menu
Política 13 08 2022

Jesús Rodríguez: "El gobierno subestimó el impacto de la incertidumbre política en la economía"










En una entrevista con la señal televisiva Información Periodística (IP), el presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Jesús Rodríguez, criticó al gobierno por haber “subestimado” las consecuencias que la “incertidumbre política” genera en la economía; advirtió sobre la “debilidad” de la administración de Alberto Fernández; juzgó que la coalición gobernante debe fijar “prioridades” y un “horizonte” además de unificar “una personería” al momento de adoptar decisiones, a la vez que atribuyó la actual escalada inflacionaria a una ausencia de “reglas de juego estables” y cuestionó al oficialismo por “la persistencia en recurrir a políticas públicas perimidas” para enfrentar la crisis económica y social que afronta el país.

Rodríguez, durante la entrevista en el programa Identidades, dijo que “la incertidumbre política pesa mucho” y remarcó que ella “provoca consecuencias más duraderas y más perjudiciales que los propios errores de política económica (por lo que) en consecuencia es un problema que no puede ser subestimado”, dijo en clara referencia a la actitud asumida por el gobierno ante la incidencia en la economía que provocan las pujas internas que sacuden la administración del Frente de Todos. Y completó: “Por eso es importante que el gobierno señale un rumbo, establezca prioridades, determine un recorrido de sus decisiones, fije un horizonte y unifique una personería”.

A instancias de una consulta, el titular de la AGN repaso las circunstancias que atravesó el país en el tramo final del gobierno de Raúl Alfonsín en 1989 y que lo llevaron a ocupar el cargo de ministro de Economía y cuando se le preguntó si existían similitudes entre esas circunstancias y las que se plantearon semanas atrás con el relevo de Silvina Batakis y su reemplazo por Sergio Massa,  hizo hincapié en que lo sucedido hace un par de semanas en la gestión de la coalición gobernante del Frente de Todos responde a la “debilidad o fragilidad de la administración del Presidente (Alberto) Fernández” y en esa dirección remarcó que “el origen de esa debilidad tiene que ver con el dispositivo de poder que gobierna hoy la Argentina”.

Al respecto, Rodríguez habló de la “anomalía congénita” de ese dispositivo de poder del Frente de Todos que .apuntó- radica en que “fue la doctora Cristina Fernández de Kirchner la que nominó, seleccionó e indicó los dos puestos políticos más importantes de la Argentina y que son el Presidente de la Nación y el gobernador de la Provincia de Buenos Aires”, en alusión a que fue la actual Vicepresidente la que resolvió de manera unilateral que Alberto Fernández y Axel Kicillof fuesen los candidatos del Frente de Todos de cara a las elecciones del 2019 para aspirar a ocupar esos cargos. Y completó “Eso selló como débil y vulnerable la presidencia de Alberto Fernández”.

Puntualizó como otro elemento que gravita en el esquema de poder oficialista la manera en “cómo se conformó el gobierno” y refirió que existen “lotes, con recorridos y dependencias funcionales por fuera del gobierno”, en clara referencia a las distintas facciones del Frente de Todos que tienen injerencia en la administración de Alberto Fernández “y (la puja interna) se agravó luego con el resultado electoral (del 2021) donde el peronismo perdió y (tal circunstancia) amplió esa debilidad”, dijo.

Rodríguez se encargó de poner de relieve una diferencia que consideró “muy importante” al comparar lo que ocurrió en la fase final del gobierno de Alfonsín con la actual situación de crisis interna que sacude al oficialismo al decir: “Hoy hay, a diferencia de otros momentos del pasado, una oposición política excepcional en su responsabilidad, que está a la altura de la circunstancias y que no se propone ni atropellar las instituciones ni pegarle patadas en los tobillos al Presidente”, subrayó al destacar el rol de Juntos por el Cambio y añadió: “Y eso es lo que permite, en el medio de situaciones muy complejas, poder evitar, ampliar y hacer que progrese la crisis”.

