menu
Opinión 11 08 2022

Sinfonía Cerati


Autor: Aníbal Barengo









Gustavo Cerati sigue sorprendiendo: en el día de su cumpleaños número 63 se lanza "14 episodios sinfónicos" y supera el millón de suscriptores en su canal oficial de YouTube.

A mediados del año 2010 me encontraba en Medellín participando del Congreso Iberoamericano de Cultura, con la presencia de presidentes, ministros, artistas y gestores de ambos lados del Atlántico. Durante la ceremonia de inauguración se homenajeó a músicos a lo largo de la historia y fue emocionante repasar a los argentinos en el top: Carlos Gardel, Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, Astor Piazzola y Gustavo Cerati.

La mención en el exterior de figuras significativas que trascendieron nuestras fronteras cobra singular dimensión por la cercanía temporal con el ACV que marcó el final de la  vida activa de Gustavo pero no de su usina de producción musical: Cerati formó una banda con sus amigos allá por la naciente democracia y llegó a lo más alto de América Latina.

Sus letras de los ochenta siguen siendo modernas y significativas. Nada más cercano que la imagen permanente del temblor, nada más contemporáneo que un misil perdido en el placar de algún ministro descuidado, nada más humano que un corazón delator. 

Nada más tremendamente porteño que La ciudad de la furia, cantada por el coro global de fans desde Los Ángeles a Viña del Mar.

Nada tan argento como un primer video clip del tema "Dietético" realizado con los equipos que se "toman prestados" durante la noche de la primera empresa de Video Cable (VCC).

Lo íbamos a ver cuando no sabía hablar en público: en 1985 seríamos unas trescientas personas en el club Bomberos de Bariloche viendo a Soda Stéreo, cuando el front man salió al escenario y dijo "Buenas noches, Bariloche" y se río de sí ,mismo por la rima impensada. En un show inolvidable de más de dos horas no volvió a pronunciar una palabra que no fuera cantada. La señorita alemana que me acompañaba en aquella oportunidad, a la que no le gustaba el rock nacional con el que tanto le insistía", me dijo:  "außerordentlich", lo mismo que habrá manifestado cuando en 2007 lo volvió a ver (sin mí) en su Hamburgo natal interpretando "Día especial" junto a su amiga Shakira.

Solo hay que cerrar los ojos e intentar un episodio ucrónico: imaginar con horror que la música de Gustavo Cerati no hubiera colmado nuestras vidas. Suficiente; salgamos de esta pesadilla y volvamos a disfrutar de la vigencia de un intérprete y compositor prolífico. Uno de los pocos que -tema actual y polémico- estuvo a la altura del escenario del Colón. 

Gustavo Cerati acompañó con su banda sonora la etapa democrática del presidente Alfonsín con sus mejores lanzamientos musicales. Su composición varió notablemente con la década menemista y marcó un hito irremontable con el millón de convocados en la 9 de Julio para disfrutar de las últimas presentaciones de Soda.

"Außerordentlich". Extraordinaria su vigencia, plasmada en este nuevo lanzamiento de su disco grabado en vivo en México en 2002, con formato de orquesta sinfónica, traducida en más de un millón de suscriptores en su canal de YouTube. Gustavo Cerati sigue cantando y encantando. Sigue sonando cuando apagamos la radio porque su música forma parte de nuestras vidas.