| Abril 16, 2017, 4 00am

Diego Valenzuela: “No comparto la idea facciosa o fanática de la política”

Una nueva generación de intendentes jóvenes y sin actividad política previa llega al primer cordón bonaerense para modificar tradiciones políticas.

Autor: Luis Quevedo





No es una estrategia premeditada pero es natural que, como estamos en una transición hacia otra Argentina y como el kirchnerismo está ahí agazapado tratando de poner palos en la rueda, se mantenga una inercia de la grieta, que nosotros no queremos fomentar pero que existe. Yo lo que veo en este sector muy fanático, y no estoy hablando del peronismo al que respeto, es que hoy tiene muy baja representatividad en la comunidad.

Diego Valenzuela, actual Intendente de Tres de Febrero, es periodista e historiador. Define su estilo y su pertenencia: “No comparto la idea facciosa y fanática de la política, yo comparto la idea del diálogo y si bien abrevo mucho en la tradición política radical y peronista, nosotros en el PRO somos integradores de otras identidades, tratando de agregar algo más al sistema político argentino”. Aunque por momentos parece un político sin teorías (aunque las tiene, es autor de varios libros), solo ocupado en resolver problemas concretos a personas reales. Es un convencido defensor de las políticas de género y piensa que hay que ponerle perspectiva de género a la vida. Cree en la participación ciudadana. Expresa sus ideas con entusiasmo y claridad, y tiene el semblante de quien está satisfecho con el trabajo que está haciendo. Comenta que está leyendo Muerte y vida de las grandes ciudades, de Jane Jacobs, una urbanista heterodoxa norteamericana que en su último libro plantea que la mejor manera de tranquilizar un barrio no es con la acción policial, sino con la propia vitalidad del barrio. Un buen espacio público, un buen comercio, obras de infraestructura, deporte, actividades culturales, gente participando, el encuentro entre vecinos y eso es lo que nosotros pensamos cuando aquí en el Municipio hablamos de la comunidad en la calle.
 
