Internacionales | Mayo 19, 2017, 3 50pm

El PSOE acusa a Iglesias de actuar al “estilo Putin” en sus primarias

Mario Jiménez, advirtió que Podemos tiene una "estrategia de intrusismo" similar al que ha ejercido el presidente ruso





Podemos convocó una concentración la puerta del Sol en víspera de las primarias socialistas para denunciar la corrupción en el PP y pedir el apoyo de las demás fuerzas políticas a su moción de censura contra Rajoy

El Partido Socialista (PSOE) acusó al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de querer "interferir" al "más puro estilo Putin" en las cruciales elecciones internas del próximo domingo, en la que los militantes socialistas elegirán a su nuevo Secretario General.
 
A 48 horas de las primarias, la coalición de izquierda Unidos Podemos presentó su anunciada moción de censura contra el presidente Mariano Rajoy, con Iglesias como candidato alternativo. De ahí la reacción del PSOE.
 
A juicio de Mario Jiménez, el vocero de la gestora que dirige la centenaria fuerza política sin líder desde octubre del año pasado, el movimiento del dirigente morado "no es más que un intento de inmiscuirse y de alterar el proceso de primarias del PSOE".
 
"Al más puro estilo Putin", enfatizó, haciendo referencia a las supuestas intervenciones del presidente ruso Vladimir Putin en el proceso electoral de Estados Unidos para favorecer a Donald Trump frente a Hillary Clinton.
 
Podemos mantuvo en secreto la fecha de la presentación de la moción de censura y el nombre del candidato alternativo hasta hoy, lo que supone un golpe de efecto para el PSOE ya que sus militantes prácticamente están forzados a elegir entre dos bandos en pugna, el de la andaluza Susana Díaz, totalmente confrontada con el partido de Pablo Iglesias, o el de Pedro Sánchez, menos agresivo y partidario de que el PSOE llegue a acuerdos con otras fuerzas "progresistas".
 
No está claro, sin embargo, a quién beneficia presentándose él como candidato, ya que en su momento se negó a apoyar a Sánchez en su investidura fallida tras las elecciones de diciembre de 2015, en la que el PSOE quedó segundo por detrás del Partido Popular (PP) de Rajoy y Podemos en tercera posición.
 
Las primarias socialistas tienen lugar casi un año después de escenificarse la existencia de una fractura interna en el PSOE, a raíz de que el partido obtuvo sus peores resultados históricos en las últimas elecciones, principalmente por la irrupción de Podemos, a su izquierda en el panorama político español.
 
El entonces líder, Pedro Sánchez, quien aspira a recuperar su cargo, se negaba a que los diputados socialistas facilitaran la reelección de Mariano Rajoy, pero su ahora rival en la carrera a la Secretaría General, la presidenta regional de Andalucía, Susana Díaz, forzó su dimisión en octubre, lo que despejó la formación de gobierno en España.
 
La lucha interna dejó al PSOE dividido entre dos facciones, que meses después vuelven a enfrentarse en las elecciones del próximo domingo, en las que el ex presidente del gobierno regional vasco Patxi López aparece como la tercera opción, conciliadora, pero con pocas chances de imponerse en la contienda.
 
Susana Díaz parte como favorita al haber sido la que más avales presentó para las primarias, aunque con poca ventaja sobre Sánchez. La líder sureña cuenta con el fuerte respaldo del "aparato" partidario, mientras Sánchez se apoya en la militancia, al haber sido el primer líder del PSOE en la historia de la centenaria formación elegido por el voto directo de los militantes de base.
 
"Es difícil convencer a los ciudadanos de tus decisiones si previamente no has convencido a tus militantes", dijo hoy Sánchez, quien siempre defendió su "no" a Rajoy argumentando que se había comprometido con las bases del PSOE a mantener esa posición.
 
Sánchez evitó cargar con dureza contra Pablo Iglesias, pero dejó claro que si gana las primarias, el PSOE no apoyará la moción de censura de Podemos porque "no quiere generar más frustración" y "es una cuestión de números, no de montar un número", dijo en declaraciones a Radio Nacional de España (RNE).
 
A pesar de ello, dijo que en el futuro no descarta promover una moción contra Rajoy liderada por el PSOE, ya que hay un gobierno que "en lugar de perseguir la corrupción, persigue a los fiscales que persiguen su corrupción".
 
Por su parte, Díaz también rechazó la iniciativa del líder de Podemos, pero fue mucho más lejos al acusar a Iglesias de querer intervenir en las primarias para que ella no gane.
 
"En el futuro nunca se puede descartar nada, evidentemente, ahora una moción de censura tiene que ser constructiva y con un programa de gobierno que tenga el apoyo mayoritario de la cámara y en estos momentos no existe esa alternativa, ese apoyo mayoritario", sostuvo la andaluza a la Cadena Ser.
 
"Iglesias lo sabe pero le da igual, él lo que quiere es interferir e intimidar la voluntad libre de los militantes del partido y por eso lo va a hacer hoy (presentar la moción) y mañana hará la manifestación a ver si de alguna manera él interfiere en la gente que no quiere que sea la secretaria general del partido", apuntó.
 
Podemos convocó una concentración la puerta del Sol en víspera de las primarias socialistas para denunciar la corrupción en el PP y pedir el apoyo de las demás fuerzas políticas a su moción de censura contra Rajoy. Los militantes del PSOE, tendrán la ultima palabra. (Télam)