Internacionales | Noviembre 13, 2017, 6 40pm

Temer lanza programa para alejar de la violencia a 50.000 menores en Río

El "Programa de Emergencia de Acciones Sociales " fue presentado por el presidente brasileño





Michel Temer, lanzó hoy un programa social que ofrecerá capacitación, recreación y deporte a unos 50.000 menores para mantenerlos alejados de la ola de violencia que sacude a Río de Janeiro desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016.
El "Programa de Emergencia de Acciones Sociales para Río de Janeiro" fue presentado este lunes como complementario, en su objetivo de reducir la violencia, a la operación por la que Temer envió a cerca de 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas a reforzar la seguridad en la ciudad más emblemática de Brasil.
"Tenemos un enorme efectivo militar ayudando a enfrentar el crimen organizado. La experiencia de los últimos años nos mostró que eso no es suficiente. Si no mejoramos la estructura social y la vida de las personas, eso (la acción militar) tendrá un efecto pasajero", afirmó el ministro de Desarrollo Social, Osmar Sierra, en la ceremonia de lanzamiento del programa en una favela de Río.
El jefe de Estado, que encabezó el acto en un gimnasio en el que varios menores reciben clases de diferentes deportes y con la presencia de decenas de los jóvenes atletas, afirmó que la práctica deportiva es una forma de integración de esos jóvenes a la sociedad y un ejercicio de cooperación que transmite "la idea básica de paz".
La iniciativa, que involucrará a varios ministerios y a los gobiernos regional y municipal de Río de Janeiro, prevé inversiones por 157 millones de reales (unos 49 millones de dólares) en varias de las principales favelas de esta ciudad.
Su objetivo es ofrecer programas para capacitar jóvenes en diferentes oficios, animarlos a emprender sus propios proyectos e involucrarlos en actividades deportivas y en campañas educativas y de promoción de los derechos humanos.
La previsión inicial es beneficiar a niños y adolescentes en los complejos de favelas Alemao, Maré, Penha y Salgueiro, donde se registran violentos enfrentamientos entre bandas rivales de narcotraficantes y seguidas operaciones policiales y hasta militares de combate al crimen.
El programa también será ofrecido en la favela Rocinha, la mayor de Río y que el mes pasado tuvo que
ser militarizada tras una intensa guerra entre pistoleros que dejó varios muertos, y Cidade de Deus, una inmensa barriada que se hizo famosa por una película del mismo nombre que aborda la violencia en las guerras entre bandas rivales por el control del tráfico de drogas en la ciudad.
"La idea es que unos 50.000 menores puedan tener diferentes actividades después del horario escolar. Queremos que otro mundo sea posible para esos jóvenes con actividades deportivas y capacitación tecnológica", afirmó Terra, quien reveló que algunos empresarios también se han sumado a la iniciativa.
Según el ministro, los hoteles de Río se comprometieron a ofrecer capacitación en oficios turísticos a los menores beneficiados por el programa y a reservarles el 10 % de los empleos que ofrezcan.
El ministro de Deportes, Leonardo Picciani, afirmó que las inversiones permitirá aumentar el número de gimnasios y programas deportivos en las favelas.
"Estamos seguros de que los buenos valores del deporte, de la unión y del juego limpio van a contribuir para la inclusión social de esos jóvenes, para ofrecerles una vida menor y para reducir la violencia en Río", afirmó Picciani.
Las Fuerzas Armadas han realizado diferentes operaciones en las últimas semanas en varias favelas de Río de Janeiro en acciones destinadas a combatir la inusitada ola de violencia que esta ciudad sufre desde la celebración de los Juegos Olímpicos.
La crisis de seguridad obligó a Temer a enviar 10.000 militares para reforzar la seguridad en Río con la perspectiva de que permanezcan en la región hasta finales de 2018.
En lo que va de año, según organizaciones civiles, en todo el estado de Río de Janeiro se han registrado unas 4.000 muertes en actos de violencia, incluyendo las de 119 policías. (EFE)