menu
Opinión 25 09 2021

Las demandas de mayor participación social… y política


Autor: Hugo D. Bertín









Reflexiones a partir de: Más Bobbio y menos Schmitt, más despacio, pero juntos. La encrucijada de la democracia liberal frente al populismo (Editorial J. M. Bosch, Barcelona, 2021).


La democracia liberal es un tipo particular de régimen político en el que anidan tres elementos. El democrático, que refiere a las elecciones abiertas sin restricciones; el liberal, entendido como el respeto de los derechos fundamentales; y el republicano, concebido como el funcionamiento del Estado de derecho constitucional y la división de los poderes (1).

La tercera ola de democratización trajo más democracias imperfectas que democracias liberales plenas (2). Estas están más acosadas por los populismos que por las autocracias, más por el declive en el funcionamiento pleno de sus atributos que por rupturas violentas de los “golpes de Estado” clásicos (3).

La democracia liberal es el régimen político más idóneo para canalizar las demandas sociales pero la asociación entre democracia, Estado de derecho y pluralismo, consistente en la teoría, está llena de obstáculos en su camino de concreción efectiva, hay avances y retrocesos, tanto por intereses y ambiciones diversas, como por la complejidad de construir y llevar adelante una agenda que efectivamente logre incorporar las nuevas demandas multidimensionales, a veces en conflicto entre sí, con los recursos disponibles.

 Pensar que los grupos excluidos del proceso de globalización no tienen espacio en la sociedad y en la economía es reprochable en clave moral, es cobarde o perezoso en clave intelectual y es peligroso en clave política. Se trata de retomar lo que Bauman identificó como “’el último salto’ en la historia de la integración humana: ampliar el concepto del ‘nosotros’ y las prácticas de la cohabitación, la cooperación y la solidaridad humanas hasta abarcar el conjunto de la humanidad” (4). 

Las protestas sociales masivas en las democracias durante los últimos años están, precisamente, demandando esta inclusión real no solo formal. Tal como se mostró, por ejemplo, en Chile a fines del año 2019, con la movilización iniciada por los estudiantes por el aumento en el costo del pasaje del metro de Santiago a la que se sumaron rápidamente varios sectores sociales, y que encontró su símbolo en una síntesis elocuente: “no son treinta pesos, son treinta años”. Treinta años de frustración, de cansancio moral, de desilusión con la dirigencia política a la que se percibe “de élite" (5).

El camino parece conducir a un nuevo contrato social que permita el crecimiento económico más inclusivo, sostenible y resiliente para reforzar el concepto de ciudadanía real, amortiguar los efectos de la globalización protegiendo más a las personas que a los trabajos, extender los mecanismos de mediación, integrar las diversidades y atraer también a los que hoy han elegido a los populismos. Más que recortar los bordes hay que rediseñar la nueva relación entre el sistema político y la sociedad civil, volver a conectar a la democracia liberal con la vida cotidiana de la gente común (6).

Tocqueville ya había reflexionado sobre los procesos de cambio en la Francia de 1848: "me siento tentado a creer que lo que llamamos las instituciones necesarias son a menudo solo las instituciones a las que estamos acostumbrados, y que en materia de constitución social, el campo de lo posible es mucho más vasto de lo que los hombres que viven en cada sociedad lo imaginan” (7).

Notas: 

1. O’Donnell, G. 1998. “Horizontal Accountability in New Democracies”. Journal of Democracy, 9 (3): 112-26.

2. Diamond, L. 2020. “Democratic Regression in Comparative Perspective: Scope, Methods, and Causes”. Democratization, 28: 1-24.

3. Kyle, J.; Mounk, Y. 2018. “The Populist Harm to Democracy: An Empirical Assessment”. Tony Blair Institute for Global Change, 26 de diciembre.

4. Bauman, Z. 2017. “Síntomas en busca de objeto y nombre”. El País, 26 de abril, Madrid.

5. Canales, M. 2020. “Para encauzar el estallido hay que interpretar su esperanza, no sólo su rabia”. La Tercera, 30 de agosto. Santiago de Chile.

6. Posen, A. 2021. “The Price of Nostalgia. America's Self-Defeating Economic Retreat”. Foreign Affairs, 100 (3): 28-43.

7. Tocqueville, A. 1978. Souvenirs: 131. París, Gallimard. Folio histoire.