| Julio 23, 2017, 2 07am

César Maranghello: “Evita soñaba con ser actriz de Hollywood”

En un nuevo aniversario de la muerte de Eva Perón, entrevistamos a César Maranghello, quien publicó el libro "Eva Duarte. Más allá de tanta pena", donde descubre los secretos ocultos de su vida como actriz, su vida antes del encuentro con Perón

Autor: Tali Akuka





Evita, Eva, Eva Perón, tan amada como odiada, sobre su figura se levantan miles de relatos pero escasos desde su lado artístico, César Maranghello se dedica a relatar su historia, a partir de una visión realista, con todas sus facetas claras y oscuras.
Eva Duarte a secas, así la describe en la introducción Maranghello, un médico pediatra que durante doce años se dedicó a escribir sobre una Eva desconocida, la actriz de radio, teatro y cine. Es la historia de una mujer que llega desde Junín a Buenos Aires para cumplir sus sueños, es el relato de los migrantes internos hacia fines de la década del veinte en un contexto de crisis mundial, que se trasladan a una capital lejana de la actual, la que existían los tranvías, los colectivos eran precarios y las avenidas se estaban trazando.
En ese mundo Eva es una más, una muchacha con cierto aire del “interior" que toca puertas y vive en un conventillo junto a otros inmigrantes y “estrellitas” en ascenso. El autor escribe la historia, el detrás del escenario, e introduce al lector en un contexto de época de manera ingeniosa y con un sinfín de datos de color sobre el arte. Hace un trabajo minucioso que construyó desde su fascinación por la figura de Eva como actriz.
¿Cómo surge la idea de escribir un libro sobre Eva?
Me quedó la imagen de que era un personaje muy maltratado por autores extranjeros que escribían sobre ella como una cenicienta trepadora u otras publicaciones desde el punto opuesto como una santa peronista, me interesaba ahondar la vida artística de un personaje tan atractivo para la historia argentina. Desde pequeño, me atraía Eva, mi padre me llevó una vez a verla al puerto de Buenos Aires y me llamaba la atención su imagen y su voz.
En la publicación usted describe con detalle datos de obras de teatro, radioteatro y cine, ¿cómo fue el proceso de recolección de datos?
Trabajé en un libro sobre Fanny Navarro, en el que entrevisté más de ciento veinte personas. Recolecté más información sobre Eva que sobre Fanny, solicité permiso al autor y utilicé los datos. También investigué en las hemerotecas del Museo del Cine y de la Biblioteca Nacional. Empecé en el 2000 y terminé doce años después. Escribí utilizando distinta bibliografía, como por ejemplo, revistas y diarios de la época pero sin consultar el mismo material que los demás historiadores que analizaron su vida desde la política.
Soy un historiador del cine nacional sin título, quería contextualizar e insertar al personaje en la época, cómo llega a Buenos Aires, cómo eran las avenidas, el teatro, los cafetines y otorgarle al libro datos de color de una época lejana de la actual.
Por ejemplo, en esa Argentina, muchos despreciaban a los ingleses porque la mayoría de las empresas eran de su propiedad, los trenes, el teléfono, el tranvía. Había accidentes en forma permanente porque los colectivos eran pequeños y de mala calidad; en Buenos Aires coexistía la fauna teatral con la radial e intelectual.
¿Cómo era la vida de Eva en el inicio de su carrera artística?
Eva llega a Buenos Aires durante la crisis del 29 que impacta en la Argentina en forma tardía, durante la dictadura de Justo. Quiere permanecer en la capital porque considera que volver a su pueblo era el peor de los fracasos. Estudia declamación a través de los libros de Alemany Villa. El radioteatro aparece después, en esa época se recitaba en verso y Eva era recitadora, eso la obliga a leer poesías como las de González Tuñón, Pedroni y hasta Borges. Entre audición y audición se devoró Por siempre Ámbar, un best seller que le encantaba sobre una amante del rey de Inglaterra en el siglo XIX. Le fascinaban las historias de trepadoras también.
Leyó La Amazona del Destino de la irlandesa Elisa Lynch, una historia de un militar paraguayo y su amante, quien que tiene dificultades para insertarse en la clase alta paraguaya. Este personaje le interesó, así como la biografía de Eleonora Duce, una gran actriz italiana de películas mudas, además de Lady Hamilton, de la misma protagonista de "Lo que el viento se llevó", Vivien Leigh. Era cinéfila, le encantaban los musicales y su sueño de joven era ser actriz de Hollywood.
...lo largo de su vida tiene relaciones amorosas con hombres jóvenes salvo el caso de Perón. Ella recordaba en él a su abuelo materno
¿De qué manera la ausencia paterna influye en la vida de Eva a nivel personal y laboral?
Es un aspecto que fue exagerado en la película de Madonna, Duarte padre era un desconocido para ella, lo único que le recrimina a su madre es que los llevó a su funeral y pasaron un mal momento a tal punto que fue un escándalo porque la otra familia, la legitima, de Duarte rehusaba de que ingresaran. Su hermana tiene una crisis nerviosa por la situación.
Eva sufrió bastante por ser señalada en un pueblo chico como Los Toldos donde nace y luego en Junín por ser ilegitima. Por eso, a lo largo de su vida tiene relaciones amorosas con hombres jóvenes salvo el caso de Perón. Ella recordaba en él a su abuelo materno, Diógenes, provinciano, que recitaba los dichos del Martín Fierro y daba consejos a sus allegados.
El círculo militar íntimo de Perón desconfiaba de Eva, creía que era una espía inglesa al comienzo de su relación. Inclusive tramitan un contrato de cine con Hollywood por un periodo de siete años para alejarla de él. Este era su sueño desde siempre y, sin embargo, lo rechaza por estar al lado del general.
Muchos aspectos de su vida en la Fundación Eva Perón los sacó de la película “De Corazón a Corazón” con la actriz inglesa Greer Garson. La admira tanto que la mira once veces. Le da ideas sobre cómo tratar a los niños de madre soltera como ella. En Estados Unidos se estampaba en el documento que un niño era extra matrimonial y en Argentina era muy señalado y cuestionado.

