menu
Internacionales 28 02 2021

Venezuela ahora quiere romper relaciones con España










El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó en las últimas horas "revisar a fondo" todas las relaciones con España como reacción a la visita de la canciller de ese país, Arancha González Laya, a la frontera de Colombia con Venezuela para analizar la situación de migrantes y refugiados de ese segundo país, y tras una semana de tensión con la Unión Europea con la expulsión de su embajadora.
"Basta de hipocresía, se lo advertimos. El que quiera buenos tratos tiene que dar respeto y buen trato a Venezuela. Procedamos a revisar a fondo todas las relaciones con España, a todo nivel", aseguró anoche Maduro durante un discurso televisado, citado por la agencia de noticias Europa Press.
"Vamos a revisar a fondo todas las relaciones con España, ya basta de agresiones. Vamos a responder de manera contundente cualquier agresión que venga, ya sea de palabra, acción, diplomática o política", agregó.
El mandatario venezolano acusó a la canciller española de "declarar a favor de la política xenofóbica de Colombia en contra de Venezuela" y de interesarse más por la situación de los venezolanos que abandonaron el país que por "buscar a los refugiados y a la gente que huye de África y se muere en el Mar Mediterráneo".
"Go home (váyase a casa) canciller de España, basta de humillaciones contra Venezuela, ya basta de hipocresía, de abuso, ya basta de posiciones de doble rasero, favoreciendo a los paramilitares colombianos, al Gobierno de Colombia, a los asesinatos y masacres", concluyó Maduro, citado por la la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano.
Este nuevo choque se suma al que protagonizó el mismo Gobierno venezolano con la Unión Europea (UE) la semana que terminó.
Primero, Maduro declaró persona no grata a la embajadora de la UE, Isabel Brilhante Pedrosa, y le dio 72 horas para abandonar el país, y luego Bruselas hizo lo mismo con la diplomática Claudia Salerno, aunque no ordenó su expulsión del territorio belga ya que también es la representante venezolana concurrente con otros estados vecinos.
La UE envía hace tiempo, a través de la misión conjunta de la Acnur, la agencia para refugiados de la ONU, y la Organización Internacional de Migraciones (OIM) en la región, ayuda para los millones de venezolanos que abandonaron su país en los últimos años para escapar de lo que Naciones Unidas ha calificado como una crisis humanitaria y se han instalado, principalmente, en las naciones vecinas como Colombia (Telam).