienen precio dólar en el mercado internacional (maquinarias, insumos importados, etc.). A su vez, los bienes exportados también incrementan en parte sus precios ante una devaluación, porque existe como alternativa venderlos en el exterior (ej. productos alimenticios).

Los bienes y servicios domésticos (que no se exportan ni se importan), para mantener la capacidad de compra en términos de los bienes transables, tienden a trasladar parcialmente la devaluación a sus precios a pesar de no estar vinculados con el comercio internacional.

El Tipo de Cambio, considerando valores promedios mensuales, en el mes de septiembre registró una variación mensual de 28% y en el año acumula una variación de 118%.

La semana pasada, el INDEC, informó la variación de los precios minoristas y mayoristas respectivamente.

El índice de precios minoristas (IPC), que contiene tanto bienes transables como no transable en su canasta, registró en el mes de septiembre una inflación mensual de 6,5%. Los bienes estacionales aumentaron 4%, los regulados 4,7% y el IPC núcleo[i] 7,6%.  

En el acumulado del año, la variación de los precios fue de 32,4% para el nivel general. Los bienes estacionales registraron un crecimiento de 21,8%, el IPC núcleo 33,1% y regulados 35,5%.

El índice de precios mayoristas (IPIM), donde los bienes transables predominan dentro de la canasta, registró una variación mensual con respecto agosto de este año de 16%. Los bienes nacionales aumentaron 15,3% y los importados registraron 24,2%.

En el acumulado del año, la variación del índice general fue de 66,1%, los productos nacionales 63,2% y los importados 104,9% (similar al comportamiento del tipo de cambio).

A partir del comportamiento dispar del IPC y el IPIM, 32,4%% y 66,1% en lo que va del año respectivamente, se puede anticipar que el comercio minorista perdió márgenes de rentabilidad, dado que la variación de los precios mayoristas no ha sido trasladada totalmente a los precios minoristas.

Respecto de esto, seguramente los precios al consumidor en el transcurso de este año y del que viene crezcan por encima de los mayoristas, pero es poco probable que puedan recomponer totalmente los márgenes. Dado que es de esperar, al menos en el corto plazo, un cambio de los precios relativos a favor de los bienes transables.

Para los próximos meses se proyecta una desaceleración de la inflación en ambos índices, como consecuencia de que la política económica será contractiva. Las autoridades han anunciado un ajuste fiscal importante (suba de impuestos y baja de gastos público) en torno al 2,6% del producto para el 2019 y una política monetaria restrictiva (crecimiento nulo de la cantidad de dinero[i] con altas tasas de interés) al menos para los próximos 8 meses. Bajo este contexto, el escenario más probable, es que se profundice la recesión, que el tipo de cambio se estabilice y qué en base a esto, la variación de los precios disminuya especialmente a partir de 2019.

En cambio, a mediano plazo, la estabilidad de precios dependerá del comportamiento de la emisión monetaria, de la evolución de los agregados monetarios y de la actividad económica. Si la cantidad de dinero tiende a crecer por encima de la actividad económica, habrá presiones inflacionarias. Si sucede lo contrario, es de esperar que la inflación tienda a estabilizarse. Es decir, será la dinámica de la política monetaria la que defina el comportamiento futuro de la inflación.

 



[i] En el caso de la Base Monetaria se contempla que puede variar por cuestiones estacionales en los meses de diciembre y junio.

[i] El IPC Núcleo no incluye los precios de los bienes regulados ni los bienes que tienen comportamiento estacional.

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones