Opinión | Mayo 19, 2017, 10 24am

El eje Franco-Alemán

En Europa nace una nueva alianza entre Estados para frenar las tendencias aislacionistas

Autor: Fernando Mires


Publicado en Polis el 17 de mayo de 2017
El encuentro entre Angela Merkel y Emmanuel Macron (15.05.2017) siguió las ceremonias de un rito practicado desde decenios. Pero esta vez tuvo un carácter histórico. Macron, al haber detenido el avance de los “bárbaros” representados en la candidatura Le Pen, fue festejado en Alemania como un Asterix post-moderno.
Sobre el eje formado por ambas naciones, Alemania y Francia, reposa gran parte del peso de lo que, según sus gobernantes, será la nueva Europa: el continente de la democracia, de la libertad y de la prosperidad económica. Por ahora, una utopía.
Lo que no es utopía, es decir, lo que sí puede llegar a ser la nueva Europa en un corto plazo, es un dique frente a las autocracias que amenazan a Europa desde su periferia. Antes que nada la de Erdogan en Turquía y la de Putin en Rusia. El primero, pretendiendo erigirse en líder político de un islamismo anti-occidental. El segundo, en busca de la recuperación territorial de la Rusia zarista. El primero, intentando movilizar a su favor masas de emigrantes islámicos. El segundo apoyado en partidos putinistas y anti-europeos de ultraderecha y ultraizquierda.
Desde el plebiscito del Brexit, elaborado torpemente por Cameron para capitalizar apoyos políticos internos, había comenzado a rodar la noticia del fin de la Europa moderna. Fue, afortunadamente, una falsa noticia.
Ambos gobiernos, el de Alemania y Francia, emergen fortalecidos. Macron no solo logró detener al avance lepenista.
En sí mismo el Brexit no era un peligro para Europa. Al fin y al cabo los británicos mantenían desde antes del Brexit un pie afuera, así como después del Brexit mantendrán –conocidos los resultados de las elecciones francesas- un pie dentro de la UE. Lo importante es que el retorno a una Europa fraccionada en diversos estados nacionales -profetizada después del Brexit- no tendrá lugar ni a corto ni a mediano plazo. El eje franco-alemán es demasiado sólido para que eso ocurra. 
Ambos gobiernos, el de Alemania y Francia, emergen fortalecidos. Macron no solo logró detener al avance lepenista. Atrajo, además, a sectores políticos conservadores y socialistas hacia el centro. Merkel, a su vez, ha logrado victorias electorales en difíciles reductos: Región del Sarré, Renania del Norte Westfalia y Schleswig Holstein. El crecimiento de la ultraderecha neo-fascista, que llegó a alcanzar un 12%, ha sido reducido a la mitad. La extrema izquierda (Die Linke) se encuentra estagnada y la socialdemocracia, pese a un espectacular cambio de liderazgo, continúa indetenible su ruta de debacles electorales. Ya casi nadie duda de que la próxima canciller será, para variar, Angela Merkel.
Un mérito de Merkel parece ser inédito: ha transformado a la CDU en un partido de centro, con vocación liberal y abierto hacia las reformas sociales. Su antigua derecha endógena, nacionalista y confesional, o se encuentra marginada, o dentro de la ultraderechista AfD. Además, al reclamar para sí gran parte de las reformas propuestas por la socialdemocracia, ha terminado por acelerar la profunda crisis de la familia socialista. La SPD, aparte de unos centavos más por aquí o por allá, no logra ofrecer un programa diferente al de la Merkel. Imposible hacerlo: el programa de Merkel nació precisamente de la coalición entre la CDU y la SPD.
El renacimiento de la UE puede tener incluso consecuencias en América Latina.
La tarea llevada a cabo por Merkel es la misma que espera a Macron. Los materiales para la formación de un nuevo centro político que desplace al dualismo clásico (conservadores- socialistas) están disponibles en Francia pero se encuentran dispersos. Si Macron logra unificarlos, el eje franco-alemán llegará a convertirse en un punto político de atracción cuya dimensión trascenderá a Europa.
El renacimiento de la UE puede tener incluso consecuencias en América Latina. Sobre todo si se tiene en cuenta que en la mayoría de los países de nuestro continente la política ha seguido y sigue orientaciones paradigmáticas que provienen de Europa. Una Europa unida debería ser, a la vez, un apoyo para las luchas democráticas que tienen lugar en el espacio latinoamericano. Los demócratas venezolanos –para nombrar un ejemplo reciente podrán seguir contando, gracias al eje franco-alemán, con el respaldo de la UE durante la rebelión nacional surgida frente a la dictadura militar de Nicolás Maduro.
Europa ha retomado el camino iniciado por los dos grandes antecesores lejanos de Merkel y Macron: Konrad Adenauer y Charles de Gaulle. Se prueba así una vez más que las mejores políticas no surgen de ninguna luminosa teoría, de ninguna academia politológica, de ninguna mente esclarecida. Ellas aparecen, en la mayoría de los casos, como reacción frente a peligros imediatos. Y en Europa, esos enemigos son muchos.
En política no hay amigos sin enemigos. La unidad entre la Alemania de Merkel y la Francia de Macron, base del eje franco-alemán, no solo será –citando las legendarias palabras de Humphrey Bogart en Casablanca  “el comienzo de una maravillosa amistad”. Será, antes que nada, la respuesta frente a los muy peligrosos enemigos internos y externos que ambos mandatarios han sabido reconocer a tiempo.
Putin, después de las elecciones francesas, no debe sentirse muy feliz. Sus dos candidatos anti-europeos, el ultraizquierdista Jean Luc Mélenchon y la neofascista Marine Le Pen, mordieron el polvo de la derrota. El nuevo eje franco-alemán significó, para decir lo menos, una derrota táctica para la Rusia de Putin. Y un punto de oro para la Europa de la doble eme: la de Merkel y la de Macron.
Link https://polisfmires.blogspot.com.ar/2017/05/fernando-mires-el-eje-franco-aleman.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+blogspot/xSpmE+(POLIS)