menu
Política 23 09 2022

Fundación Alem: "El gobierno pretende formar una mayoría adicta en la Corte Suprema"










Confían en que la iniciativa quede frenada en Diputados. Recordaron antecedentes en el menemismo y los contrapusieron con los tiempos de la vuelta a la democracia con Alfonsín.

La Fundación Alem rechazó que el gobierno, al que considera uno de los más fracasados de la historia, intente llevar a cabo una ampliación de la Corte Suprema de Justicia, con una consecuente degradación de las instituciones.

“No pueden bajar la inflación (cercana al 100% anual y del 220% desde que asumieron), tienen récords de pobreza, en cierre de aulas, en inseguridad y están desconectados de las necesidades, pero sí se preocupan por controlar la Justicia”, analizaron desde la Fundación en un comunicado.

El oficialismo juntó los votos en el Senado para que la Corte pase de tener sus cinco miembros actuales a 15, o lo que es lo mismo, el triple. En la previa se hablaba de 25, pero redujeron el número para obtener el visto bueno de otros bloques que no le son afines, a sabiendas de que Juntos por el Cambio no contempló, en ningún momento, apoyar algo que consideran atenta contra la República.

De hecho, creen que el único justificativo para solicitar tantos magistrados sería “repartir cargos como si fuera un botín de guerra”, e incluso fueron más allá: “La verdadera finalidad no es otra que garantizar que funcionarios sometidos a enjuiciamiento por corrupción puedan zafar de rendir cuentas y condenas”.

Como un antecedente preocupante, recordaron cómo en la década de 1990, durante la presidencia del justicialista Carlos Menem, se amplió el número de magistrados a nueve, con seis que dieron lugar a “una mayoría adicta y automática” para “convalidar todos los actos del gobierno”.

“Fue un periodo oscuro en la historia de la justicia argentina en democracia, con muchos jueces sometidos a juicio político”, redondearon.

El menemismo y ahora el kirchnerismo —principal impulsor dentro del Frente de Todos— contrastan con los cinco magistrados con los que contó la Corte en 1983, cuando se recuperó la democracia de la mano de Raúl Alfonsín.

“Tuvo [Alfonsín] el cuidado de conformar una integración plural y con juristas prestigiosos que garantizaron una Corte independiente y respetada”.

Contención en Diputados

Desde la Fundación Alem confían en que la iniciativa quede trabada en Diputados, donde los números dan para que Juntos por el Cambio pueda evitar su aprobación definitiva.

“Deberá quedar archivada, sin pena ni gloria, rechazada”, comentaron sobre la ampliación de la Corte.

Y redondearon: “El pueblo argentino no va a tolerar otra Corte de mayoría automática”.