menu
Opinión Julio 11, 2019, 3 10pm

45 años de peronismo sin Perón: una vigencia anclada en la memoria popular


Autor: Ignacio Cloppet


Es ley en la historia, que cuando el fundador de un movimiento político pasaba a la inmortalidad, ese movimiento o idea al poco tiempo, indefectiblemente desaparecía.
Precisamente, con el Peronismo pasó todo lo contrario. Es un fenómeno extraordinario, motivo de estudio e investigación en todo el mundo. Llamativamente ha logrado sobrevivir a su fundador.
Es evidente que Perón tuvo la capacidad excepcional de conocer y entender la Argentina, y principalmente a los argentinos. Su cuota de realismo y sensibilidad, son los valores agregados que lo ubican por encima de otros. La gravitación del peronismo a lo largo de estos 45 años es más que evidente. Guste o no, Perón sigue marcando la cancha de la política argentina.
¿A qué se debe la vigencia del peronismo? Entre tantas cosas, pensemos como vivía la sociedad argentina antes de Perón, sometida a las injusticias sociales y a las desigualdades. Perón y su política inclusiva, le permitieron al pueblo obtener la dignidad gracias a las conquistas sociales que puso en práctica.
Esas ideas revolucionarias calaron muy hondo en el sentir popular, y las raíces continuaron dando sus frutos. Es que como decía el poeta Bernárdez en un verso: “…Lo que el árbol tiene de florido viene de lo que tiene de soterrado…”. El Peronismo después de Perón tuvo distintos momentos. Ya instalada la consigna “ni yanquis, ni marxistas: peronistas”, fue víctima de contiendas intestinas y de enfrentamientos entre sectores. Esto se produjo antes de que muera Perón, luego de la ruptura de las organizaciones armadas de izquierda.
Años más tarde, el Peronismo fue perseguido por el odio genocida del “Proceso” militar, que intentó por todos los medios hacer desaparecer de la faz de la tierra, no sólo a los militantes y sindicalistas peronistas, sino a todo lo que tuviera que ver con Perón y el Peronismo.
Ese gravísimo delito de lesa cultura y humanidad, se cobró la vida de miles de jóvenes, como así también se llevó puesta a la cultura nacional y popular. Los trágicos años cargados de ríos de sangre, de persecución, proscripción y de exilio, fueron tal vez los que coadyuvaron a su fortalecimiento y permanencia a lo largo del tiempo.
Después de la dictadura, con el regreso a la democracia, el Peronismo se pudo reorganizar con muchas dificultades y fantasmas, que lo llevaron a sufrir una derrota electoral. El posterior fracaso económico del gobierno de Alfonsín , potenció nuevamente al peronismo, que se encontraba con crisis de liderazgo y dividido.
Por única vez en la historia, los afiliados del PJ votaron para elegir el candidato presidencial, triunfando Carlos Menem sobre Antonio Cafiero, que representaba la renovación peronista. Los años menemistas no se caracterizaron por ser “muy peronistas”. Más bien, Menem se posicionó en políticas neoliberales, que son la antítesis de la doctrina peronista. Ese camino lo llevó a una derrota, luego de dos mandatos.
Después vino el turno de Eduardo Duhalde , que luego de un breve interregno le entregó la sucesión al matrimonio Kirchner, que con su progresismo, intolerancia y autoritarismo supieron vaciar de contenido al peronismo, utilizando algunas de sus banderas, depreciando cada vez que pudieron al mismo Perón.
A pesar de todo, si hay algo que permanece vigente hoy, es el Peronismo. Con sus defectos y aciertos –si bien está huérfano de un líder– amén de no estar organizado en un movimiento o partido, sí lo está en el sentir del pueblo, que 45 años después, sigue manteniendo viva la doctrina y la figura de Perón.
Publicado en Clarín el 10 de julio de 2019.
Link https://www.clarin.com/opinion/45-anos-peronismo-peron-vigencia-anclada-memoria-popular_0_NHoGRZOgc.html

Noticias Relacionadas

Opinión
Ante una oportunidad histórica

Autor: Luis Naidenoff

Opinión
No me toques la gasolina

Autor: Eliane Brum