menu
Política 24 01 2023

Cómo fue el homenaje a Arturo Illia en el Museo Casa natal en Pergamino al cumplirse 40 años de su muerte










El acto fue organizado y convocado por Fundación Arturo Illia para la Paz y la Democracia y el Museo Casa Natal Arturo Umberto Illia. Se describió una placa y se leyó la versión taquigráfica de la conferencia de prensa con periodistas extranjeros que brindó el 17 de julio de 1964 el extinto Jefe de Estado. 

Al cumplirse 40 años de la muerte de Arturo Illia y para revalorizar una vez más su ejemplo de vida y su legado político, la Fundación Arturo Illia para la Paz y la Democracia y el Museo Casa Natal del extinto Presidente radical se realizó una ceremonia para rendirle homenaje y evocar su figura que ha quedo ligada, de manera indiscutible, con los valores democráticos y republicanos. Durante el acto se descubrió una plana en su memoria y se leyó la exposición que en su carácter de Jefe de Estado brindó ante periodistas extranjeros, el 17 de julio de 1964, en su carácter de Jefe de Estado.


El encuentro, que contó con la presencia de numerosos asistentes entre dirigentes de la UCR y de otras expresiones del arco político democrático así como vecinos y figuras representativas de los distintos ámbitos de la comunidad local, se desarrolló en la casa quinta en la que nació Arturo Illia en la ciudad de Pergamino, situada en Rodríguez Jáuregui 2477 y que desde agosto del año pasado quedó convertida oficialmente en Museo Casa Natal Arturo Umberto Illia del que forman parte la Cámara de Comercio, la Sociedad Rural, la Sociedad Italiana, la Cooperativa Eléctrica de Pergamino así como la Universidad Nacional Noroeste (UNNOBA) y autoridades del municipio.


Tras descubrirse una placa recordatoria en memoria del extinto Presidente radical se dio lectura a un extracto de la conferencia de prensa que Illia ofreció  el  17 de julio de 1964 ante periodistas extranjeros cuando ejercía el cargo de Presidente de la Nación que se reflejó en un texto titulado ‘La Noticia y el Futuro’ y en la que manifestó: “Cuando algo está mutando en el mundo, cuando existen cambios sustanciales, algunas veces lo trivial parece ser lo importante y el fundamento deja de ser la esencia, porque en la vida de los pueblos es natural que las apetencias que nacen a raíz de estos cambios no sean fáciles de poder interpretar”. “La ‘noticia’ puede ocupar un primer lugar, la noticia es la apetencia de nuevas cosas, el ser humano en su imaginación cree y piensa que debe evadirse de un mundo en el que es difícil triunfar en la quietud, y es más fácil poder lograrlo en la noticia”, expresó.

En aquella exposición, el entonces Presidente Illia dejó otras reflexiones: “En esta época la revolución no es la noticia”; “la revolución es la investigación”, “la revolución la hace el hombre alejado de la noticia”. Illia inquirió entonces: “¿Qué es lo que va a dirigir el mundo?” y expresaba “La gran revolución de esta época la hicieron algunos científicos que lograron la desintegración del átomo” y afirmaba “Estamos en una época que nace, se conducirá de acuerdo con estas investigaciones, realizan la verdadera revolución universal”.

“No es la insurrección ni la rebelión, hoy han sido superada por la ciencia y la tecnología…” decía Illia, quien aseguraba: “El común denominador deben ser nuestras instituciones, hablamos de la Constitución, de la ley, de normas” y también decía aquel 17 de julio de 1964 ante la prensa extranjera: “Cumplida esta primer misión, para proseguir nuestra acción nos proyectamos fuera de nuestro país, realizando un sano Americanismo”, aseguraba que “la estabilidad de América no es cuestión de un solo país” y afirmaba: “Se trata de sentar una vida democrática, orgánica y progresista en todas las naciones americanas, para resolver nuestros problemas sociales”. “La defensa de nuestras naciones, la consolidación del conjunto, podrá consolidar cada una de las partes” y apuntaba: “Por eso hablamos de la autodeterminación de los pueblos, la autodeterminación se debe efectuar en cada país”.

"Se dice que los problemas económicos o planes económicos deben estar en el primer lugar en este mundo, y generalmente ellos son los que ocupan en gran parte la ‘noticia’. Pero si no están las líneas fundamentales que hemos visto, todo lo que nosotros intentemos hacer en programas concretos de realizaciones tendrá una vida efímera. No tendrán una base sólida y tendremos muchas dificultades para que su realización pueda ser progresiva y eficiente”, aseguró entonces el Presidente Illia, quien en otro pasaje de su exposición dijo: “Trazados estos lineamientos basados en estas concepciones, podemos diseñar algunos programas económicos y sociales definidos, para que nuestras relaciones vayan ampliándose….”.

“Hemos creado y ampliado nuestro Consejo Nacional de Desarrollo, para que busque dentro de nuestro país todos los antecedentes y estadísticas de informaciones, para que pueda determinar en una planificación efectiva cuales deben ser las prioridades a las que debe el Gobierno adecuar su conducción, para que el bienestar que deseamos para el país, sea progresivo”, manifestó Illia, quien sostuvo: “Podemos presentar lo que hemos tratado de hacer en esta labor planificadora, que ha sido eficiente. Y podemos decirles a nuestros compatriotas cuál es el rumbo que debe adoptar la República”.

“El mundo se ha achicado, por las nuevas comunicaciones, se han ampliado las posibilidades de conocimiento en todos los órdenes, nos obliga a compartir responsabilidades, no solo en nuestro ámbito Panamericano, que lo deseamos sólido y fuerte en forma definitiva”, reflexionaba aquel Presidente radical. “Deseamos proyectarnos con sentido universalista, para participar en esta civilización que se transforma, debemos hacerlo con nuestras creaciones culturales, científicas y con un principio de moralidad”.

“Exponer nuestros planes que se traduce en cuatro o cinco enfoques que hacen a la infraestructura económica de la Argentina y no sentarnos simplemente para discutir un negocio, sino para discutir sobre el futuro y la seguridad de nuestro país y América”, afirmaba y decía Illia además: “Y le decimos al mundo que tenga capacidad técnica y de inversión….”; “Estamos todos unidos en la vieja y misma rebelión, de igualarnos todos, los hombres que lucharon por la libertad de América tuvieron la misma finalidad”, a la vez que aseguraba: “El mundo ha cambiado por esta revolución de las ideas de la tecnología y la ciencia” y remarcaba “La ética y la moral son las banderas de los hombres que nos dieron la independencia…”.