menu
Opinión 27 09 2019

Ante los dichos de Horacio González


Autor: Colectivo de Intelectuales y Artistas









Las palabras son importantes, los contextos cuentan y quienes los construyen no son irrelevantes.

Las sociedades políticas que olvidan el valor de las palabras se condenan a sí mismas a ejercicios autoritarios. La política democrática, a su vez, necesita revalorizar la palabra poniéndola en contexto y buscando ampliar la conversación pública, otorgarle pluralidad, diversidad y opciones creativas.

Las declaraciones de Horacio González que reivindican y reclaman una visión positiva para la violencia política son preocupantes por muchas razones. En primer lugar porque no se trata de una discusión historiográfica. De sobra sabe González que el tema ha sido tratado, y muy bien, en los últimos años, desde diferentes miradas y perspectivas. Las apreciaciones de Horacio González son estrictamente políticas y así deben de ser leídas.

Lo que está diciendo es que la violencia es una opción, una posibilidad, una herramienta de construcción social. Y lo dice en un tiempo que podría verse, eventualmente, como un cambio de gobierno sustentado por estas ideas, que, por otra parte, no se han visto negadas por referentes políticos e intelectuales de su espacio político.

Para los que participamos del múltiple y extenso mundo de la cultura y las ideas no es un dato menor que quien diga esto haya sido durante más de una década Director de la Biblioteca Nacional. En esa tarea, lo esperable es que se cuide, se preserve y se expanda el poder de las palabras en el discurso público. Que quien tuvo semejante responsabilidad maltrate la memoria y se vea a sí mismo tanto representado por un discurso de odio como dispuesto a reproducirlo provoca desasosiego.

Los que firmamos esta nota estamos preocupados. Creemos que la glorificación de la violencia política no reconoce fronteras temporales y es, en todos los casos, una celebración de la muerte.

Ninguna sociedad democrática se construye bajo estas fuentes de inspiración.

Sabrina AJMECHET, Marcelo ALEGRE, Gonzalo Manuel ARIAS, Luis BABINO, Diego BARROS, Juan BATTALEME, Osvaldo BAZAN, Lilia Ana BERTONI, Elvira BOCCIA, Juan José CAMPANELLA, Marcelo CAVAROZZI, Sandra DE LA FUENTE, Liliana DE RIZ, Bernardo ERLICH, José María GALEANO, Carlos GERVASONI, Carla LOIS, Gonzalo GARCÉS, Ricardo LOPEZ GOTTIG, Graciela FERNANDEZ MEIJIDE, Nicolás ISOLA, Santiago KOVADLOFF, Ricardo LESSER, Diego MATÉ, Gabriel MEDINA, Silvia MERCADO, Julio MONTERO, Eduardo MONTES BRADLEY, Norma MORANDINI, Sebastián NOEJOVICH, Gustavo NORIEGA, Marcos NOVARO, Pola OLOIXARAC, Jorge OSSONA, Vicente PALERMO, Gabriel PALUMBO, Ricardo PASOLINI, Fernando PEDROSA, Patricia PICCOLINI, Alejandro PRINCE, Fabio QUETGLAS, Luis QUEVEDO, Fernando RUIZ, Guillermo ROZENWURCEL, Magdalena RUIZ GUIÑAZÚ, Héctor SCHAMIS, Jorge SIGAL, Andrei SERBIN PONT, Luis TONELLI, Cristian VAZQUEZ, Eduardo VILLAR, Juan VILLEGAS, Eduardo ZIMMERMANN