¿Qué desafío gobernar Tres de Febrero luego de 24 años de hegemonía de Hugo Curto?
Enorme y hermoso desafío. Comienzo por transmitirte algo que para mí es simbólico. En este despacho había todas las mañanas, en la gestión anterior, una cola de unos trescientos vecinos, desde muy temprano buscando soluciones que sólo daba el Intendente. Como si fuera un emperador romano, con el dedo para arriba o para abajo resolvía sobre un currículum o sobre una poda. Además este despacho estaba muy impregnado de una lógica facciosa, sólo había imágenes de un partido político, una religión y un club de fútbol. Y hoy, vos lo ves, la lógica que intentamos transmitir es la de la luz, hay un gran mural, La familia, del artista Martín Ron que es un gran referente de arte urbano de la Argentina que ha pintado en todo el mundo, que expresa arte y un mensaje que tiene que ver con la comunidad (el mural ocupa una gran pared del despacho, es sumamente colorido y tiene un bello equilibrio entre armonía, alegría y vitalidad), y ya no hay imágenes facciosas o partidarias porque creo que el despacho del Intendente tiene que ser el lugar de todos. Nosotros ganamos la elección con claridad con el 43 por ciento de los votos y con una diferencia de más de 13 puntos sobre Curto, pero no olvidamos que tenemos que trabajar para el cien por ciento de la población. Y la gente que venía temprano a pedirle al Intendente hoy es atendida por un equipo. El que tiene un problema de salud va a salud, o un problema de atención al vecino va a atención al vecino, somos el primer municipio que transformó la Secretaría de Gobierno en una Secretaría de Atención al Vecino. Yo veía la Secretaría de Gobierno como muy politizada, era el lugar en donde los políticos iban a hablar de política, yo la di vuelta para darle respuesta a los vecinos. Estos cambios, algunos simbólicos y otros de gestión, apuntan a un cambio de políticas, de valores, de renovación en el conurbano que es lo que creo que expresamos.
¿Se entiende el cambio? Porque durante 24 años a Hugo Curto le dio un muy buen resultado el estilo clientelar. ¿La población lo valora?
Sí, se entiende. Creo que los vecinos, los ciudadanos, lo que valoran es una gestión que le resuelva los problemas y que esté presente en su vida cotidiana de una manera positiva. Nosotros somos la expresión territorial de un proyecto político nacional que es Cambiemos y del gobierno del presidente Macri. Somos el gobierno de lo inmediato, de los detalles, del contacto y disfrutamos del contacto directo con la gente que, además, es necesario porque la gente tiene que ver en todos los barrios progresos para que tenga legitimidad el sistema. Cuando no se obtienen las respuestas a través de la gestión, entonces se recurre al Puntero o a golpear la puerta del Intendente. Nosotros estamos dando vuelta esta situación y tenemos gestión, tenemos respuestas, llegamos a los barrios, a cada vecino, a algunos más rápido a otros más lento, y así va siendo cada vez menos necesario que vengan al despacho del Intendente con sus reclamos. Yo soy muy respetuoso del trabajo de los punteros a quienes llamo referentes, porque son muy importantes. No cuando usan al pobre o cuando generan situaciones negativas con el uso del presupuesto público, pero sí cuando representan a un barrio. A muchos los ves en un comedor o en una biblioteca y por alguna razón representan a los demás, esos referentes son muy valiosos, nosotros trabajamos con ellos y a veces hacemos cosas del Estado a través de ellos. Ejemplo: creamos un programa que luego tomó dimensiones a nivel nacional que se llama “El Estado en tu Barrio”, aquí es “La Muni más cerca”, y es un programa de proximidad, yo creo que la gente humilde que no tiene plata para tomar el bondi no tenga que venir hasta Caseros, entonces vamos al Barrio. En lo que va de la gestión hicimos 18 acciones concretas en los barrios y llevamos todo el estado municipal, de deporte a cultura, los servicios también nacionales, PAMI, ANSES, DNI, pero también llevamos un peluquero gratis porque hay gente que no puede pagar un corte de pelo. Muchas veces estas acciones las hacemos con estos referentes. Cambiar el clientelismo no significa correr a estos referentes que conocen muy bien el barrio y nos ayudan a resolver problemas.
¿Cuál es el problema principal de Tres de Febrero y cuál la principal demanda de la población?
El problema central que tenemos, al igual que casi todo el conurbano, exceptuando quizás la zona Norte que tiene mayores ingresos, es que existe una infraestructura y un sistema de oportunidades que no logran ayudar a la gente a progresar. Me refiero a quienes no han tenido todas las oportunidades de educación, y creo que el estado municipal tiene que ser clave para trabajar en temas de capacitación para los jóvenes y para acceder en mejores condiciones al mercado laboral. Creamos aquí una bolsa de empleo que es una herramienta tecnológica, que ganó un premio otorgado por la Asociación de Telecomunicaciones de Latinoamérica, que facilita que no todos vengan a ver al Intendente para decirle que necesitan laburo, porque yo tengo una capacidad limitada de dar empleo, entonces qué hicimos, reunimos a empresas, ya tenemos unas 80, que requieren personal y nosotros hacemos una preselección y luego enviamos a los posibles postulantes a las empresas que realizan la selección, así tratamos de innovar con herramientas para ayudar a la gente a progresar. Y progresar también requiere que las calles estén ordenadas, limpias, todo eso no ocurría en Tres de Febrero, este Distrito se había desconectado de la gente, quien gobierna por tantos mandatos adquiere una inercia que lo va alejando de lo cotidiano, y así no se puede trabajar. Creo que hay que gobernar por un lapso limitado y ponerle toda la energía en ese tiempo, por eso yo apoyé activamente la ley provincial que limita a dos mandatos las posibilidades de reelección de los intendentes. Es muy bueno que haya renovación. En cuanto a las demandas, que son de todo tipo, seguridad, salud, educación, no son sólo del ámbito municipal, sino también provincial y nacional, y el presupuesto es limitado, por eso hay un desacople entre las demandas de la gente y las facultades y los recursos disponibles para hacerles frente. Y este es el gran desafío que tenemos los intendentes, aún actuando como embajadores para poder resolver temáticas de otros niveles de gobierno. Pero la demanda principal, sin duda, es la inseguridad. Ha habido una degradación muy grande en todos los órdenes, moral, social, cultural, de empleo, de avance de la droga, de corrupción de las fuerzas policiales y de distintas instituciones de la República que han llevado a un estado de cosas que, como suelo decirle a los vecinos, estábamos perdiendo 7 a 0 y ahora estamos perdiendo 3 a 0 pero seguimos perdiendo y hay que seguir batallando para dar vuelta el resultado. No hay soluciones mágicas y, además, como nosotros no tenemos competencia policial, debemos tratar de resolver los temas en forma conjunta con la Policía, porque aunque yo no sea el jefe de la policía trabajo para tratar de encontrar respuestas.
