Falta para las Legislativas :
Dónde Votar?
Dónde Votar? Falta para las Legislativas :
Economía | Octubre 11, 2017, 6 06pm

López Murphy y el extraño enamoramiento de los argentinos

El ex ministro aseguró que la sociedad “está enamorada del déficit público”





El economista Ricardo López Murphy sostuvo hoy que la sociedad argentina “está enamorada del déficit público” y consideró que después de las elecciones el gobierno deberá abandonar el gradualismo y enfrentar este problema con “un programa creíble”.
“Tenemos un déficit que se apodera del ahorro. Los bonos públicos reemplazan la maquinaria, lo que hace a una sociedad crecer. Nuestra sociedad está enamorada del déficit público y del gradualismo que es el ‘quietismo’, es no enfrentar el problema”, dijo el exministro de Economía de la Alianza, al disertar hoy en el almuerzo de Rotary Club Buenos Aires.
El economista consideró que que no se puede "seguir escapando al problema" y que "después de las elecciones va a ser central la firmeza y la decisión" para encararlo, ya sea de manera "gradual" o con "una terapia más intensa", pero con "con programa creíble”.
López Murphy consideró, consultado por Télam, que “la economía está creciendo y que el crecimiento está siendo liderado por el mercado interno y el país necesita un crecimiento liderado por las exportaciones”.
El riesgo del gradualismo “es que las circunstancias hagan cada vez más difícil enfrentar los problemas y que se acumulen fuerzas que hagan cada vez más difícil avanzar en la dirección que hay que avanzar. Los problemas hay que enfrentarlos. Lo mejor es que no los neguemos y no los desconozcamos”, enfatizó.
En su disertación, que en varios tramos fue aplaudida por los socios de Rotary, dijo que “los planes para no trabajar generaron baja participación laboral. Los programas de ayuda social tienen que ser para aliviar el infortunio, no para crear rentas sistemáticas”, añadió.
Al respecto, observó como un problema para el crecimiento que “hace 20 años que la productividad argentina por empleado no sube, porque creamos malos puestos de trabajo, invertimos mal y tenemos mucho empleo público “.
“Necesitamos una profunda reforma laboral, que sea vista como una gran oportunidad no como una quita de derechos, para los que están en la informalidad, los que viven de los planes, los que no están en el mercado de trabajo. Tenemos un nivel de informalidad en el mercado de trabajo que es insostenible en una sociedad moderna”, sostuvo.
Llamó también a una “reforma previsional, porque la esperanza de vida se ha alargado. Alguien puede creer que con 30 años de aporte al 10 por ciento podemos pagar 26 años al 80 por ciento?”, se preguntó.
“Ojalá estuviéramos en el debate de comienzo de los '90, éramos mucho más lúcidos. Ahora hay mucha gente que cree que podemos convivir con 8 puntos de déficit fiscal, no es sostenible. Después de las elecciones vamos a tener que enfrentar con alma de estadista el difícil problema que tenemos”, agregó.
Por otra parte, defendió su breve paso por la cartera de Economía en el año 2001 y consideró que “la historia mostrará los hechos tal cual fueron.
En marzo de 2001 se anunció una corrección en 0,6 por ciento del PBI, que era "como emprolijarle las uñas. La percepción del liderazgo del gobierno y la sociedad sobre las circunstancias que vivíamos eran muy poco lúcidas. No había noción de la crisis que se estaba viviendo”, remarcó.
“No es verdad que bajé los sueldos. Está el discurso en YouTube y se lo muestro a mis nietos para que no crean el estigma que se me ha cargado. La reducción del gasto en la universidad era 4 por ciento, era una cosa muy menor, se esperaba una magia que yo no estaba dispuesto”, detalló.
“De la Rúa era un hombre austero, eficaz e inteligente pero el problema que tenía era que no podía convivir con la idea de que había habido una terrible adversidad y creyó que había un atajo. El esperaba, como muchos argentinos, que hubiera una solución heterodoxa y no lo había. En un hombre lúcido, fue el más grande error”, concluyó.