Internacionales | Febrero 13, 2018, 1 19pm

Renzi critica que la oposición use el miedo a la inmigración para ganar votos

"Nosotros somos diversos, no fomentamos el miedo", afirmó el ex primer ministro italiano





El ex primer ministro italiano y secretario general del gubernamental Partido Demócrata (PD), Matteo Renzi, defendió hoy la gestión de inmigración del Gobierno a pesar de que le cueste votos según los sondeos y cargó contra la oposición por fomentar el miedo.
"Nosotros somos diversos, no fomentamos el miedo", afirmó Renzi en un encuentro con la prensa extranjera organizado en Roma.
El ex primer ministro italiano, que dimitió en diciembre de 2016 tras el fracaso en el referéndum sobre la reforma constitucional, distanció así al PD del discurso contra la inmigración que está defendiendo la oposición en los últimos días, especialmente la coalición de centroderecha formada por la xenófoba Liga Norte y el conservador Forza Italia, entre otros.
Desde el tiroteo racista de hace dos semanas en la ciudad de Macerata, donde seis africanos resultaron heridos, grupos como la Liga Norte han recrudecido su postura contra la inmigración y esta cuestión se ha puesto en el centro del debate de la campaña para las elecciones generales del próximo 4 de marzo.
Renzi ha defendido la gestión que ha realizado el Gobierno en los últimos años para controlar las llegadas masivas de inmigrantes a Italia y ha asegurado que esto es lo correcto, incluso si "salvar vidas humanas" le puede costar al PD "bajar puntos en los sondeos".
"Lo volvería hacer de nuevo. Podría haber tenido sondeos más positivos pero no habría podido mirar a los ojos a mis hijos", dijo, antes de añadir que en los últimos meses Italia está viviendo "una disminución significativa de las llegadas a las costas italianas" lo que significa que la labor del Gobierno italiano está dando resultados.
"La comparación entre seguridad e inmigración es natural en el debate político, pero para nosotros es equivocada (...) No importa el color de la piel, sino el crimen cometido", sostuvo.
En el encuentro también defendió la labor que ha realizado el Gobierno italiano en ámbitos como el económico, con la aprobación de la reforma laboral, o en derechos sociales, con el reconocimiento de las uniones civiles entre homosexuales.
"¿Ha habido errores? Sí, cierto", reconoció, aunque de inmediato defendió que "las cosas positivas" que se han hecho "son más que los errores cometidos".
Se refirió a los sondeos, que pronostican una severa caída del PD en las próximas elecciones generales de marzo, con apoyos que podrían alcanzar el 23 % de los votos, lejos del 36 % de los sufragios que las encuestas otorgan a la coalición de derechas.
"El PD está más o menos en la misma situación, según los sondeos, que en 2013 y eso a pesar de las polémicas y las escisiones", dijo, aludiendo al sector más crítico con su figura, que en 2017 se separó para formar otro grupo político.
El político florentino confió en que "el PD gobierne" en la próxima legislatura y dijo que para ello preguntará a los italianos el 4 de marzo si están "mejor o peor que hace cuatro años". (EFE)