Cuando se refirió, en particular, a la escalada inflacionaria actual y la que afrontó en el final de su mandato el gobierno de Alfonsín, Rodríguez dejó en claro que aquella época “la Argentina, Brasil, Perú, Chile, Colombia, todos (esos países) tuvieron procesos inflacionarios muy importantes; ellos los superaron y nosotros no” y sostuvo que la actual gestión gubernamental hay “ausencia de reglas de juego estables y previsibles” y una “persistencia en (en el oficialismo) en recurrir a políticas públicas perimidas” para enfrentar esa situación de incremento incontrolable de los precios.

Rodríguez exhortó a “preguntarse por qué la situación económica (en la Argentina) es compleja” y juzgó que ello responde a  “una decisión (del actual gobierno) de recurrir a iniciativas y a políticas inconducentes”, tras lo cual graficó: “Se trata de la necrofilia ideológica (que significa) pretender darle vida, de atender y valorizar ideas que ya están muertas y que han demostrado su fracaso”.

En el curso de la entrevista, el presidente de la AGN planteó la necesidad de “restituir el equilibrio entre los poderes” y buscar que haya “calidad institucional” y como déficit en este último aspecto puso en evidencia que “el Congreso sancionó menos leyes que decretos de contenido legislativo firmados por el Presidente de la Nación. Ese es un problema”, advirtió Rodríguez, quien además enfatizó: “¡Y eso pasó cuando había mayoría del Frente de Todos en el Congreso!”.

Asimismo, Rodríguez advirtió que “el gobierno de la Presidente (Cristina Fernández) Kirchner dejó una situación muy compleja en términos económicos (porque) dilapidó, si se quiere, un escenario muy positivo que se había conseguido (durante la gestión) del presidente (Eduardo) Duhalde; esto es superávit fiscal y superávit en la balanza comercial. Y eso se perdió entre otras cosas por algo que estamos padeciendo ahora y que es el congelamiento de las tarifa”.

“En toda la gestión de la administración Kirchner, antes del gobierno de Cambiemos, los subsidios al consumo de electricidad y de gas sumaron 118 mil millones de dólares”, indicó y para reflejar la dimensión de esa cifra puntualizó que se trata de “tres veces el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional”, precisó Rodríguez, quien indicó que “cuando se miran ese tipo de decisiones que, en apariencia atienden a las necesidades de  los ciudadanos, lo que no se advierte es que está conspirando con la posibilidad de crecer en la Argentina”.

En otro pasaje de la entrevista, Rodríguez puntualizó que “así como la calidad institucional” resulta “pre-requisito para pensar en la superación de los problemas econonómico, la misma entidad tiene la necesidad de una integración de la Argentina al mundo. Es imprescindible, inimaginable, que nosotros podamos pensar en superar la crisis y el estancamiento fuera del mundo, aislados del mundo”, alertó.

“Me cuesta pensar que una administración que descree de la necesidad de integrarse al mundo pueda acceder a inversiones de calidad”, dijo Rodríguez, quien en esa dirección rememoró, para abonar su reflexión, que el gobierno adoptó decisiones de política econonómica y de inserción en el mundo “con el Presidente Fernández visitando al Presidente Putin quince días antes (de que Rusia decidiese) invadir Ucrania ofreciéndose como puerta de entrada  a América Latina. Eso se lee en todo el mundo, se ve en todo el mundo, no es que pasa desapercibido”, advirtió.

Rodríguez no dejó pasar lo sucedido con “la misión al Fondo Monetaria  en los Estados Unidos de la ministra (Silvina) Batakis” que cuando emprendía su retorno al país prácticamente ya había sido relevada del cargo. “No quedamos bien con los actores, decisores y los funcionarios que toman decisiones. Esos son errores de política muy sensibles que tienen consecuencias”, enfatizó.  

