menu
Política 06 08 2022

Pablo Javkin pidió que le otorguen injerencia “en la distribución de las fuerzas de seguridad” en Rosario










El intendente de la ciudad santafesina de Rosario, Pablo Javkin, volvió a pedir hoy que le otorguen injerencia “en la distribución de las fuerzas de seguridad” y dijo que “no puede ser que la cárcel domine la calle”, en relación a los hechos ilícitos que se ordenan desde prisión.
El jefe comunal realizó esas declaraciones esta mañana al encabezar el acto oficial por el aniversario 170 de la declaración de Rosario como ciudad.
Allí, Javkin se refirió a los hechos de violencia que se producen en Rosario, entre los que se destacaron esta semana los asesinatos de un niño de 13 años y una adolescente de 15.
“Les aseguro que los hechos que se ven hoy vamos a encontrar, dentro dos o tres meses, que fueron ordenados desde un pabellón”, aseguró el intendente.
“Entonces, tienen que controlar las cárceles. No puede ser que la cárcel domine la calle, que sean un coworking o un home office del delito”, abundó Javkin en relación a varios hechos delictivos esclarecidos que tienen como ideólogos a personas detenidas en prisión, desde donde ordenan ataques armados o extorsiones a comerciantes.
Para el intendente rosarino, “en las calles se sufre lo que se define en las cárceles y no lo podemos permitir”.
En esa línea, sostuvo que “tenemos que hablarles y darles paz a esos vecinos y dársela como se debe: con derechos, con posibilidades de trabajo para nuestros chicos, pero también con presencia de las fuerzas que deben cuidarnos”.
Asimismo, dijo que “la deficiencia de la policía es notoria” y que ese tema “se lo hemos planteado claramente a las autoridades”.
Javkin pidió entonces, como ya lo había hecho en otras oportunidades, poder “disponer cómo se distribuyen las fuerzas de seguridad” en la ciudad.
El Municipio presentó un proyecto para que los intendentes puedan participar en la designación de los jefes policiales locales, proceso en el que ahora no poseen injerencia.
Las declaraciones de Javkin se produjeron en un contexto de crecimiento de la violencia altamente lesiva en Rosario, que con 170 homicidios en lo que va del año acumula el mayor número de asesinatos de la última década (Télam).