menu
Economía 20 11 2020

Von der Leyen: "La cumbre del G20 es un nuevo comienzo para multilateralismo"










La Unión Europea está impaciente por empezar a cooperar de nuevo con Estados Unidos en materias como la lucha contra la pandemia o el cambio climático tras la elección presidencial de Joe Biden, y espera que la cumbre del G20 de este fin de semana será "un nuevo comienzo para el multilateralismo".

"Mientras Estados Unidos, hasta ahora, se ha resistido a comprometerse en estos asuntos, ahora estoy muy esperanzada con que esto cambie con el nuevo presidente electo", Joe Biden, declaró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

En una rueda de prensa previa a la cumbre virtual del G20 de este fin de semana, Von der Leyen señaló que "la nueva administración (estadounidense) ya se ha comprometido a aumentar la cooperación multilateral" y destacó que el cambio ya se ha empezado a apreciar en términos prácticos.

Aunque a esta próxima cumbre aún vaya a asistir el actual presidente estadounidense, Donald Tump, Washington va a apoyar las conclusiones comunes en materia de cambio climático, permitiendo así el consenso que se rompió en 2019.

Von der Leyen también acogió con buen agrado que en este último año "más de la mitad de los países del G20" se hayan comprometido a lograr la neutralidad climática.

CORONAVIRUS

De cara a la reunión de las mayores economías del mundo, la Unión Europea reclamó a los socios del G20 un mayor esfuerzo económico para garantizar que los países pobres también tengan acceso a vacunas y tratamientos contra la covid.

"El objetivo es comprar 2.000 millones de dosis para el final de 2021 para los países de ingresos medios o bajos", para las que ya se han "hecho contribuciones de 1.800 millones dólares" a través del proyecto Covax, de los que 800 millones provienen de la Unión Europea.

"Hará falta más en 2021. Las estimaciones son de unos 5.000 millones de dólares", dijo la presidenta del Ejecutivo comunitario, quien agregó que "también se necesita financiación para testeo y tratamientos", donde "las necesidades totales son de 38.000 de dólares" y se han recaudado 4.000 millones.

Ese agujero de 37.200 millones de dólares que falta para cubrir las necesidades de economías menos desarrolladas "parece mucho, pero no lo es en comparación con el coste de esta pandemia", subrayó Von der Leyen.

En este esfuerzo por ayudar a los países pobres, tanto Von der Leyen como el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, celebraron el acuerdo alcanzado entre los ministros de Finanzas del G20 para ampliar hasta junio del año que viene la Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, Michel dijo que se trata de "un paso en la buena dirección", pero aseguró que "no es suficiente".

FUTURO DE LA OMS


Bajo la premisa de que todos los países del mundo tienen que "aprender del pasado y trabajar juntos más allá de la actual pandemia de coronavirus", la Unión Europea quiere seguir reservando un papel primordial a la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero solventando los fallos detectados en la crisis actual.

"La OMS debe desempeñar un papel líder. Y sí, tiene que aprender de las lecciones de esta crisis y mejorar su efectividad (...). De hecho, todos los países tienen que mejorar sus esfuerzos conjuntos", dijo Von der Leyen.

Con ese fin, la presidenta de la CE anunció que la UE albergará en 2021 un foro global de salud durante la presidencia italiana del G20, sin ofrecer más detalles.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, reiteró su propuesta de crear un "tratado internacional sobre pandemias" para reforzar los compromisos internacionales en futuras crisis sanitarias globales. (EFE)