Ante otra consulta, reflexionó: “Buena parte de los momentos importantes en términos de resultados económicos en la administración de la Presidente (Cristina Fernández) Kirchner tuvieron que ver con el boom de los precios de la productos de exportación que, desafortunadamente, como todo boom tiene un ciclo de auge y de caída. Esos superávit comerciales, de comercio exterior, y los superávit fiscales que habían allá por el 2006 desaparecieron” y atribuyó esta última circunstancia a “decisiones de política económica equivocadas”, enfatizó.

Al retomar la cuestión inflacionaria, Rodríguez destacó que la política tiene un peso significativo en el alza de los precios “porque si hoy un consumidor no sabe qué precio va a tener un (producto) mañana sus decisiones serán que retraiga el consumo o si cree que va a ser más alto lo anticipe” por lo que “la estabilidad macroeconómica es absolutamente imprescindible; es más efectiva que cualquier política sectorial, social o regional. Sin estabilidad macroeconómica ninguna política es exitosa”, sentenció el presidente de la Auditoria General de la Nación y soltó una nueva definición  al afirmar que “el capitalismo es alérgico a la incertidumbre”.

Rodríguez se preguntó “cómo se resuelve” tal cuestión y entonces explicó: “Si viviéramos en China, con el Partido Comunista chino no hay democracia, no hay libertad; se determina, se establece que para los próximos 20 años estos son los objetivo. Se acabó la discusión; en el Chile de (Augusto) Pinochet se resolvió con el fascismo de mercado” y subrayó que “en sociedades democráticas eso se resuelve con reglas de juego que se respetan y eso se resuelve con reconocimiento al imperio de la ley y al estado de derecho. Y las reglas que se respetan tiene que ver con la división de poderes, la independencia de los poderes, con el control reciproco de los poderes y con la rendición de cuentas”.

Por otra parte, Rodríguez añadió: “Así como la calidad institucional (resulta) como pre-requisito para pensar en la superación de los problemas económico, la misma entidad tiene la necesidad de una integración de la Argentina al mundo. Es imprescindible, inimaginable, que nosotros podamos pensar en superar la crisis y el estancamiento fuera del mundo, aislados del mundo”

“Me cuesta pensar que una administración que descree de la necesidad de integrarse al mundo pueda acceder a inversiones de calidad”, dijo Rodríguez, quien en esa dirección, para abonar su reflexión, puntualizó que el gobierno adoptó decisiones de política económica y de inserción en el mundo “con el Presidente (Alberto) Fernández visitando al Presidente (Vladimir) Putin, 15 días antes  invadir Ucrania ofreciéndose a la Argentina como puerta de entrada  a América Latina” y sostuvo que actitudes de esa naturaleza “se leen en todo el mundo, se ve en todo el mundo, no es que pasa desapercibido”, advirtió.

También mencionó lo ocurrido con “la misión al Fondo Monetaria  en los Estados Unidos de la ministra (Silvina) Batakis” que cuando retornó al país se producía su reemplazo en el cargo. “No quedamos bien con los actores, decisores y funcionarios que toman decisiones. Esos son errores de política muy sensibles que tienen consecuencias”.

Rodríguez aprovechó otra consulta para dejar en evidencia que “buena parte de los momentos importantes en términos de resultados económicos en la administración de la presidente Cristina Fernández de Kirchner tuvieron que ver con el boom de los precios de la productos de exportación que, desafortunadamente, como todo boom tiene un ciclo de auge y de caída. Esos superávit comerciales y los superávit fiscales que habían allá por el 2006 desaparecieron” y atribuyó esta última circunstancia a “decisiones de política económica equivocadas”, enfatizó.

Ya en el tramo final de la entrevista, el titular de la AGN aprovechó una de las últimas consultas para señalar: “Yo lo que sé definitivamente es que el día que Alberto Fernández deje la presidencia de la Nación, el 10 de diciembre del 2023, los argentinos en promedio vamos a ser más pobres y eso es un dato de la realidad incontrastable y que tiene que ver, entre otras cosas, con la mala gestión (por parte del gobierno) de la pandemia”.

Redacción Nuevos Papeles.