menu
Julio 22, 2019, 3 06pm

China y el año del cerdo

La crisis de la carne de cerdo en el coloso chino es una calamidad para sus productores y una oportunidad para nuevos proveedores. El impacto en su economía.

Autor: Alejandro Garvie


Según el horóscopo chino estamos en el año del cerdo signado por la prosperidad y la abundancia. Paradójicamente, la peste porcina africana, afecta y afectará al 15 por ciento de la producción que se estima en casi 1000 millones de cabezas por año.
Criados en su mayoría en granjas familiares, según el ministerio de Agricultura, 1,16 millones de cerdos ya han pasado por el rifle sanitario, una cifra que algunos consideran inferior a una realidad que se estima en 60 millones de cabezas para el primer semestre del año.
Al igual que el mal de la vaca loca, la enfermedad porcina no tiene cura y mata a los animales en pocos días, aunque no se transmite a los humanos, aun cuando se consuma la carne infectada.
Por su parte el banco holandés Rabobank estima que la peste afecta hoy entre 150 y 200 millones de animales" en China, el equivalente a la oferta anual de ese producto en Europa. “Y lo peor está por venir”, advirtió Jan-Peter Van Ferneij, ingeniero encargado del monitoreo de los mercados internacional del Instituto Francés del Puerco.
La crisis porcina que afecta a la carne más consumida por el pueblo chino, hizo brincar los precios 21 por ciento este año y podrían subir un 40 por ciento en el curso de los próximos seis meses, advirtieron especialistas que siguen atentamente la evolución de esta crisis.
Para responder a la demanda, Pekín recurre a la carne porcina extranjera, principalmente de la Unión Europea que aumentó sus exportaciones un 37 por ciento –con Alemania y España a la cabeza–, de enero a abril, según la Comisión Europea. Y de Brasil, el único país de América que hasta ahora aprovechó la situación, liderando la carrera ya que los productores estadounidenses sufren bajo el peso de la guerra comercial con China, desatada por el presidente Donald Trump y sus medidas proteccionistas. Los aranceles que China le ha colocado a la carne de cerdo norteamericana son del 62 por ciento. Esa guerra comercial está afectando, incluso, el precio del producto en los EE.UU.
Debido a esta situación, resultan mucho más baratos los cerdos producidos en países como Brasil y Rumania.
El grave problema por el que está atravesando China, hasta el momento no ha generado aumentos significativos en las exportaciones argentinas con destino al país asiático, estimó la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes Argentina (Ciccra). Esto se debe a que, por el momento, sólo se habilitaron tres frigoríficos que están trabajando casi al máximo de su capacidad instalada, en consecuencia, queda muy poco margen para atender la nueva demanda china.
Por otro lado, las exportaciones de estaos establecimientos están centradas en abastecer el mercado ruso, recientemente abierto, por lo que no hay mucho margen para atender la expansión que supone la emergencia china. No obstante, con pronósticos que indican que la producción del país asiático se recompondría recién en 10 años, todavía hay una ventana para esperar inversiones en nuevos criaderos y en la ampliación y modernización de los frigoríficos porcinos argentinos.