Ha vuelto a discutirse la idea de dividir geográficamente el municipio de La Matanza e, incluso, dividir a la Provincia, habida cuenta de que se trata de megadistritos que son muy difíciles de gobernar y que ocasionan distorsiones en el equilibrio de la representación política. ¿Qué opinás al respecto?
Aunque conozco muy bien La Matanza no he estudiado particularmente el tema, pero creo que es un distrito muy grande con realidades muy diferentes, tenés desde soja hasta barrios de clase urbana alta y creo que hay un límite lógico, en cuanto a las dimensiones, diversidad de problemáticas y cantidad de población, para que un intendente puede aplicar políticas públicas efectivas. Tres de Febrero es el distrito 18 del País, con casi 400 mil habitantes somos más grandes que cuatro provincias en población y pensá en La Matanza. Creo que es un debate pendiente y necesario.
¿Cómo ves la discusión de la Gobernadora Vidal con los sindicatos docentes?
Pienso que estamos dando discusiones de fondo, comenzando por el Presidente y siguiendo por la Gobernadora y luego nosotros, una primera discusión es qué Argentina queremos. Queremos una Argentina institucional, de diálogo, con respeto por el otro, con políticas públicas consensuadas que se mantengan en el tiempo, donde no hagamos promesas falsas, donde no escondamos las verdades, lo que ha pasado con el INDEC es un asesinato a la razón, sin caer en el populismo, a mi me gusta lo popular, pero el populismo es dar respuestas en el corto plazo que no son sustentables en el mediano o largo plazo, y un País tiene que ser sustentable en el tiempo, no debemos pensar sólo en la próxima elección o en cómo logro convencer ahora y el futuro no importa. Ese es el País que creo que está construyendo el Presidente Macri. Y la Gobernadora está acompañando con transformaciones muy profundas, como tener una provincia que no sea dependiente de la Nación, hasta ahora, como dice María Matilde Ollier en su libro Atrapada sin salida, hemos tenido una provincia atrapada sin salida, la Provincia aporta el 40 por ciento de los recursos al País y recibe el 18, hay un tema del federalismo de la Provincia que está encarando, hay un tema de obras, esta era una provincia fundida, sin obras y que sólo pagaba sueldos, entonces tenemos lo que tenemos, inundaciones, rutas destruidas, falta de trenes, y también está dando debates como el de la educación. El Gobernador anterior sólo discutía salarios una vez al año y lo demás después vemos. La Gobernadora está desafiando esta lógica, en forma profunda y coherente, para sentar las bases de lo nuevo que es discutir salarios en un contexto financiero lógico y posible pero también discutir calidad educativa, ausentismo, ver qué pasa en las aulas, las obras escolares. Creo que María Eugenia es muy valiente y está dando debates de fondo, como también en el tema de la Policía. Ha separado a un montón de agentes por diversas causas, pero al mismo tiempo hay un fuerte respaldo a quienes hacen las cosas bien.
¿Cómo ves el panorama electoral?
Creemos que vamos a confirmar el cambio que tanto costó, no sólo al PRO al frente Cambiemos con la UCR y otros Partidos, sino que tanto les costó a los argentinos votar para ir por una cosa distinta. En ese sentido me moviliza mucho el año electoral y vamos a tener listas que expresen estos valores del cambio que no han sido los que han tenido vigencia en los últimos años. No nos distrae la elección en el sentido de poner el carro delante del caballo. La mejor campaña es una gran gestión. Yo camino mucho los barrios, hoy inauguramos dos destacamentos de seguridad en Villa Parque Caseros y en Villa Bosch, pero no voy sólo para la foto sino que recorro el lugar entro en los comercios, hoy había dos comercios uno de venta de artículos de limpieza y una despensa con venta de quesos y los vecinos se dan cuenta de que está el Intendente y empiezan a venir y se armó una reunión hermosa con 50 personas. Ahí uno ve cómo te va en la gestión, el aliento, la energía positiva, el apoyo a cosas que estamos haciendo y también el reclamo de lo que falta, por eso estoy seguro que las elecciones de este año van a confirmar el cambio no sólo en Tres de Febrero sino en la Provincia y en el País.
Hace unos días se mencionó tu nombre como posible candidato a Senador o Diputado.
Yo estoy concentrado en Tres de Febrero colaborando con todo lo que pueda para que le vaya bien a María Eugenia y para que hagamos la mejor elección posible en toda la región, yo soy parte de un proyecto y de un equipo pero mi objetivo es hacer la mejor intendencia posible aquí.
¿Coincidís con la estrategia electoral de polarizar la elección con el kirchnerismo?
No es una estrategia premeditada pero es natural que, como estamos en una transición hacia otra Argentina y como el kirchnerismo está ahí agazapado tratando de poner palos en la rueda, se mantenga una inercia de la grieta, que nosotros no queremos fomentar pero que existe. Yo lo que veo en este sector muy fanático, y no estoy hablando del peronismo al que respeto, es que hoy tiene muy baja representatividad en la comunidad. Aquí en Tres de Febrero es concluyente. Dejemos que la gente se exprese y vamos a ir cerrando esas heridas. Yo también reconozco las cosas que se estaban haciendo bien en la gestión de Curto y les doy continuidad. No es que estaba todo mal, lo que humildemente veo mal con mi equipo lo cambiamos y lo que estaba bien lo tratamos de mejorar.