¿Cuál era el rol de la radio? ¿cómo Eva se convierte en una “estrellita”?
La radio transmitía conciertos desde el teatro Colón o desde el municipal, era muy importante su rol. Se hablaba de ganado o de exportaciones y en las radios comerciales transmitían radioteatros, o microprogramas que enseñaban buenos modales. Las “estrellas” ayudaban a elevar a la gente culturalmente. Al final del día, emitían una noticia con una enseñanza con una voz dulce.
Eva llegó a trabajar con Mecha Ortiz que era muy famosa hacia el treinta y comienzos de los cuarenta. Hizo una obra llamada “Los Amores” de Schubert en una época que no conseguía trabajo. Los investigadores eran frívolos cada vez que no encontraban de qué trabajó planteaban que se prostituyó. En esa época se metían con la vida privada de las personas.
Descubrí que hizo papeles de extra y que debutó en una película de Lamarque, “Ayúdame a vivir”, su trabajo fue señalado por Libertad que descubrió que era una figurita repetida y expresó “a esta chica la veo muy seguido” a lo que el director Ber Ciani contestó “la estamos ayudando”. Los directores se manejaban como estancieros de la Pampa húmeda, dueños de los trabajadores, que eran obligados a asistir con vestuario incluido a su cargo. Había extras de lujo que eran las que tenían ropa de alta costura.
Comparé su carácter con el de Eva, eran figuras opuestas, Lamarque extrovertida y avasallante, mientras que Eva era tímida e insegura.
¿Cómo era el tema del famoso conflicto con Libertad Lamarque?
Relaté cómo era Libertad Lamarque en los años treinta, ella ya era una estrella de cine, figura artística reconocida, que trabajaba por un caché muy elevado. Comparé su carácter con el de Eva, eran figuras opuestas, Lamarque extrovertida y avasallante, mientras que Eva era tímida e insegura. El estrellato de Lamarque hizo que planteara condiciones e hiciera desplantes a compañeros de elenco famosos como Angelina Pagano o Raimundo Pastore.
Eva quiso ser su amiga en un momento que filmaron y ya era la mujer de Perón, Libertad rehusó, nunca la quiso cerca, le contestaba y mandaba indirectas en notas en los medios de comunicación. La consideraba una mujer trepadora.
Durante los treinta era el cine de las ingenuas encarado por Mirtha Legrand y su hermana Silvia
En el libro, relata cómo eran las películas en los treinta y los cuarenta en nuestro país, ¿Cuáles eran las temáticas vigentes y cómo funcionaba el cine durante esa época?
Durante los treinta era el cine de las ingenuas encarado por Mirta Legrand y su hermana Silvia, entre otras, las temáticas del cine eran de amores e historias de chicas adolescentes inocentes que se encandilan con el amor. Hacia los cuarenta los relatos son de hijos ilegítimos y engaños amorosos entre otros temas.
En relación al contexto histórico describe a la Argentina en medio de las consecuencias económicas de la Segunda Guerra Mundial, ¿de qué manera influye en el arte?
Se cierran los teatros más temprano, hay desabastecimiento de combustible y de otros insumos como el hierro. La industria beneficiada del conflicto es la de la carne, como nuestro país se declara neutral, los barcos con mercadería viajan a distintas partes del mundo. Además, favorece la explotación de los obreros, sin el pago de horas extras con jornadas extendidas que hacen que estos trabajadores de orígenes comunistas se encandilen con el discurso de Perón.
