Bisagra | Julio 06, 2017, 7 25am

13 mil personas disfrutaron del show de Ariana Grande en el DirecTV Arena

Con extremas medidas de seguridad, la cantante dio su segundo recital en nuestro país





La joven cantante estadounidense Ariana Grande, una de las estrellas del universo pop para adolescentes, concretó anoche su segundo paso por la Argentina con un recital en el DirecTV Arena que estuvo signado por fuertes medidas de seguridad ya que su presentación de hace 40 días en Manchester fue marco de un cruento atentado terrorista.
Con el fantasma de esa tragedia, que le costó la vida a 22 personas, la vocalista decidió retomar el paso de su “The Dangerous Woman Tour" y llegó a Sudamérica para concretar actuaciones en Brasil, Chile y hoy en el estadio de la localidad bonaerense de Tortuguitas donde reunió a unas 13.000 personas, en su mayoría adolescentes.
Cuando a las 21.20 Grande apareció sobre el escenario, la ansiedad estaba consumiendo a un reducto repleto desde hacía media hora. En ese lapso de tiempo los técnicos y asistentes armaron la batería, acomodaron los teclados y la joven audiencia se movía por el predio paseando y moviendo las orejas de conejo que Grande popularizó como icono desde la portada de “Dangerous Woman”, su tercer álbum publicado el año pasado.
La ingenuidad del grito comunitario fue creciendo con cada persona que apareció sobre el escenario para probar los instrumentos. El humo se esparcía de a poco y entre el gentío brotaban banderas argentinas y carteles con mensajes de cariño.
Grande irrumpió sobre el escenario escoltada por sus bailarines, todos vestidos con prendas de color negro. Después pasó por el blanco, el naranja y otros cambios de vestuario más, siempre junto a su afiatada troupe.
En ese recorrido sonaron "Take me away", “Side to side”, “Be allright”, “One last time”, “Problem” y “Break free”, entre más éxitos, pero el momento más emotivo fue cuando la muchacha entonó las estrofas de “Somewhere over the rainbow” y la pantalla se iluminó con el lazo negro de luto en conmemoración a las víctimas del atentado en Gran Bretaña.
Tras la tragedia, Grande expresó su dolor a través de su cuenta de Twitter -donde actualmente la siguen 48 millones de usuarios- y publicó: “Rota, desde lo más profundo de mi corazón, lo siento muchísimo. No tengo palabras”, lo que llevó a que se especulara con una posible suspensión de los shows posteriores en la gira, que incluía Francia, Portugal, España, Italia, Brasil, Chile, Argentina, Costa Rica, México, y países de Asia y Oceanía.
Sin embargo dos semanas después se subió al escenario del estadio Emirates Old Trafford en el marco de “One Love Manchester”, concierto benéfico que organizó con el fin de recaudar fondos para los familiares de las víctimas del atentado terrorista y para los servicios de emergencia de Manchester y Londres.
En ese recital del domingo 4 de junio, que fue transmitido por la cadena británica BBC 1 y por la emisora BBC y en el que se recaudaron unos 13 millones de euros, Grande estuvo acompañada por artistas de renombre como Robbie Williams, Miley Cirus, Liam Gallagher, The Black Eyed Peas, Katy Perry y Justin Bieber, entre más, y asistieron 55.000 espectadores.
Con este nuevo paso por la Argentina (el primero había sido en 2015 con el tour mundial “The Honeymoon”), Ariana ratificó el impacto que es capaz de causar entre las jovencitas quienes hoy desafiaron un imponente esquema de control y seguridad.
En un primer cacheo, efectivos de seguridad practicaron requisas, en un segundo control se colocaron escáneres detectores de metales y en un tercer puesto especialistas en explosivos revisaron mochilas y bolsos.
Lo que no pudo evitar la seguridad fue otro tipo de siniestro que se produjo con la venta de entradas falsificadas como las que una madre y su hija compraron por Internet a 2.500 pesos cada una, pero que no eran válidas. Ambas quedaron sin ingresar al recital a pesar del llanto de la niña que soñaba ver a su ídola como regalo de cumpleaños.
Antes del show de fondo de Grande, la argentina Oriana Sabatini, sobrina de la ex tenista Gabriela Sabatini, comenzó a cantar su pop con toques electrónicos para su debut en un escenario importante aunque todavía no tiene publicado disco alguno.
La siguió la estadounidense Victoria Monet, quien luego de componer canciones para Ariana, lanzó sus primeros temas en formato de EP con el nombre de "Nightmares & Lullabies: Act 1 and Act 2".