menu
Opinión Julio 05, 2019, 4 16am

Mercosur-UE: oportunidad y desafío


Autor: Juan Pablo Lohle


La importancia del Acuerdo alcanzado entre el Mercosur y la Unión Europea está en el logro de una negociación que parecía no tener fin. Desde Bruselas a Osaka, todos los representantes expresaron sus reconocimientos y elogios. Duró dos décadas pasando por diferentes gobiernos y presidentes en ambos continentes. Ahora comienza una nueva etapa técnica y política. Surgirán rechazos y aprobaciones. Escépticos y optimistas .
Un contexto político europeo muy particular. Donde la fracción conservadora y socialdemócrata retuvo el control de la mayoría en el Parlamento Europeo en las elecciones de mayo pasado. Con un crecimiento de los representantes de la derecha populista, pero no tan importante como se esperaba. El Brexit, con la renuncia de Teresa May como telón de fondo. Mientras Trump propone un acuerdo al Reino Unido apoyando el Brexit y en contra del Acuerdo Climático y la posición Europea de apoyo a los acuerdos multilaterales OMC . China avanza con la Italia de Salvini y sostiene la disputa comercial con Estados Unidos. Algunos populistas europeos coquetean con la Rusia de Putin, atraídos por el nacionalismo y su influencia autoritaria.
Es probable que los padres fundadores de la Unión (Jean Monnet , Schuman, Adenauer, De Gasperi) , cuando pensaron la Comunidad, también veían los miles de europeos que huían hacia América del flagelo de la guerra que ellos pretendían evitar en el futuro a través de un acuerdo fundacional que garantizará la paz. Tan complejo como liberar el comercio , crear un mercado común, una unidad monetaria, una ciudadanía europea, es decir una “fusión de soberanías”.
El modelo europeo está siendo cuestionado por el populismo y las nuevas derechas que comenzaron su acción política cuestionando a la comunidad, su burocracia, sin tener una alternativa superadora. La previsión de caída del crecimiento global por disputa comercial y estratégica entre la República Popular China y Estados Unidos encendieron las luces de alerta para una nueva tregua entre ambas potencias. El Mercosur también ha sido cuestionado por su poca adecuación a la realidad del comercio mundial: tiene sólo acuerdos con Egipto, Israel y la Autoridad Palestina, aún no terminados.
El Acuerdo Unión Europea -Mercosur es el el desafío de abrir sus economías , a cambio de nuevos mercados. También se les plantean a los países del Mercosur una serie de reformas para estar en condiciones de poder enfrentar un cambio de tal envergadura.
La Argentina no ha hecho público los “estudios del impacto” del Acuerdo que tendrá en los distintos sectores de la producción de bienes y servicios. Es un camino a recorrer con toda la información y la convocatoria de empresarios, gremios, industriales, del agro, de servicios. El modelo de desarrollo económico para llevar acabo este cambio estructural requiere un programa económico que fije metas para las adecuaciones y los consensos necesarios de corto, mediano y largo plazo. Que no solo será técnico y requiere una ardua negociación política. En circunstancias de una campaña electoral, la dirigencia tendrá que esmerar los esfuerzos de no convertir las vulnerabilidades y potencialidades del país en una disputa que afecte el interés nacional en su conjunto. Estamos en recesión e inflación desde hace varios años, con tasas de interés del 70% y un dólar inestable,y crecimiento de la pobreza. La situación macroeconómica del país no tiene los cimientos necesarios para tamaña empresa, es una convocatoria a realizar profundos cambios. Solo serán posibles por consenso. El escenario electoral nos servirá de muestra si somos capaces de realizarlo.
El debate sobre una economía abierta o cerrada se plantea en una dirección como hacia la contraria. Lo mismo ocurre con la protección industrial o la tributación sobre la producción de bienes primarios. El acuerdo con la Unión Europea nos obliga a pensar, a trabajar, producir,competir, reformar, cambiar, negociar, en función de mejorar la situación de nuestro país, aprovechando las oportunidades que el mundo nos ofrece.
Se abre un mercado de 800 millones de consumidores. La decisión de firmarlo por los europeos estuvo Influenciada por dar una fuerte señal política frente al proteccionismo vigente. En tanto que al Mercosur le ha dado una visibilidad mundial que anteriormente nunca había logrado, siendo una apuesta al multilateralismo y ser partícipes en el mundo que viene en condiciones más productivas y competitivas.
Como todo proceso de este tipo, habrá quienes pierden y los que ganan. Los europeos tienen compensaciones,el Mercosur deberá generar un sistema para evitar los desequilibrios donde los costos sean amortiguados. El factor tiempo es otro elemento clave; la convergencia requiere de plazos y ellos están previstos. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en los últimos años estaban necesitando un replanteo estratégico, ahora lo tienen. Será responsabilidad de sus dirigencias transitar el camino que se avecina y poner a prueba la voluntad de realizar tamaño desafío. Manos a la obra.
Publicado en Clarín el 4 de julio de 2019.
Link https://www.clarin.com/opinion/mercosur-ue-oportunidad-desafio_0_lAnqpIB0u.html

Noticias Relacionadas