¿Cómo era la vida de una actriz de cine, teatro y radio durante esa época?
Las actrices compraban su propio vestuario, y los sueldos eran bajos para las de reparto y los extras. Las jornadas de cine eran largas y los ensayos en el teatro requerían de tiempo y no era remunerado. Eva y su amiga Anita Jordán compraban modelos en liquidaciones y a otras estrellitas. Se dio cuenta que como extra no sobrevivía y se concentró en la radio, logró insertarse haciendo mucha fuerza. La radio enseñaba a los inmigrantes a ser “Argentinos”. Pasaban figuras como Merello, Petriel, Manzi, Cerretani.
¿De qué manera Eva de Los Toldos se convierte en “Eva Perón”?
Es un antes y un después, era una muchacha inocente con voz dulce y cierta desconfianza hacia el mundo cuando llega a Buenos Aires, luego a medida que gana terreno en lo artístico, cambia su tono de voz y toda la experiencia artística y su ascenso al estrellato la transforman en una mujer segura, transgresora y fuerte.
Cuando conoce a Perón, ya es una Eva distinta de la que había llegado a la capital. Sin embargo, recuerda sus orígenes y por eso en la fundación regala máquinas de coser y dentaduras postizas porque piensa en su madre y cómo mediante esta herramienta mantuvo a toda una familia.
Cuando se afianza en su pareja con Perón, ya tiene asegurados papeles en el cine o teatro y se comporta como cualquier estrella, viaja a los estudios en San Miguel con chofer propio y hasta se da el lujo de rechazar papeles e imponer condiciones.
Muchos analistas la tildaron de oportunista, en referencia a cómo consiguió estar en los círculos de poder y ascender por medio de la conquista amorosa, ¿qué opina?
Eva tuvo distintos amantes, estuvo embarazada sin casarse y pierde una hija. Su primer amor es con Magaldi, tercer cantante argentino después de Gardel y de Corsini, era el preferido de su madre, admirador del anarquismo, cantaba sobre los presos, los excluidos del sistema. Sus letras le despertaron un costado social. Ella era transgresora.
Eva expresaba a los hombres “¿vos querés ser mi amigo o mi amante?”
Tenía una relación bastante horizontal con los hombres, no se enamoraba sino que se vinculaba sin reparos para ascender en la radio o con algún objetivo puntual. Muchos de esos amantes luego se transformaron en sus amigos y le pidieron favores cuando asciende con Perón.
Tuvo un amorío con un diputado radical, Ernesto Sammartino, que era casado y fue amante de Eva por un periodo de un mes.  En el documental “Quien quiere oír que oiga” declara pestes de ella, la define como una loba, una mujer maldita que nunca tendría que haber existido en la historia argentina.
Eva expresaba a los hombres “¿vos querés ser mi amigo o mi amante?”. Me lo contaron tres actores diferentes. Ella era muy agradecida con las personas que la ayudaban sin pedir nada a cambio. En esa época era muy común ese tipo de “pedidos”. Por ejemplo, Bloomberg, el director teatral, le pide que sea su amante y ella se niega.
Por último, ¿por qué eligió el titulo Eva Duarte más allá de tanta pena?
Por una canción de Miguel Abuelo que dice “más allá de toda pena siento que la vida es buena”. Evita, tenía muchísimo miedo de perder a Perón. También pienso que sintió mucho dolor por no haber sido madre, estuvo embarazada de Emilia, cuando dio a luz el bebé falleció y supongo que fue una continuidad del dolor en su vida.